2

Cuatro ex secuestrados huilenses vivieron momentos de emoción al reencontrarse con sus ex compañeros del secuestro. Varios de los militares liberados fueron claves en mantener vivos a los dirigentes huilenses. Cuatro ex secuestrados huilenses vivieron momentos de emoción al reencontrarse con sus ex compañeros del secuestro. Varios de los militares liberados fueron claves en mantener vivos a los dirigentes huilenses. NELSON ROJAS OSORIO CALOS MURCIA LA NACIÓN, NEIVA Tras la liberación de los 10 militares de manera unilateral por cuenta de las Farc, paralelamente a cuatro ex secuestrados del Huila también les redimieron una serie de sentimientos que estaban represados en algún lugar de su corazón. 2Una serie de militares que les ayudaron en muchos aspectos a sobrellevar en la selva las dificultades propias de la privación de la libertad, se habían quedado encadenamos mientras que ellos salían a buscar la libertad hace ya cuatro años. Se trata de Gloria Polanco, Consuelo González, Jorge Eduardo Gechem y Orlando Beltrán, quienes apenas se enteraron de la liberación de sus ex compañeros de secuestro, determinaron que estarían en el lugar donde sus ex compañeros se reencontrarían con la libertad. Así las cosas el pasado lunes en la noche, los cuatro dirigentes huilenses acompañados de Jhon Frank Pinchao Blanco tuvieron la oportunidad de reencontrarse con los seis policías en el Hospital Militar de la capital del país. De otro lado ayer, tanto Gechem como Polanco y Beltrán, parecían como hermanos y todos revivieron las horas, los momentos complicados y de angustias que pasaron en el cautiverio. Aunque los tres fueron de visita, los médicos aconsejaron aplazar el encuentro para otro día. No obstante, luego de pedir permiso, sólo autorizaron que uno de los presentes subiera a saludar a los militares y se acordó que el portador del mensaje de los secuestrados sería el senador Jorge Eduardo Gechem, quien llevó una nota escrita y un video que se grabó en uno de los celulares. El lunes pasado las lágrimas no se hicieron esperar, ya que a los cuatro los embargó un sentimiento encontrado por cuenta de la felicidad de volverlos a ver, de saber que están libres y por otro lado los recuerdos de tantas dificultades que tuvieron que vivir todos en cautiverio. “Fue muy grato volverlos a ver, unos bastante golpeados físicamente, otros con más fortaleza, pero ante todo celebramos que regresen a su libertad y que ya estén con sus familias”, destacó el senador Jorge Eduardo Gechem. Agregó Gechem que para ellos será difícil el proceso de adaptación y que es muy importante el acompañamiento psicológico y médico, así como de su familia. Apoyo moral Gloria Polanco fue más puntual y sus recuerdos fueron más profundos. Uno de esos hombres, exactamente Luis Alfredo Moreno, la sacó de una crisis emocional cuando fue separada de sus hijos en plena selva. “Este hombre me dio la mano en todos los momentos. A mí me separaron de mis hijos a los siete meses de haber sido secuestrados y me llevaron al campo de concentración. Sentí morirme, no hallaba qué hacer, pero en una ocasión yo estaba lavando mi ropa, llorando profundamente y sentí que me moría, Luis Alfredo Moreno me llevó, me acostó en mi cambucha y siguió lavando mi ropa. Son recuerdos que llevo en mi corazón”, puntualizó la dirigente huilense. Lamentó que en su visita a los seis uniformados en el Hospital de la Policía no fue reconocida por algunos de ellos. “Nosotros queríamos darles un mensaje de paz y tranquilidad. Ni ellos ni ningún colombiano ha debido perder la libertad”, señaló. «Vi a algunos muy mal, no me conocían. Me dio mucha tristeza y les dije yo soy Gloria Polanco, entonces en seguida se sorprendieron por supuesto. Por fortuna están en libertad», sostuvo Polanco. Gloria Polanco, quien estuvo secuestrada, fue una de las que más se mostró nostálgica y triste por lo que han pasado, por eso manifestó que lo que se quiere es darles un abrazo enorme de solidaridad. “Han vuelto a vivir, y es una segunda oportunidad de vida, después de tantos años de cautiverio y después de tanto sufrimiento”. Etapas complicadas Por su parte, el ex congresista Orlando Beltrán, quien también estuvo secuestrado, manifestó que la idea de visitarlos era para saludarlos y felicitarlos por la inmensa alegría de la libertad. “Son etapas complicadas porque hace 10 años estaban encadenados y torturados en las selvas de Colombia”. Beltrán manifestó que llegaron en esta oportunidad para darles todo el ánimo posible, porque es cuando más se requiere. Aclaró que el gran deseo es que se reintegren a la vida, que luchen por sus metas, e igualmente pedirle al Estado que no se olvide de ellos. “Este hombre me dio la mano en todos los momentos. A mí me separaron de mis hijos a los siete meses de haber sido secuestrados y me llevaron al campo de concentración. Sentí morirme, no hallaba qué hacer, pero en una ocasión yo estaba lavando mi ropa, llorando profundamente y sentí que me moría, Luis Alfredo Moreno me llevó, me acostó en mi cambucha y siguió lavando mi ropa”, narró Gloria Polanco.

Comentarios