En uno de mis últimos comentarios escribí que aquí ya no hay con quién,  refiriéndome a la opaca y cuestionada clase dirigente que tenemos, especialmente la partidista, y creo que exageré, además de haber sido injusto. Obnubilado por el nefasto resultado electoral que tuvimos para la Gobernación, no me detuve en el análisis de otros guarismos, no tanto por los votos obtenidos, eso sí limpiamente, sino por la calidad de quienes fungieron la representación de sus correspondientes sectores banderizos a las distintas posiciones: Jorge Fernando Perdomo Polanía, Rodrigo Lara Sánchez y Sergio Younes Rincón. Como los dos primeros no lograron sus objetivos, es pertinente reconocer los altísimos sufragios depositados por Perdomo tanto en Neiva como en el departamento, a pesar de haber permanecido, sobre todo en la parte final de la campaña, sin ningún decidido apoyo jerárquico dentro de su colectividad; con una hoja de vida exitosa y un impecable pasado judicial. ¡Quizás fue por eso!. Ello le ha dado el más nítido aval para que retome las banderas azules doctrinarias que dejaran Caro y Ospina, aprovechando hasta su estatura física y proba para el rescate de los valores éticos perdidos. La urgente tarea de asepsia contra la corrupción, debe hacerla simultáneamente con la campaña que parece ha reiniciado para la Gobernación, desde luego, -y esto se los digo al oído para que quede entre nos…-. Una vez cumplido el mandato, para que el éxito sea un hecho, debes hacer un esfuerzo supremo, ¡hasta con terapia!, para que acabes con el maldito estigma que tienes de prepotente y soberbio, hasta lograr la afabilidad y sencillez que necesariamente debe caracterizar al político genuino. Y una vez, como va a suceder cumplido su fecundo cuatrienio (el actual), asumir en forma caracterizada la jefatura del conservatismo regional desde el Congreso de la República. Lara Sánchez, no sólo fue el fenómeno electoral, sino que, junto con Younes Rincón –que constituyó similar sorpresa-, ha trazado un promisorio futuro. Rodrigo nos demostró con juicio y responsabilidad la capacidad de convocatoria en una cruzada comicial pobre económicamente, pero esperanzadoramente rica en ilusiones reales de cambio, motivada por el mensaje de la ejecución de una administración pública diáfana, idónea y diferente. En Younes (señor presidente de la Asamblea del Huila), se denota la decencia, humanismo,  inteligencia, caballerosidad, superación, y su incansable lucha para vencer obstáculos. Pero no olvides mi estimado Sergio. Siempre con los pies en la tierra. Volviendo, entonces, al comienzo rectifico lo afirmado anteriormente. En el Huila sí tenemos líderes.

Comentarios