“Lo mató porque se le dio la gana”, fueron las palabras de María Vladir Herrera, al repudiar y condenar el asesinato de su hijo Anderson Arce Herrera, cerca a su casa en el norte de Neiva. LA NACIÓN, NEIVA “Lo mató porque se le dio la gana”, fueron las palabras de María Vladir Herrera, al repudiar y condenar el asesinato de su hijo Anderson Arce Herrera, cerca a su casa en el norte de Neiva. El joven fue asesinado cuando se encontraba en una esquina cerca a la casa ubicada en el barrio Luis Ignacio Andrade, el pasado domingo a las nueve de la noche. La víctima de 16 años de edad fue abordada por el homicida, quien le disparó en dos ocasiones con un ‘changón’ en la cabeza. “Desde que estaban estudiando no se querían y él (el homicida) siempre que veía a mi hijo se la montaba”, recordó la acongojada progenitora. La mujer sostuvo que “alias ‘El Moco’, se tapó la cara con una camisa” y le propinó los disparos al menor, segundos después de buscarlo en la casa. “Llegó a la casa, como no lo encontró se fue para arriba…”. Agregó que mandó a su hija a buscar al hermano para que no lo encontrara el homicida. “Le dije ‘Anderson bájese’ y cuando se vino para la casa le disparó ‘El Moco’. Le pegó dos disparos en la cabeza”. Señaló que el sábado en la noche el hombre la amenazó cuando le reclamó que dejara en paz a su hijo. “Le dije que por qué se metía con mi hijo, me dijo porque sí… que iba a matar a mi hijo que esta acá y el de la cárcel”.

Comentarios

comentarios