Mamerto Mastuerso fue un personaje muy popular de la farándula radial de los años sesenta. Hacía parte de los llamados “Chaparrines” Mamerto Mastuerso fue un personaje muy popular de la farándula radial de los años sesenta. Hacía parte de los llamados “Chaparrines”, algo así como los precursores de “Chespirito” y su elenco muy famoso que por décadas ha llegado a los ojos de los televidentes. Muchas de las asociaciones y analogías que terminan en el lenguaje común de las gentes, antes de que exista un innovador que las utilice por primera vez, ya están de alguna manera dibujadas en el subconsciente colectivo. Es el caso de ese personaje, ficticio desde luego, de Mastuerso. Romero Buff fue un abogado político y radical que para la misma época de los Chaparrines se declaró en herejía con el partido comunista y su línea dogmática oficial que llegaba desde Moscú, con militantes que contaban con sueldos como buenos burócratas. El ímpetu revolucionario que generó la revolución cubana, desbordó la ortodoxia de la Academia de Ciencias de la URSS en estos países; de ahí que surgieran duros críticos por la ineficacia y errores de los revolucionarios oficiales asalariados de Moscú. Los impíos presumían de ser más radicales y decididos que los fieles del viejo partido de María Cano. Como en la alta militancia de los revolucionarios oficiales figuraban Gilberto Vieira, primer jerarca, Filiberto Barrero, jefe de las juventudes y otros que padecían el mismo sufijo en sus nombres, Romero Buff los citó en un discurso apóstata como los gilbertos, los filibertos y “todos los mamertos”. Esta parodia verbal despertó la imaginación morbosa de muchos e hizo carrera. Puede decirse que llegó a internacionalizarse. También hubo efectos prácticos de esta proclama; surgieron movimientos, como la línea pequín, el EPL y otros. El último fue un azote en Córdoba y Urabá y creó las condiciones para que los hermanos Castaño fundaran las famosas autodefensas campesinas. De tratarse del militante de un partido oficial, el concepto de mamerto se ha extendido a aquel personaje dogmático e intransigente, creyente fiel de la ortodoxia marxista, que siempre considera portar la razón suficiente en el bolsillo; rara vez pierde una discusión; practica el mandato de todas las formas de lucha, en su beneficio personal. También en ciertos gremios como el del magisterio, el académico y el sindicalista, es aquel que es opositor rabioso y vive del mismo Estado al que declara la guerra. Estudia y trabaja en entidades oficiales, pero matricula sus hijos en centros elitistas como la Javeriana y Los Andes. Los activistas prácticos, con frecuencia los desprecia. Romero murió en forma trágica y su compañera, Nidia Tobón fue vinculada por la prensa con el famoso Chacal.

Comentarios