Los devastadores efectos del huracán Sandy sobre vastas y super pobladas zonas de Estados Unidos, que históricamente no aparecían en las rutas de estos fenómenos climáticos, además de los graves daños causados en las islas del Caribe, éstas sí acostumbradas al ciclo anual de los duros vientos, deberán obligar a replantear las macro políticas ambientales del planeta y, sobre todo, a ponernos serios con el cambio climático. En el Huila en una sola semana estuvimos atendiendo dos tragedias disímiles: el intenso verano, mortal para ganado y cultivos en el norte y centro huilense, y la dolorosa avalancha en Isnos con alto saldo de luto. Liderado por la CAM el Huila ha dado un paso importante para generar estrategias orientadas a adaptarnos al cambio climático. Con la asesoría de la Embajada de Países Bajos, se puso en marcha el proyecto piloto Huila 2050 para promover iniciativas de adaptación y mitigación que ha merecido el reconocimiento  nacional. El cambio climático está reforzando los efectos destructivos de estas tormentas, que en el caso de Sandy son entre un 5% y un 10% más fuertes de lo que cabría esperar de una tormenta de estas características, según señalan los propios investigadores estadounidenses. Los más calificados meteorólogos enfatizan en que, a la luz de los acontecimientos que se han sucedido a lo largo y ancho de la Costa Este de Estados Unidos, la tormenta Sandy se ha ganado méritos para recibir el calificativo de «histórica», puesto que la temperatura del agua es mayor, las olas más grandes y la lluvia más fuerte. Solo el cambio climático explica que este fenómeno, así como otros extremos, haya roto varios récords; están cayendo uno detrás de otro con efectos mayúsculos. Además, advierte que lo ocurrido con Sandy tendrá continuidad en otros continentes con la intensificación de las tormentas y de las sequías, eventos que no ocurrirán siempre en el mismo lugar, sino que se irán desplazando y su ubicación geográfica dependerá del fenómeno climático de El Niño». ¿Qué estamos haciendo o hemos hecho con el planeta para que la devastación sea cada vez mayor, pese a que las medidas de seguridad, de contingencia y de prevención son hoy mucho mayores que hace algunas décadas, o que la alta tecnología muy poco o nada pueda hacer frente a la fortaleza de un huracán, tornado, sequías o lluvias incesantes? ¿Cuántos muertos, billones de dinero perdido o devastación necesitaremos para entender que el planeta tiene un ciclo natural, creado por millones de años, que hemos alterado en pocas décadas y éste, como en efecto bumerang, se nos está devolviendo? El cambio climático es una realidad global irreversible y generará graves impactos en todos los órdenes. La adaptación puede reducir los daños, pero no eliminarlo. Ahí está el desafío. DESTACADO “El cambio climático es una realidad global irreversible y generará graves impactos en todos los órdenes”. EDITORIALITO La demora en una negociación sobre los costos de un arrendamiento de las redes eléctricas puso en riesgo la ampliación de los puntos de fibra óptica en 33 municipios del Huila. No hay razones válidas para frenar el desarrollo de la tecnología y congelar los proyectos de conectividad. Las autoridades locales y académicas deben presionar para que se agilice y se garantice el cumplimiento de los programas de expansión, como fueron diseñados.

Comentarios

comentarios