Ya comenzó la tradicional cuesta de Enero con una base muy preocupante tanto en Colombia como en Neiva: Según el Dane, el índice de Precios al Consumidor en el 2011 para el país, 3.73%, fue superior al del año inmediatamente anterior en 0.56 puntos porcentuales. El comparativo en Neiva resulta más dramático: El IPC en 2011 alcanzó 5.41%, 2,95 puntos porcentuales por encima del IPC del 2010, en el que cerró en 2.19%, y casi dos puntos porcentuales más que el IPC Nacional. El anterior resultado, según el Dane fue provocado por tres grupos de bienes y servicios: Alimentos (subió 5.27%); Educación (aumentó 4.57%) y vivienda (crecieron sus precios 3.78%). En contraste, el comportamiento de Neiva se explica por el aumento de precios de los alimentos, salud y vivienda mientras La educación, contrario a lo nacional, descendió en sus precios. Estos resultados confirman que la estructura de precios en Neiva (válida para el departamento) es más onerosa que la nacional producto de muchos factores pero principalmente de los márgenes de comercialización tradicionalmente altos en muchos renglones económicos y los mayores costos en servicios públicos (que hacen parte del rubro de la vivienda). En el primer factor, resulta obligatorio adoptar nuevas estrategias de comercialización que eliminen intermediarios lo cual se logra con alianzas estratégicas entre comerciantes para lograr volúmenes de compra que mejoren la capacidad de negociación y hagan bajar los precios locales. También, importar directamente lo cual resulta estratégico ahora que ya empezó el proceso de adopción del TLC con Estados Unidos lo cual facilitará contactos directos con exportadores gringos. Aquí también es fundamental alcanzar volúmenes de comercialización importantes, lo que obliga a los intermediarios huilenses a ampliar sus mercados en lugar de pensar en colocar sus productos en un entorno reducido como tradicionalmente se hace. De no adoptarse estas estrategias, entre muchas posibles, continuaremos mostrando diferencias importantes negativas para la economía regional lo que no estimula su consolidación y lleva a pensar en contactos foráneos que nos defiendan nuestros ahorros.

Comentarios