El conductor del carro que embistió al obrero de construcción Yesid Santofimio y lo dejó abandonado sin vida en la carretera, se entregó a las autoridades y fue dejado en libertad. El vehículo fue inmovilizado. LA NACIÓN, NEIVA El conductor del carro que embistió al obrero de construcción Yesid Santofimio y lo dejó abandonado sin vida en la carretera, se entregó a las autoridades y fue dejado en libertad. El vehículo fue inmovilizado. Se trata de Fredy Hoyola Aragón, quien llegó a la URI de la Fiscalía en compañía de un abogado para esclarecer lo sucedido en la madrugada del pasado 8 de enero en el sector de Ecopetrol. “El joven se presentó”, dijo el comandante (e) de la Policía en el Huila, coronel José María Lozada Bocanegra, al manifestar que el caso fue asumido por la Fiscalía. Fuentes judiciales manifestaron que Hoyola Aragón fue imputado del delito de homicidio culposo por el Fiscal 22 Seccional del municipio de Campoalegre, que se encontraba de turno en el puente festivo. Agregaron que el hombre, individualizado y judicializado, fue dejado en libertad porque no fue capturado en flagrancia. “Está en libertad porque no se sabe si él iba conduciendo el carro, por lo tanto no fue capturado en flagrancia”, manifestó la fuente. Cámaras lo registraron La ‘identificación’ del automóvil se logró con la placa encontrada cerca al cuerpo sin vida, además del registro del vehículo en cámaras de seguridad instaladas en el sector donde ocurrió el accidente el domingo anterior. El portavoz de la Policía sostuvo que cerca al cuerpo del obrero y la bicicleta quedó la placa BKB-560 de Bogotá, al parecer del carro que lo arrolló. Agregó que se trata de un Renault de color gris, “se logró ubicar el vehículo…”, al señalar que el carro fue encontrado en la Calle 24A con Carrera 8A en Neiva. Precisó el vocero que cámaras de vigilancia en la vía Circunvalar con salida al sur, quedó registrada la imagen del automotor saliendo hacia el sur del Huila. Conmovedor adiós Mientras las autoridades buscan al conductor que le causó la muerte de Santofimio, ayer sus familiares le daban el último adiós. Con una eucaristía religiosa en la iglesia del sector de Alberto Galindo, sus allegados recibieron la solidaridad de amigos y compañeros de trabajo. Minutos más tarde, la caravana fúnebre se desplazó con los depojos del hombre al cementerio central donde en medio de conmovedoras escenas de llanto y dolor fue despedido.

Comentarios