Las Farc han sido los protagonistas de las cuatro últimas elecciones presidenciales. Los colombianos hastiados y atemorizados con tomas guerrilleras, secuestros selectivos, pescas milagrosas, asesinatos y bombas, pusieron sobre las agendas de los candidatos la prioridad para ser elegidos, La seguridad. ÁLVARO HERNÁN PRADA Las Farc han sido los protagonistas de las cuatro últimas elecciones presidenciales. Los colombianos hastiados  y atemorizados con tomas guerrilleras, secuestros selectivos, pescas milagrosas, asesinatos y bombas, pusieron sobre las agendas de los candidatos la prioridad para ser elegidos, La seguridad. Así fue que eligieron a Pastrana cuando le quito el discurso a Horacio Serpa de la paz, con la recordada foto de Víctor G y Tirofijo,  y que la mayoría de  los colombianos entendieron como un guiño de la guerrilla para hacer la paz, a Uribe con la seguridad democrática se eligió y reeligió, y santos por ser el continuador de esa política, según el imaginario colectivo, fue elegido con una histórica votación. paradójicamente quien fuera ministro estrella en la cartera de defensa del gobierno Uribe, tiene como lunar en su gobierno, la seguridad. En esta  materia la percepción generalizada es que va decreciendo. El gobierno salió en defensa de los resultados y limito la crítica a un tema de percepción. Hoy, vemos con nostalgia y  preocupación que la realidad del país es la causa de dicha percepción. Los actos terroristas en Nariño y el Cauca, son una muestra que se le está saliendo de las manos la seguridad al gobierno que ha realizado esfuerzos para darle prosperidad al país. Las críticas al gobierno por las redes sociales y medios de comunicación llueven diariamente. El editorial de El Nuevo Siglo el pasado 4 de febrero, titula “no habrá prosperidad sin seguridad” y  cita el reporte londinense de la compañía Business Monitor International titulado “Colombia oil y gas report.Q1, 2012, advierte en su página 9, en el análisis Swot, que una  debilidades de nuestro país es la seguridad, en la medida que las Farc y otros grupos terroristas mantengan poder en grandes partes del territorio” Tiene razón el titular, no puede haber prosperidad, sino hay seguridad. Sin seguridad no hay nada. La seguridad es uno de los pilares que sostiene el Estado. El gobierno tiene que liderar una estrategia que pare la percepción de inseguridad y devuelva la confianza a los colombianos, de lo contrario esta situación, puede borrar de la mente los avances en materia económica,  en lucha contra el desempleo, en las relaciones internacionales y los buenos resultados de la agenda legislativa. La guerra debe librarse en el plano militar, político, psicológico, de comunicaciones y también en el diplomático, sobre todo ahora que coinciden un ministro de defensa en Venezuela amigo de la guerrilla, con un testimonio publicado ayer en El Colombiano, donde un guerrillero asegura que ‘Timochenko’ está en Venezuela. Ahí probaremos lo positivo de las buenas relaciones con Chaves. Ahprada@hotmail.com

Comentarios