Eduardo Gutiérrez Arias

Cuando en el título de este artículo hablo del SUR, me refiero a la región sur colombiana compuesta por los departamentos del Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño. Es la región del Macizo Colombino, la fábrica de agua del país, lugar donde nacen los cinco ríos más importantes de la patria (el Magdalena, el Cauca, el Caquetá, el Putumayo y el Patía), con 362 lagunas, 13 páramos y 3 volcanes nevados, razón por la cual la Unesco lo clasificó como reserva de la biosfera. Es también el nuevo eje cafetero del país donde se genera el 43% de la producción nacional y donde se cultivan los cafés de mejor calidad del mundo. En arroz la región produce el 41% del total nacional y en frutas el 30%. Es una potencia agropecuaria. San Agustín y Tierra Adentro, son grandes atractivos para el turismo arqueológico y el desierto de La Tatacoa para el ambiental y astronómico. Así, la verdadera vocación del sur es el desarrollo ambiental, agropecuario, turístico y de agroindustria.

Con 6.572.408 habitantes y un potencial votante de 4.500.000, sufragaron en las pasadas elecciones presidenciales 2.271.432, un poco más del 50% de los ciudadanos aptos para el voto. De ellos 1.139.397 lo hizo por Iván Duque y 1.132.042 por Gustavo Petro, de manera que la diferencia fue muy pequeña y podría decirse que se dio un equilibrio de fuerzas políticas. Pero al observar los resultados por departamentos, la región quedó escindida en dos. En los tres departamentos el del extremo sur occidental (Putumayo, Cauca y Nariño) hubo un rotundo triunfo de Petro y por el votaron dos de cada tres ciudadanos, pero en los departamentos al oriente del Macizo (Caquetá, Huila y Tolima) el fenómeno fue el contrario con un indiscutible triunfo de Duque, por el que votaron dos de cada tres votantes.

No pretendo en esta corta columna, dar una explicación del fenómeno, pero si estimular a las universidades de la región como la Surcolombiana, del Tolima, del Cauca, de Nariño, de la Amazonía, y otras más (en la región tienen asiento cerca de 50 universidades) a generar investigaciones que desentrañen el porqué de las tendencias políticas en este sur del país y como ellas pueden ayudar a construir un poder regional y local que supere las grandes limitaciones que tenemos en la creación de un estado moderno, sin corrupción, que supere la miseria y la pobreza, que garantice un crecimiento sostenido para beneficiar a todos y que dé paz y libertad.

Comentarios