La Nación

Dic 27 de 2014 1:00 AM
Search
Viernes, 16 Agosto 2013 05:50

‘El nuevo Presidente será del Centro Democrático’

Escrito por  Cecilia González Villa
Valora este artículo
(0 votos)
Carlos Holmes Trujillo, precandidato presidencial. Carlos Holmes Trujillo, precandidato presidencial.
El precandidato presidencial por el Centro Democrático a la Presidencia de la República, Carlos Holmes Trujillo, decidió adelantarse a sus compañeros y desde ayer se encuentra en el Huila, adelantando contactos con grupos de huilenses que harán parte de su campaña.

Holmes Trujillo viene adelantando una campaña desde hace varios meses, que lo ha llevado a varias regiones del país donde según sostiene, ha encontrado un ambiente de descontento e incredulidad.

En diálogo con LA NACIÓN, el dirigente político, quien tiene vínculos estrechos con el Huila, pues está casado con una opita, dijo que él mismo, es una opción para los colombianos. Criticó el proceso de paz que adelanta el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Dijo que no se puede pretender construir la paz con base en la impunidad, como lo pretende hacer Santos.


¿Cómo va su campaña como precandidato a la Presidencia por el Centro Democrático?

 La acción política del Centro Democrático que presentó a los colombianos, Álvaro Uribe, va muy bien. Estamos avanzando en la presentación del proyecto, en los talleres democráticos que se están realizando en el país. Naturalmente que ahora que ya se ha definido lo mecanismo para escoger el candidato del Centro Democrático que será la consulta, en marzo del próximo año, se ha producido un fenómeno de dinamización política de los distintos precandidatos. Yo soy optimista, estoy viendo las cosas con mucha esperanza, creo que hay mucha receptividad y me atrevo a decir que Centro Democrático será un fenómeno político de la mayor importancia en las próximas elecciones.


¿Qué se ha encontrado usted en ese recorrido?

Hemos visitado muchos departamentos, nos quedan pocos por ir. Me he encontrado con una gran receptividad, mucho entusiasmo, fervor alrededor de las tesis del ex presidente Uribe, pero también mucha preocupación por el tema de la seguridad, por el alejamiento del Presidente en materia de diálogo social, comunitario. Hay preocupación por el abandono de las políticas que fueron señaladas por los colombianos para el nuevo presidente, cuando lo eligieron, y muchos deseos de recuperar el buen rumbo que había y que se ha perdido en manos del presidente Santos.


Con base en ello, ¿cuáles son sus propuestas para convencer a los colombianos de que usted debe ser elegido?

Nosotros tenemos un pilar programático que es del Centro Democrático, contemplado en cinco puntos: seguridad para la paz, inversión para el empleo, cohesión para la equidad social, Estado austero y una amplia participación popular y democrática. Dentro de ese marco estoy haciendo mucho énfasis en la recuperación de la seguridad pero además de eso, un salto educativo porque Colombia necesita una nueva educación. Un gran salto en materia de justicia porque se necesita una verdadera reforma, un gran salto en materia de salud, los colombianos necesitan acceso a salud de calidad, un gran salto en la lucha contra la corrupción. Colombia no tiene por qué resistir más, no debe aceptar más las acciones de corrupción que se están presentando.


¿Cómo convencer a la gente de esa opción, si ya todos están cansados de lo mismo?

Este es un proyecto político distinto porque parte de la base de ejecutorias conocidas. Es decir parte de la base de una política que ya se aplicó en el Gobierno, que fue rodeada por los colombianos, a tal punto que permitió la reelección de presidente Uribe y la elección del presidente Santos. De manera que aquí se trata de recuperar el rumbo y construir con base en unas políticas que han recibido el apoyo mayoritario de los colombianos, durante un periodo de tiempo prolongado.


¿Y le ve cara a la reelección del presidente Santos?

No le veo ninguna cara, ninguna posibilidad y veo que sería totalmente inconveniente para el país. Santos solamente va a tener un periodo, Santos va a ser derrotado en las elecciones del próximo año y el nuevo presidente pertenecerá al Centro Democrático. Y yo además, aspiro a ser ese presidente.


¿Eso, aunque Santos firme la paz?

Es que paz no va a haber. Nosotros queremos la paz, pero queremos una paz real, duradera, verdadera, sostenible y estable. No como lo que está pasando en La Habana, queremos paz sin impunidad y el presidente Santos le ha abierto la puerta a la impunidad. Hoy, (ayer) la fiscal de la Corte Penal Internacional ha reiterado lo mismo que nosotros hemos venido diciendo durante todo este tiempo. Queremos la paz pero sin negociar políticas públicas con el terrorismo; nosotros queremos la paz pero como consecuencia de la acción legítima de las fuerzas del Estado, y conversando previa cesación de las acciones criminales de las Farc. El proceso que puso en marcha el presidente Santos padece de muchos pecados originales y eso se irá demostrando en la medida que el tiempo pase.


Pero bueno, ¿luego no se dialoga es con los enemigos y ceder algunas cosas?

Claro que sí, lo que pasa es que no hago parte del falso dilema en el cual tienen a la sociedad colombiana hace muchos años. Aquí se le dice guerrerista al que pide que la fuerza legítima del Estado actúe contra los violentos. Eso no es una opción política, es una obligación de carácter constitucional y legal, el final de esta situación tiene unos elementos políticos pero cuando se dan las condiciones. Para nosotros es inaceptable que se esté conversando al mismo tiempo que las Farc hacen terrorismo.


¿Para ustedes tampoco es justo el marco Jurídico para la paz?

El Marco Jurídico para la Paz viola las obligaciones internacionales del Estado colombiano, desconoce los deberes adquiridos cuando se suscribió el Estatuto de Roma. Si se llegara a hacer un acuerdo con base en ese marco jurídico, eso no será sostenible ni política ni jurídicamente. La obligación que tiene el Estado es investigar y juzgar a los autores de los crímenes contemplados en el Estatuto de Roma, a todos los que hayan cometido delitos de genocidio, o agresión. El Marco Jurídico para la Paz, es violatorio de esas normas internacionales porque permite que los crímenes de guerra puedan llegar a ser conexos al delito político.


Si usted fuera eventualmente elegido Presidente ¿cómo negociaría la paz?

Primero, seguiría insistiendo en que las Farc cesen sus acciones terroristas como condición para conversar, acordaría con ellos unas zonas de concentración, no de despeje. Rodearía esas zonas de garantías mediante equipos de acompañamiento y verificación para garantizar que en efecto las Farc cesaron sus acciones violentas, y garantizar la vida. Le dedicaría todo el tiempo que fuera necesario para construir acuerdos viables que respeten las obligaciones que adquirió el Estado colombiano cuando suscribió los acuerdos internacionales.


¿Qué decirle a la gente que dice que las personas como usted, del Centro Democrático son los enemigos de la paz?

Que no le crean a las falacias del Presidente, porque está utilizando unas expresiones que no corresponden a la realidad. Yo soy amigo de la paz, y para ser amigo de la paz no tengo que pedirle permiso al presidente Santos. Soy amigo de la paz pero creo en ella sin impunidad, y es inaceptable que aquí quienes pedimos paz sin impunidad, el presidente Santos los califique como enemigos de la paz.


Las razones de Carlos Holmes Trujillo

El precandidato presidencial dice que es una opción por su hoja de vida integral, y amplia experiencia en lo municipal. “He sido alcalde, tengo experiencia en lo regional en tanto que soy un hombre de provincia, tengo experiencia en lo nacional en tanto he sido dos veces ministro de Educación, fui miembro de la Asamblea Nacional Constituyente”.

Añadió que además fue Alto Comisionado para la Paz, Ministro Delegatario de Funciones Presidenciales a lo que se suma su experiencia internacional en el Asia, Europa, países nórdicos y la antigua Unión Soviética. Además de una experiencia en lo privado y lo académico.

Y sostuvo que el Centro Democrático es una opción porque parte de la base de un proyecto público que ya el país ha respaldado en distintas ocasiones. “ Ha demostrado ser bueno para Colombia. Es una opción porque interpreta la Nación, es un proyecto amplio, participativo, incluyente”, concluyó.
Inicia sesión para enviar comentarios