En improvisados cambuches, algunos pescadores artesanales de El Hobo pasan sus días esperando una solución a su problemática.

Algunos pescadores artesanales de El Hobo aseguran que su profesión tradicional está a punto de desaparecer, como consecuencia de la construcción de El Quimbo. Algunos pescadores artesanales de El Hobo aseguran que su profesión tradicional está a punto de desaparecer, como consecuencia de la construcción de El Quimbo. Con sus familias acampan al frente de la construcción de la represa, en búsqueda de una solución para su desesperanzador futuro. GINNA TATIANA PIRAGAUTA G. LA NACIÓN, NEIVA La vida para algunos de los pescadores artesanales de El Hobo cambió radicalmente desde la construcción de la represa de El Quimbo. Aseguraron los pobladores de las riberas del río, que las sustancias tóxicas que caen constantemente sobre las aguas del Magdalena, como el Acpm y aceites similares utilizados en las obras de construcción, envenenaron las aguas y el pescado disminuyó en más de un 90 por ciento.

 En improvisados cambuches, algunos pescadores artesanales de El Hobo pasan sus días esperando una solución a su problemática.

“Antes recogíamos cerca de 50 a 60 libras diarias y ahora difícilmente alcanzamos a pescar dos o tres libras”, dijo un anciano pescador, que aprendió su oficio por las enseñanzas de su padre y él a su vez, lo transmitió a sus hijos y nietos. Esta situación afectó notablemente la calidad de vida de los pobladores dedicados a la pesca, porque al no obtener los ingresos suficientes para el sostenimiento de las familias, los humildes huilenses de los ríos tendrán que forzosamente cambiar su actividad económica, su profesión tradicional. Sin esperanza Algunos de los pescadores artesanales de El Hobo se trasladaron con sus familias al frente de la construcción de la represa, en las orillas del río Magdalena. En realidad, la presencia de los ancianos, mujeres, niños y adultos de la zona impedirá el desarrollo del proyecto, pero ellos esperan llamar la atención del Estado y encontrar alguna solución a su problemática. Los pescadores tradicionales creen que su situación se agudizará mucho más después que termine la construcción del proyecto, pues según sus pronósticos, el proceso de recolección cambiará por completo. Tradicionalmente la pesca se realiza de acuerdo a la temperatura del agua, que determinaba finalmente los elementos de la pesca. Ellos consideran que cuando se libere el agua controladamente, la temperatura variará constantemente y ya no será más un referente para la actividad económica. Con tristeza creen que la profesión de pescador artesanal, ligada  estrechamente a la cultura huilense, está a punto de desaparecer. Sin embargo, las consecuencias podrían ser más nocivas. Para ellos, el efecto de la temperatura ocasionará que los peces se desplacen hacia la mitad de las aguas del Magdalena y dificulte mucho más el proceso de pesca, gracias a los sedimentos de tierra que se empiezan a evidenciar a lo largo del río. El río sin peces Los experimentados trabajadores del río Magdalena, aseguraron que los peces se redujeron considerablemente por la falta de alimento, porque la yonta, insectos, lombrices y similares llegan con las crecientes del río. Con el represamiento y la contaminación del Magdalena, los alimentos no llegan, lo que estaría propiciando la paulatina extinción de los peces. Aseguran que en realidad no tienen idea a qué se van a dedicar, no tienen derecho a una compensación por parte de Emgesa, porque no hacen parte de la lista de censados, como afectados por la represa de El Quimbo. Los funcionarios estatales del orden nacional con los que han entablado diálogos, les han asegurado que ellos son los menos afectados por la inundación. Sin embargo, ellos consideran que sus vidas cambiaron negativamente desde que iniciaron las obras. El agua se contaminó, el pescado disminuyó y la construcción de la represa los desempleó. Sin embargo, no existe para ellos ninguna solución al respecto. Sólo esperar a que bajen las aguas y el panorama se despeje para sus familias. En búsqueda de soluciones La gobernadora del Huila, Cielo González Villa, se reunirá mañana martes con el ministro del Medio Ambiente Frank Pearl y  el de Transporte Germán Cardona Gutiérrez, para analizar la difícil situacional en el departamento. Los manifestantes aseguraron que continuarán con el paro regional, hasta que no se efectué una audiencia pública en la que se analicen las afectaciones de diversos sectores sociales, por la construcción del proyecto hidroeléctrico. Entre tanto Lucio Rubio, gerente de Emgesa, manifestó que la empresa está desarrollando las compensaciones programadas dentro del calendario que se estableció para tal fin. Asimismo, señaló que la multinacional reconoce a los afectados que se encuentran inscritos dentro del censo efectuado con las autoridades ambientales, quienes finalmente entregaron las licencias correspondientes para la ejecución del proyecto. El oficio de pesca artesanal ha sido heredado por innumerables generaciones de huilenses. Fotos Oscar Roldán. El oficio de pesca artesanal ha sido heredado por innumerables generaciones de huilenses. Fotos Oscar Roldán. Los experimentados trabajadores del río Magdalena aman su profesión y conocen sus secretos. Los experimentados trabajadores del río Magdalena aman su profesión y conocen sus secretos. La contaminación de la construcción cae directamente sobre las aguas del río, afectando la producción de peces. La contaminación de la construcción cae directamente sobre las aguas del río, afectando la producción de peces. Las familias asentadas en el sector continuarán allí a la espera de una solución del Estado y de Emgesa. Las familias asentadas en el sector continuarán allí a la espera de una solución del Estado y de Emgesa.

Comentarios