Ayer se posesionó como Obispo de la Diócesis de Garzón, Monseñor Fray Fabio Duque Jaramillo Ayer se posesionó como Obispo de la Diócesis de Garzón, Monseñor Fray Fabio Duque Jaramillo, acompañado de un número importante de obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosas y pobladores como representantes de las  distintas parroquias de la jurisdicción diocesana, autoridades civiles, militares, congresistas y dirigencia en general del Huila; evento que además de solemne marca una ruta y augura el mayor de  los éxitos al líder espiritual, que en hora buena llega a nuestro terruño, a quien le damos la bienvenida con los brazos abiertos. El nuevo Obispo es un destacado jerarca de nuestra Iglesia Católica, quien como valor agregado a su vocación sacerdotal tiene estudios de  filosofía y teología en la Universidad San Buenaventura de Bogotá y doctorado en liturgia en el Pontificio Ateneo San Anselmo de Roma, e importantes responsabilidades en la Conferencia Episcopal Colombiana como en la academia; al igual que se desempeño como subsecretario del Pontificio Consejo de la Cultura del Vaticano y Obispo de Armenia, su tierra natal. El Obispo “cuyabro”, viene a ocupar ésta jerarquía eclesiástica por la cual han pasado 8 destacados pastores en los 112 años de la Diócesis, desde monseñor Esteban Rojas Tovar hasta Rigoberto Corredor Bermúdez, quienes han dejado “la vara bien alta” en su labor evangelizadora en ésta tierra de Promisión, no obstante por el liderazgo y las bondades cualitativas del nuevo prelado, sin duda sobrepasará las metas que se ha impuesto y las expectativas que la comunidad tiene, donde dejará una impronta como valor agregado de fraternidad, ya que por primera vez la Diócesis de Garzón es dirigida por un Franciscano. Alrededor del acto de posesión del nuevo Obispo, vale la pena destacar el papel trascendente de la Iglesia Católica en la vida de los pueblos y en particular de nuestra región como de nuestra amada patria, donde la sociedad se ha desarrollado con principios y valores cristianos. En el martirizado país del “sagrado corazón de Jesús” se requiere para salir del escenario de violencia, desigualdad e injusticias el concurso y liderazgo de la Iglesia Católica, y más ahora que el Presidente Santos ha abierto la puerta de la reconciliación y de una salida política al conflicto, apuesta en la cual nos debemos involucrar todos los colombianos. Adenda: Mañana lunes nos reuniéremos en la Hostería Matamundo con la dirigencia cafetera del Departamento para escuchar sus planteamientos y acompañarlos en la postura contestaría para que sea atendida por el gremio y el Gobierno Central en éste momento de crisis. Por elemental principio de reciprocidad   es el momento de estar con los caficultores.

Comentarios

comentarios