Llamadas telefónicas de supuestas exigencias económicas que no lograron ser comprobadas en el juicio oral contra Jaime Cabrera Gómez, llevaron a su absolución. LA NACIÓN, Neiva Llamadas telefónicas de supuestas exigencias económicas que no lograron ser comprobadas en el juicio oral contra Jaime Cabrera Gómez, llevaron a su absolución. La decisión fue adoptada por el Juez Quinto Penal Municipal con Funciones de Conocimiento al terminar las audiencias de práctica de pruebas de la Fiscalía Primera Local y del abogado John Jairo Clavijo González, defensor del acusado. El profesional del Derecho sostuvo que el delegado del ente investigador no logró probar que su prohijado hubiera realizado las llamadas extorsivas. “La pruebas técnicas al teléfono fijo, dio que no se había llamado”. El defensor probó en el juicio contra Cabrera Gómez, que el hombre a pesar de haber sido capturado con los 15 millones de pesos, no fue la persona que realizó la extorsión. “Se logró demostrar que no había constreñimiento”, indicó el abogado Clavijo González. El hombre fue capturado el 5 de junio de 2011 por efectivos del Gaula del Ejército en un centro comercial en el microcentro de Neiva, luego de varias semanas de trabajos de investigación. Cabrera, de 47 años de edad, supuestamente había exigido los 15 millones de pesos a un comerciante del municipio de Villavieja, “a cambio de no atentar contra la integridad física de su familia y contra sus bienes patrimoniales”, afirmó el día de la detención el comandante de la Novena Brigada, coronel Juan Carlos Ramírez Trujillo. Agregó que Cabrera Gómez era integrante de la red de apoyo al terrorismo del frente 17 ‘Angelino Godoy’. “Desde hace un año pertenecía al grupo armado ilegal, entregando información relacionada con los gremios del norte del Huila, acciones intimidatorias para presionar el pago a través de llamadas telefónicas y el recaudo ilegal del dinero producto de las extorsiones”, explicó el oficial.

Comentarios

comentarios