Frecuentemente escuchamos con deleite a los artistas Luis Eduardo Tafur y Eugenio Augusto Lima, integrantes del Dueto La Gaitana, puesto que con sus cantares estimulan los más puros sentimientos en serenatas bajo la luz de la luna, porque  como lo señaló Beethoven: “La música debe hacer brotar fuego del corazón del hombre y lágrimas de los ojos de la mujer amada”.

Luis Eduardo y Eugenio conformaron el dúo en 1991 y desde entonces, han participado en los más importantes concursos y encuentros como el Mono Núñez (Ginebra), Luis Carlos González (Pereira), Hermanos Moncada (Armenia), Colono de Oro (Florencia), Anselmo Durán Plazas (Neiva), Garzón y Collazos )Ibagué),  El Mangostino de Oro (Mariquita), Hermanos Martínez (Floridablanca) y Apolinar Criales (Puerto Salgar), entre otros. El Dueto La Gaitana  ha actuado en restaurantes, clubes y centros de convenciones de gran categoría. Sus giras internacionales han comprendido a Méjico, Costa Rica, Honduras, Guatemala y otras repúblicas centroamericanas. En los últimos tiempos han sido escasas las agrupaciones musicales que han logrado destacarse en el firmamento musical de nuestro país, por muchos motivos, entre otros, por el abandono tradicional de los gobiernos para con los artistas que interpretan los aires vernáculos y por el olvido en que los medios radiales y audiovisuales han mantenido la música colombiana tradicional, a la cual no consideran comercial ni lucrativa.

Rica, variada y valiosa ha sido la nómina de los compositores colombianos de todas las épocas. Las agrupaciones que los interpretaban, paulatinamente han ido desapareciendo en gran parte, pero aún es tiempo de respaldar a las que quedan o van surgiendo.  En este empeño por defender nuestra música autóctona, no podemos desmayar. Esto es un patrimonio de todos.  No solamente a las autoridades les corresponde la conservación de nuestro acervo cultural. También se deben sumar los colegios y universidades, la empresa privada y los mismos artistas. De igual modo, deben asumirlo como un deber los medios periodísticos, radiales y televisivos.  Reivindiquemos la música nuestra. Bien vale la pena buscar un espacio para darnos un abrazo fraternal y rendirle culto a la belleza de nuestras mujeres, al paisaje, a la tradición, a nuestra música y a los artistas como el Dueto La Gaitana, admirables paisanos nuestros.

Comentarios