Así permanece el sitio donde se registran los trabajos viales.

Desde que se conoció de la emergencia, el personal de Invías habilitó la antigua vía e iniciaron los trabajos de mantenimiento y adecuación del terreno para tratar de habilitar el paso vehicular en el menor tiempo posible. Son varias máquinas pesadas y volquetas las que a diario trabajan haciendo la remoción de material y votando tierra para poder evitar que se presenten nuevos desprendimientos de tierra para poder abrir paso. Se había dicho que en un primer intento se instalaría un puente metálico mientras se construía en puente en material con todas las medidas de seguridad, trabajo en el que se invertirían más de 4 mil millones de pesos.

En el sitio, se habilitó un sendero peatonal para que los transeúntes puedan cruzar sin ningún temor. A través de una guaya, los campesinos de la región cruzan sus alimentos para venderlos en Florencia, algunos de ellos se han arriesgado a cruzar por el cable o pasan las motocicletas para evitar dar la vuelta por la antigua vía, recorrido en el que tardaría seis horas.

Luego de algunos ajustes al trasiego de combustibles y trasvaseos de Gas domiciliario, se reactivaron los trabajos de abastecimiento en el sitio. En horas de la noche, vehículos cargados de gas, gasolina y ACPM llegan del Huila hasta el derrumbe y son reembasados en doble troques que tienen como destino la ciudad de Florencia para surtir las plantas de abastecimiento, evitando que en el Caquetá se agrave esta emergencia.

Se espera que en menos de dos meses ya se hayan habilitado el paso vehicular en el sitio, lo que mejoraría la situación en el departamento.

 

 

 

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorGrados
Artículo siguienteCannabis medicina de doble filo