foto arroz cultivo

El gerente general de Fedearroz indicó que pese a las acciones de la Dian, desde el vecino departamento sigue ingresando arroz de contrabando al mercado local. Anunció que el 2012 será un año favorable para el sector. El gerente general de Fedearroz indicó que pese a las acciones de la Dian, desde el vecino departamento sigue ingresando arroz de contrabando al mercado local. Anunció que el 2012 será un año favorable para el sector. ALEJANDRA MONTOYA FALLA LA NACIÓN, NEIVA El ingreso de arroz de contrabando desde Putumayo se ha incrementado considerablemente en los últimos meses, pese a los controles de la Dian y la Policía Fiscal y Aduanera. Rafael Hernández Lozano, gerente general de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), confirmó que la situación es tan delicada, que anualmente al mercado nacional podrían estar ingresando entre cien mil y doscientos mil                             toneladas anuales de arroz ilegal. foto arroz cultivoEn diálogo con LA NACIÓN, el dirigente arrocero puntualizó que esta situación le generará millonarias pérdidas a los agricultores locales, más aún, cuando la industria arrocera nacional apenas se está recuperando de una baja considerable en los niveles de producción, debido a los efectos del cambio climático. “En el tema de contrabando nosotros hemos estado muy alertas, le hemos pedido a la Dian y a la Policía Fiscal y Aduanera que incrementen las acciones, cosa que hasta el momento se ha hecho. Sin embargo, desafortunadamente hemos detectado que por Putumayo se está presentando una mayor actividad en lo que tiene que ver con el contrabando, situación que afecta a la industria nacional. Anteriormente el contrabando llegaba por Ecuador, pero ahora Putumayo está jugando un papel clave en esta actividad ilegal, por lo cual hay que reforzar las acciones”, explicó Hernández Lozano. Según el gerente general de Fedearroz, la situación ha sido alertada por varios arroceros del sur del país, para lo cual ya se está diseñando una serie de actividades con el apoyo de la Policía Aduanera y la Dian, de tal manera que se salvaguarden los intereses de los arroceros colombianos. “La zona de Ipiales ya está controlada, ahora las acciones se centrarán en Putumayo para bloquear el acceso de arroz de contrabando, esto con el apoyo del Gobierno Nacional”, comentó. Cambio climático De otra parte, Hernández Lozano confirmó que el cambio climático generó que los rendimientos de la industria arrocera nacional bajaran considerablemente, razón por la cual para este año se implementará un plan de choque para que los cultivadores atiendan de una forma más eficiente sus cultivos,  de tal manera que se bajen los costos de producción y se evite la presencia de nuevas plagas por cuenta del invierno. “El 2011 fue un año que se distinguió por problemas de cambio climático, por baja radiación solar, por la alta presencia de plagas ocasionadas por el invierno y en muchas partes del país hubo bajos rendimientos, al punto que la disminución fue del orden del 20 y 25 por ciento. Sin embargo, el Huila fue una de las zonas del país menos afectadas por este problema, para fortuna de los arroceros huilenses”, comentó Rafael Hernández. Según el censo arrocero, el departamento con mayor rendimiento por hectárea sembrada de arroz fue el Huila con 6,8 toneladas por hectáreas. Sin embargo,  a pesar de este fenómeno, en el departamento se presentó la menor área sembrada con 14.532 hectáreas. “Para hacerle frente a esta problemática, la apuesta es tener sistemas de producción mucho más eficientes con la ayuda de tecnología, pues así tengamos variedades muy resistentes, de nada sirve si no hacemos una correcta atención a las plantaciones. A eso es lo que le estamos apuntando nosotros, pues con nueva tecnología podemos hacerle frente al problema del cambio climático y de paso, al TLC con Estados Unidos”, puntualizó. Competitividad frente al TLC Según Rafael Hernández, aunque la entrada en vigencia del acuerdo con el país del norte se dará de manera progresiva, es necesario mirar con detenimiento desde ya qué estrategias se adoptarán para mejorar los resultados. Para eso, Hernández aseguró que los arroceros ya empezaron a incluir y a usar el conocimiento tecnológico obtenido en las últimas cuatro décadas, todo desde un punto de vista de transformación integral, lo que le permitirá, mientras se ajusta al nuevo clima, mantener la generación de empleo. Según lo establecido en el acuerdo, Colombia recibirá de los productores estadounidenses un contingente de 79.000 toneladas de arroz blanco, cantidad que equivale al cinco por ciento del consumo nacional. Y aunque esa participación pareciera baja, no dejará de afectar la producción nacional, y más si se tiene en cuenta que el arroz de Estados Unidos es, en promedio, 50 por ciento más económico que el producido en el país. Según el representante de los arroceros ante la realidad colombiana, el sector ya busca incrementar la producción mientras se disminuyen los costos y se adoptan nuevas tecnologías. De hecho, para el mediano plazo se busca una producción de dos toneladas por hectárea, así como una reducción del 20 por ciento en los costos. El panorama arrocero para el departamento Sobre las perspectivas que se tienen para este año en el departamento, el gerente de Fedearroz sostuvo que “el panorama es muy positivo e incluso diría que el parte es de normalidad. La recomendación es que tengan mucha prudencia en las siembras para no desbordar la oferta y no volver a tener problemas similares a los del año 2010. Este año tenemos estimado que el área sembrada esté en 440 mil hectáreas, por lo cual la invitación para todas las regiones arroceras de Colombia es que siembren eficientemente”. “Igualmente, es necesario destacar que el departamento del Huila fue afectado en menor proporción por los problemas fitosanitarios que se presentaron y aquí el área es muy estable. Consideramos que este año la cosecha estará muy normal en lo que tiene que ver con precios y producción”, precisó. El Huila fue una de las regiones arroceras del país menos afectadas por el cambio climático.

Comentarios