Acaba el alcalde Pedro Hernán Suárez Trujillo de oficializar su reforma de la estructura organizacional del municipio de Neiva que se sustenta principalmente en el cumplimiento de promesas de campaña contenidas en la propuesta del candidato ganador, que es lo que tradicionalmente impulsa a un mandatario a provocar estas reformas por lo menos desde la elección popular de alcaldes y gobernadores. No me voy a referir a las caras nuevas en el gabinete de la capital y solo me ocuparé de lo que considero aspectos más importantes de la medida. El Alcalde creó tres nuevas secretarías: La de Desarrollo económico y la de la Mujer, la Adolescencia y la Familia y la del Medio Ambiente. Todas otorgan un mayor estatus a las actividades que antes en administraciones anteriores se daban dispersas e incoherentes. Sin embargo, la de Desarrollo Económico provoca cierto escepticismo porque la labor en este campo es la de orientar las actividades productivas pero no realizarlas ya que los entes territoriales no gestionan negocios directamente. En este sentido diría que un buen departamento en Planeación habría sido suficiente para generar estudios y directrices sobre lo que el municipio debe incentivar en el campo económico. Depende, en últimas de quien realice la gestión y el direccionamiento que el propio alcalde le de a la nueva secretaría. En cuanto a la segunda, el Dr. Suárez Trujillo hizo reiterada mención en su campaña a dignificar a la mujer e integrar a las familias de la ciudad y, particularmente, preocuparse por los adolescentes. Aquí acertó el alcalde porque en salud y en otras dependencias se han hecho muchas tareas para ello sin coordinación muchas veces y con pérdida de eficacia pues los resultados no han sido los mejores. Ojalá los programas a adelantar sean los que, previo análisis, se requieren para tal dignificación. El tema ambiental, por supuesto que merece ser tratado a nivel de secretaría remplazando al Datma que recibió siempre un trato menor. Quedó otra reforma más importante quizás: Las Empresas Públicas que claman a gritos una efectiva restructuración al igual que la oficina de Planeación a la que le deben quitar funciones que no debe realizar pues no es una secretaría operativa. Esto debe lograrlo el Alcalde muy pronto.

Comentarios

comentarios