-El dedo en la llaga- Ya posesionados Cielo González Villa como gobernadora y Pedro Hernán Suarez como alcalde de Neiva, los retos que tienen por delante son mayores. En el caso de la Gobernadora, los asuntos propios de su gestión, incluye vías, rodeados y afectados por el tema invernal, especialmente algunas carreteras del departamento como la que conduce a Teruel, entre otras. Asimismo, tiene la tarea de la recreación y el deporte, nombrando a un experto como Carlos Rodríguez, quien a su vez reemplaza a un excelente funcionario como Edwin Cante, seguramente nos irá muy bien en los próximos juegos nacionales. También está el acceso a vivienda, el fomento al trabajo, que son aspectos de gerencia necesaria para el desarrollo. Pero tendrá ella que lidiar con sus propios temas personales, en la medida en que deberá mantener incólume su inocencia tanto ante la Procuraduría como antes los jueces penales, seguramente saldrá airosa pero de todas formas es un tema que debe manejar con atención y que quita tiempo para gobernar los primeros años. Para el caso de Pedro Hernán Suárez, como alcalde de los neivanos, uno de los grandes retos que a la vez se convierte en honor, es la celebración de los 400 años de la ciudad capital, sin lugar a dudas la designación de Tania Peñafiel como Secretaria de Cultura será un éxito para su gestión. También debe velar por la generación de empleo, la seguridad ciudadana, la solución al déficit habitacional, entre varios tópicos. Un punto aparte merecen las vías de la ciudad. Hace cuatro años escribí que el nuevo alcalde tenía que estar muy pendiente de la movilidad a través de las vías, pero cuatro años después y a pesar del esfuerzo realizado en algunos sectores, la molestia continua, no es sino mirar los alrededores de la Clínica Uros, parece un campo de guerra, la calle 16A, la calle 17 completa y la carrera 6, tienen todos los huecos que le puedan caber a una calle. El problema es para los usuarios, para las ambulancias y para los propios vecinos, ojala el nuevo alcalde se acuerde de ese sector. A esto se le agrega, que en los últimos meses, al parecer sin ningún tipo de planeación, la ciudad empezó a observar arreglos en las avenidas pero con demoras y sin ningún tipo de adecuado mantenimiento, solo hay que ver el reparcheo realizado, sin siquiera señalización. Qué pena con los visitantes en esta temporada. Bueno ojala que Cielo y Pedro Hernán trabajen de la mano por el bien del departamento y la ciudad y se produzcan factores de desarrollo.

Comentarios