La flota de buses urbano está azotada por la delincuencia de las comunas 8, 9 y 10.

Carolina Argüello Cruz/

comunidad@lanacion.com.co

Las comunas 8, 9 y 10 de Neiva se convirtieron en las zonas más peligrosas para el transporte urbano. La empresa Cootransneiva da fe de ello.

Los hechos han dejado sin el producido diario y sin los artículos personales de conductores y pasajeros. En la última semana se registró un atraco en el barrio Las Palmas dejando al conductor y a un niño heridos.

“Nos hemos visto altamente afectados por la inseguridad, es una persona joven a la que le dispararon y tuvo la suerte de quedar vivo”, expresó Jesús Hernán Quintero Bonilla, gerente de Cootransneiva Ltda.

Este episodio ocurrido el pasado 29 de junio a las 2:00 p.m. fue perpetrado por tres hombres en inmediaciones de la calle 22 con carrera 30 del barrio Las Palmas cuando el conductor del colectivo se disponía a finalizar la ruta y retornar al centro de la ciudad.

Kevín García, de 19 años, fue atacado por los delincuentes y al no dejarlos ingresar al vehículo, uno de ellos le disparó por la ventana derecha del colectivo hiriendo su humanidad en la parte de la cintura.

El gerente de Cootransneiva contó que el joven al sentir un fuerte ardor y ver la hemorragia se dirigió al Centro de Salud de Las Palmas para ser atendido.

Hasta ese lugar fue acompañado por cuatro pasajeros que no salían del asombro por lo ocurrido.

“El conductor fue atendido rápidamente y luego remitido al Hospital Universitario, por fortuna ya fue dado de alta y está fuera de peligro”, narró Quintero Bonilla.

A pesar, de contar con la suerte de no haber involucrado alguno de sus órganos, Kevin aún tiene el proyectil en su cuerpo y ahora se encuentra en valoración médica para determinar si es viable o no extraer la bala. Pues de retirarla podría traer afectaciones en su salud.

Aunque el gerente de Cootransneiva reconoce el acompañamiento que ofrece la Policía Metropolitana asegura no ser suficiente ante la delicada situación a la que se someten diariamente los conductores de las diferentes empresas de transporte público urbano.

“No estamos dejando de lado reconocer la labor que se ha intentado con la Policía Metropolitana, sin embargo, el problema es como una fosa en un desierto. Frente a la cantidad de situaciones que se están dando a nivel de inseguridad es difícil acabarlas porque aunque nos quieran dar protección, no es suficiente porque no alcanza el personal policial. Hoy hemos notado que no hay efectividad en los procesos, a veces las motorizadas acompañan los vehículos en la ruta, pero en el momento en que deben hacer otro operativo, es en ese momento, cuando sucede el atraco. Esa es una cacería entre el gato y el ratón”, añadió Jesús Hernán Quintero.

El temor para los conductores aumenta al caer la tarde, pues los delincuentes ya tienen posesión de los diferentes territorios para impregnar  también de miedo y zozobra a toda la comunidad. Es por esta razón que el gremio exige combatir la inseguridad y dar garantías suficientes para ofrecer un óptimo servicio. Quintero añadió que en los barrios Panorama, San Bernardo y Villa Ferry es imposible transitar después de la 7:00 p.m.

“Es difícil trabajar en esas condiciones. Estos hechos se encrudecen al atardecer, lo cual genera miedo y debilidad en los conductores por llegar a un punto y tener que dar un giro o retroceder para evadir la situación. Nos rompen los vidrios de los buses cuando el conductor por sospecha no deja subir a alguno de los miembros de la pandilla. Aunque ha habido intervención de la Policía Metropolitana a veces la zona se sale de control”, aseguró el dirigente transportador.

De tal manera que el gerente de la empresa transportadora manifestó su preocupación ante la ola de inseguridad que azota la flota de transporte urbano.

“Preocupa, molesta e indigna que esa situación se está renombrando y saliendo de control. Nosotros como empresa hemos buscado en todo momento la manera de que se den las condiciones para prestar un servicio completo. No entiendo cómo hay tanto personaje a mano armada, sobre todo menores de edad. Nos han robado el producido diario del microbús que maneja el conductor. Detrás de eso van los documentos, billetera y celular del conductor e incluso de los pasajeros”, aseveró.

Acompañamiento policial

El comandante operativo de la Policía metropolitana, coronel Omar Fuentes, aceptó la difícil situación que afronta la ciudad en las comunas de Neiva, al tiempo, culpó a la gran cantidad de invasiones que rodea la capital del Huila.

“Tenemos un servicio llamado acompañamiento a las rutas de transporte en la comuna 9 y 10. En la comuna 9 es en los barrios Villa Ferry donde tenemos un CAI móvil y dos motocicletas que acompañan las rutas todos los días. En la comuna 10 se hace en los barrios San Bernardo y Palmas II; allá tenemos tres motocicletas y un vehículo marca Duster que hacen el mismo recorrido de las busetas”, señaló el coronel Fuentes.

En estos sectores en los que 14 uniformados prestan el acompañamiento, la comunidad ha ayudado a dar con la ubicación de diferentes delincuentes; es el caso de Las Palmas en el que resultó herido Kevin García.

“De ese caso logramos la aprehensión de un menor de edad que fue puesto a disposición de la responsabilidad penal para ellos. Fue identificado junto con dos más que lo acompañaban, ante las investigaciones que realizó la Policía, estamos a la espera de que la Fiscalía nos genere las ordenes de captura para coger a los bandidos que nos hacen falta que si son mayores de edad”, anunció el comandante.

 

Focos de inseguridad

Las zonas más afectadas por la delincuencia común son las comunas 8, 9 y 10 de Neiva. El gremio transportador asegura que al atardecer el acceso a estos sectores se imposibilita por el control que tienen las pandillas.

Comentarios