El senador Luis Fernando Velasco ratificó en Neiva su posición frente a los altos costos de los combustibles en el país. En diálogo con LA NACIÓN, afirmó que no dejará hundir su proyecto. El senador Luis Fernando Velasco ratificó en Neiva su posición frente a los altos costos de los combustibles en el país. En diálogo con LA NACIÓN, afirmó que no dejará hundir su proyecto. LA NACIÓN, NEIVA Con la firme convicción de cambiar los mecanismos con los cuales actualmente se liquidan los precios de los combustibles en el país, el senador Luis Fernando Velasco expresó que insistirá en su iniciativa y liderará una campaña para que le sea asignado un ponente en el Congreso. Durante su corta visita a Neiva, el dirigente liberal manifestó que presentó el proyecto que cambia la fórmula de liquidación de los precios de los combustibles con el apoyo de más de 500.000 firmas. “No se justifica que nosotros paguemos un galón a $9.000 cuando sabemos que a Ecopetrol le cuesta 1.800 pesos producir un galón de combustible”, dijo Velasco. Incluso señaló que hay poblaciones mucho más alejadas y pobres que pagan un mayor valor. “En el pacífico colombiano, municipios como Juradó en el Chocó y López de Micay en el Cauca, en donde un galón cuesta $18.000. Esas son las cosas que no entiendo y cuando sale el Ministro de Minas a explicar uno queda más confundido”. Según el parlamentario, para producir el combustible se debe comprar petróleo, materia prima que Colombia se ahorra al ser un país productor reconocido a nivel mundial. “Como no nos convencen las explicaciones del gobierno, nosotros seguimos en nuestro debate, presentamos el proyecto en noviembre pero el Presidente de la Comisión Quinta no ha nombrado ponente”, sostuvo. Velasco afirmó que insistirá hasta el final en su causa. “Vamos a hacer una campaña nacional pidiéndole al Presidente de la Comisión que nombre un ponente porque lo que no vamos a permitir es que este proyecto se hunda por falta de debate”. Reforma a la justicia Frente a la reforma a la justicia presentada por el gobierno, el senador liberal manifestó que la iniciativa tiene tanto aspectos positivos como negativos. “Es un proyecto que debe debatirse entre todos los ciudadanos, creo que tiene elementos positivos y otros no tanto, algunos descongestionan procesos viejos pero no veo como estructuralmente descongestione los nuevos procesos, eso está en la reforma general del proceso que se está debatiendo en la Comisión Primera”. Velasco indicó que la idea es evaluar esos aspectos en esta segunda vuelta del proyecto. “El gobierno tiene la fuerza para hacer aprobar una reforma pero ojalá que esa fuerza la utilicen para hacer aprobar una muy buena reforma y solo una reforma más”. Otro de los puntos a favor de la reforma, según el Senador, es la equidad de los poderes. “No se justifica que en Colombia hayan funcionarios, por importantes que sean, que nadie los vigile, así como a los congresistas los vigila la Corte, a lo magistrados alguien tiene que vigilarlos porque la Comisión de Acusaciones es sinónimo de impunidad”. OIT Respecto a la candidatura del vicepresidente Angelino Garzón como director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Velasco afirmó que respeta su aspiración. “Creo que a diferencia de lo que dicen algunos líderes sindicales, que busca impunidad en Colombia, es una aspiración que obliga a mayor compromiso con los pactos internacionales de trabajo. El día que tengamos un director de la OIT, que además es nuestro vicepresidente, pues quedaría muy mal que en cada uno de los escenarios internacionales le dijeran por qué a la gente le siguen intermediando sus contratos laborales”, expresó. El Senador agregó que una de los atentados más grandes contra el pueblo colombiano son las mal llamadas cooperativas de trabajo. “Yo creo en el cooperativismo, pero no creo en esas cooperativas que no son de todos los trabajadores sino de uno solo y que sirven para intermediar el trabajo y eludir una serie de obligaciones que tiene el patrono”. Finalmente, Velasco sostuvo que si Colombia contara con un director de la OIT, tendría que ponerse juicioso en los cumplimientos de sus pactos. “Lo que más se ha devaluado en los últimos años en Colombia no es el dólar, sino el contrato laboral. Hace 15 años con una población mucho menor, más colombianos tenia un contrato laboral formal que hoy”, puntualizó.

Comentarios

comentarios