El anuncio del Ministerio del Interior de un posible cierre del estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva tienen en alerta máxima a las autoridades de la capital huilense, que trabajan para ponerse al día en la reglamentación solicitada en los protocolos de seguridad. Si no se cumple, el Atlético Huila podría jugar los partidos a puerta cerrada. El anuncio del Ministerio del Interior de un posible cierre del estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva tienen en alerta máxima a las autoridades de la capital huilense, que trabajan para ponerse al día en la reglamentación solicitada en los protocolos de seguridad. Si no se cumple, el Atlético Huila podría jugar los partidos a puerta cerrada. LA NACIÓN, NEIVA La amenaza de cierre del estadio de fútbol Guillermo Plazas Alcid por no cumplir con los requisitos que garanticen la realización de los diferentes eventos deportivos, sorprendió a las autoridades municipales, que de inmediato empezaron a gestionar toda la reglamentación para evitar el cierre del máximo escenario de los huilenses. El director de Deportes de Neiva, Carlos Alberto Ramos, quien desconocía oficialmente el anuncio del Ministro del Interior, ratificó que ya se viene trabajando para cumplir con los requisitos de la Comisión Técnica Nacional. “La parte social enfocada a las barras de los aficionados, nosotros ya estamos tratando con la Policía Nacional, con la comisión local de seguridad y la Secretaría de Gobierno. El tema de infraestructura para nadie es un secreto que el estadio presenta un deterioro, pero es importante que ellos reconocen la inversión que realizará Coldeportes para remodelar el escenario, por lo que nos anunciaron un compás de espera”. Aseguró además que el estadio cuenta con un estudio de sismo resistencia que también ya fue presentado. “Nosotros ya tenemos un estudio de sismo resistencia donde el estadio así, feo y deteriorado, cumple con las normas establecidas. Además se elaboró un Plan de Emergencias enfocado en la parte administrativa y de logística, y es en este documento donde nos hace falta la cuantificación de algunos parámetros como la categoría de cada partido, sumado al Plan de Seguridad, el cuerpo de bomberos y en salud con las ambulancias. Todo esto lo estamos realizando para cada partido, pero nos han pedido hacerlo global y esto es lo único que nos faltaría y que en las próximas horas vamos a entregar”, afirmó Carlos Ramos. A puerta cerrada El ultimátum anunciado para el mes de octubre por el Ministerio del Interior, luego de conocer el informe de la Comisión Técnica Nacional donde ratificó que el estadio de Neiva no tiene las condiciones mínimas de seguridad en infraestructura para su funcionamiento, tienen en alerta máxima a los dirigentes deportivos del Huila. “Nosotros hemos dialogado con Gustavo Moreli, quien es el delegado de la Federación Colombiana de Fútbol en la Comisión Técnica Nacional, quien nos ratificó que si no cumplimos con ese documento del Plan de Seguridad y no queda concreto, se cerraría el ingreso al público a partir del mes de octubre, pero el Atlético Huila podría jugar sus partidos pero sin acceso del público”, subrayó. Cierre inminente A su vez aclaró que si no se cumple con la documentación y ordenaran cerrar el estadio de Neiva, sería simplemente para el acceso al público. “En caso de que se llegue a decir que el estadio de Neiva no cumpla con las normas de seguridad, lo que se hace es no permitir el ingreso de las personas para ver los partidos, pero el Atlético Huila puede seguir jugando a puerta cerrada porque la restricción sería únicamente para el público”, sostuvo. El Director de Deportes confirmó que desde ayer adelanta toda una serie de reuniones, teniendo en cuenta que lo que falta en los informes en algo muy mínimo que perfectamente se puede cumplir, porque es algo de administración y logística que se debe fortalecer. “En cuanto a la parte de infraestructura y obras que se pretendan realizar en el estadio, no lo podemos hacer por el hecho que vamos a recibir un dinero de la vigencia del 2013 de Coldeportes Nacional, porque si invertimos ahora podríamos estar cometiendo un detrimento patrimonial, teniendo en cuenta que los trabajos de remodelación del estadio sería total y esos trabajos se perderían y tendríamos dificultades con los órganos de control”, resaltó. Estamos mirando alternativas LA NACIÓN dialogó con el presidente del Atlético Huila Felio García, quien confirmó su preocupación porque el estadio no cumple con los protocolos de seguridad, eso lo sabían y los obligan a pensar dónde jugarían si ordenan cerrar el estadio. “Es una preocupación, porque en esos términos tendríamos que decidir no jugar fútbol profesional, porque el estadio no es apto. Así que tendríamos que mirar las alternativas de los estadios que cumplan con todas estas especificaciones del protocolo de seguridad y sería Bogotá, Pereira, o Cali, pero son muy distantes, que nos generarían unos costos que tendríamos que analizar”, afirmó. Agregó que aunque se podría jugar a puerta cerrada esto no beneficiaría al club, porque el fútbol es para que los aficionados lo vean. Las autoridades municipales trabajan para mejorar la seguridad de los aficionados.

Comentarios

comentarios