PASAR DEL ESPEJO A LA VENTANA Por: Eduardo Gutiérrez Arias Aunque los alcaldes y la gobernadora recientemente posesionados en el Huila hayan recibido las administraciones en un lamentable estado fiscal y administrativo, su deber es informar a los entes de control y vigilancia sobre los hallazgos que en su criterio ameriten investigaciones penales, fiscales o disciplinarias y proceder a poner orden en la casa. Hay que salir del espejo con el que se mira para atrás y pasar a la ventana para mirar hacia adelante. Preocupa que algunos de los funcionarios recién posesionados hayan dedicado la mayor parte de su primer mes a quejarse del deterioro administrativo de su municipio y poco hayan dicho sobre como proyectan generar cambios y progreso en su localidad en los próximos cuatro años. También inquieta la falta de visión de futuro de algunos de los nuevos mandatarios. Es verdad que la prospectiva y la construcción de visión de futuro a largo plazo,  con excepción de unos dos estudios departamentales, poco se ha utilizado en la planeación departamental y municipal. Y esa es una limitación sería en la construcción de los planes de desarrollo 2012 – 2015. La misión, visión y objetivos que aparecen en los planes de desarrollo de anteriores administraciones son bastante arbitrarias, no tienen ningún consenso y son fruto del voluntarismo del mandatario y algunos de sus asesores. Por eso la mayoría de estos objetivos quedan sin cumplirse y no hay una aproximación entre la misión institucional actual y la visión de futuro que se quiere construir. Hay poco cierre de las brechas entre la misión y la visión. Algunos temas estratégicos para el desarrollo del Huila y sus municipios han estado bastante ausentes en los nuevos  discursos oficiales. La educación hay que mirarla con integralidad y la discusión no puede limitarse a los temas coyunturales de los restaurantes y el transporte escolar. Ella parte del preescolar que debe iniciarse como mínimo a los tres años, aunque así no esté aún consagrado en la ley colombiana. Tener tres buenos años de preescolar es esencial en la formación sicomotriz, afectiva e intelectual de la persona. En la primaria y el bachillerato no sólo es necesario universalizar la cobertura para aproximarla al 100% de la población, sino que se deben  tener proyectos precisos para mejorar la calidad y pertinencia de la misma en los establecimientos oficiales del Huila, que tan malos registros muestran en las pruebas de estado. A nivel de educación superior, gobernación y municipios deberían centrar su esfuerzo en ofrecer estímulos y becas  a los buenos bachilleres que decidan estudiar carreras técnicas, tecnológicas y profesionales en aquellas áreas de vocación para el desarrollo regional como la agroindustria, el turismo, la minería, la agricultura, la ganadería, el medio ambiente, la agroforestería, los agronegocios y la generación de  energías renovables. El mejoramiento ambiental es una gran prioridad para alcanzar un desarrollo sostenible y sustentable. La reforma de los POT y EOT, la protección de los ecosistemas estratégicos, la educación ambiental y armonizar uso y vocación de los suelos son prioridades para cualquier labor de planeación seria.

Comentarios