En una reciente reunión con dos brillantes médicos especialistas en sistemas de salud, uno de ellos me preguntaba: ¿tú has visto a alguna patología caminando por ahí? Obviamente varios le respondimos que no y aclaró ¿saben por qué? Porque lo que existe y camina por ahí son los enfermos y no las patologías. Esta discusión nace a raíz de la gran confusión que se ha creado entre el común de la gente alrededor de la actualización del POS, paquete obligatorio de salud, que el Gobierno ha vendido como una gran respuesta a los graves problemas del sistema. Lo que se actualizó fue el manual de tarifas que tenía el Seguro Social y fue convertido en lista de derechos por el doctor Juan Luis Londoño, que en paz descanse y la doctora Beatriz Londoño. Ahora le agregaron cosas importantes, reconocen los médicos, pero como era de esperarse, también unos buenos micos por presión de las EPSs, que siguen vivitas y coleando, y por las empresas farmacéuticas. El nuevo POS, óigase bien, aún está en elaboración, a puerta cerrada, por parte de un grupo de personas dentro del Minsalud. Eso no es lo mismo que la actualización del manual de tarifas que hoy es el POS, que copiaron y ahora cambiaron, de la lista de tarifas del ISS. No es un jeroglífico, es la verdad. El nuevo POS lo tienen muy calladito y tiene graves problemas. Lo que contienen el POS en elaboración es una lista de patologías. El presidente Santos salió a defenderlo; afirmó que 49 de las patologías afectan a más del 80% de los colombianos. El nuevo POS será entonces un listado de patologías, no sabemos aún si son esas 49. Pero las patologías no existen, lo que existe son enfermos que pueden sufrir de una combinación de patologías. Cada paciente es distinto y los enfermos no aparecen en el POS, por lo menos hasta ahora. A un sistema de Seguridad Social no se le puede entrar por patologías como pretende el nuevo POS. La prevalencia debe ser un criterio de priorización pero no de exclusión. No se ha logrado que el actual gobierno entienda que la salud es un derecho que debe definir el Estado. Con este POS por patologías, lo que se va a hacer es limitar aún más el derecho a la salud. O sea, la salud se sigue viendo como un negocio después del desfalco y de la triste situación de muchos pacientes y no como debe ser: un derecho esencial de los ciudadanos. A este paso, los seguros de los carros serán mejores que los de salud: el carro se asegura por todo con restricciones. Usted no asegura la llanta derecha, el radiador, sino el carro y se le fijan restricciones. Si usted tiene un seguro de salud, que es público en el modelo colombiano, a usted le tienen que garantizar que con unas restricciones que usted conoce de antemano y que acepta, a usted le garantizan la atención como enfermo, independientemente de la combinación de patologías que tenga. Ya sacaron las enfermedades huérfanas, costosísimas y de poca ocurrencia, ¿ahora que otras quedarán por fuera? Díganlo, ya.

Comentarios