Los pobladores huilenses afectados por la construcción del proyecto hidroeléctrico El Quimbo se asentaron en la vereda Domingo Arias Los pobladores huilenses afectados por la construcción del proyecto hidroeléctrico El Quimbo se asentaron en la vereda Domingo Arias, junto a delegados de organizaciones ambientalistas nacionales y extranjeras, para evitar la desviación del río Magdalena. Exigen la realización de una audiencia ambiental. GINNA TATIANA PIRAGAUTA LA NACIÓN, NEIVA El paro regional de los pobladores huilenses afectados por la construcción de la represa El Quimbo, se convirtió en ‘la resistencia pacífica nacional por la defensa del río Magdalena’. Apostados en las vías permanecen soldados del Ejército Nacional y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). Metros más adelante del puente Paso El Colegio, centenares de personas alzaron cambuches en la vereda Domingo Arias, frente al túnel que construye Emgesa, en la margen izquierda del afluente. Allí se congregaron pescadores, comerciantes, paleros, partijeros y mayordomos. En la vía no se realizan bloqueos, el tránsito por la carretera y por el río Magdalena es normal, mientras que los trabajadores de Emgesa recorren la zona y las obras del megaproyecto continúan en el sector, según lo constató LA NACIÓN. Alto Gobierno Los promotores aseguraron que su protesta está enmarcada dentro de los términos legales y que buscarán el diálogo y la discusión con argumentos científicos y técnicos, directamente con el presidente Juan Manuel Santos. Al mandatario de los colombianos le solicitarán la realización de la audiencia ambiental sin más dilaciones. En ese sentido, aseguraron los miembros del Movimiento Nacional por el Río Magdalena, que entablaron comunicación con el asesor presidencial Aurelio Irragoni, quien se comprometió a adelantar la reunión con el ejecutivo, para analizar la política minero energética del país. Para hoy está previsto el desplazamiento del investigador Miller Dussán a Bogotá, quien se reunirá con el senador Alexander López y Sandra Morelli Rico, contralora general de la República, para solicitar las indagaciones preliminares contra la multinacional Emgesa, la Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM) y el Instituto Nacional de Vías (Invías). Los argumentos que expondrá son los presuntos daños al medio ambiente por acción u omisión, así como la entrega de los estudios sobre los impactos negativos al afluente, para que el organismo nacional suspenda las obras. En la zona Cerca de 40 cambuches fueron instalados en la vereda Domingo Arias. Ancianos, mujeres y niños acompañan la movilización. Soldados del Ejército Nacional ejercen el control en la zona, sin que se hayan presentado alteraciones del orden público. La movilización pacífica que se realiza en el sector, se nutrió además con la presencia de delegados del movimiento nacional contra las represas y de diferentes organizaciones no gubernamentales nacionales y extranjeras, que acompañan a los pobladores. Los manifestantes declararon que “el movimiento nacional protegerá al río de la patria, evitando su desviación, hasta que no se convoque a una audiencia pública ambiental y se tomen las medidas cautelares”. Trabajadores de la multinacional se abstuvieron de emitir cualquier declaración al respecto, mientras Emgesa emite una comunicación oficial frente a la movilización que se realiza en la zona. LA NACIÓN, trató de contactar telefónicamente al secretario de Gobierno Julio César Triana para conocer la posición del gobierno departamental frente a la situación, pero el funcionario no respondió a las llamadas.

Comentarios

comentarios