Al pobre presidente Juanma le reventó el chichote que como Jefe de Estado le ocasionó el insólito, inequitativo, absurdo y sospechoso fallo de la Corte Internacional de Justicia Al pobre presidente Juanma le reventó el chichote que como Jefe de Estado le ocasionó el insólito, inequitativo, absurdo y sospechoso fallo de la Corte Internacional de Justicia (?) de La Haya). Ante el hecho de ser inapelable y de haber acordado Colombia con el Pacto de Bogotá, en 1948, su compromiso de dirimir sus diferendos limítrofes con otros países en el seno de ese tribunal, ahora las tendrá con las pretensiones del chafarote violador, abusivo, chantajista, tramposo, camorrero dictadorzuelo de la nación centroamericana, aupado por su favorecedor y mentor político de Venezuela para creerse dueño y señor de todo el Mar Caribe. Si con todas las pruebas sobre la presencia guerrillera al otro lado de la frontera, nuestro débil mandatario no fue capaz de continuar con las caracterizadas denuncias que ante el mundo hizo en ese sentido su entonces superior Álvaro Uribe Vélez,  y más bien prefirió cohonestar lo que se estaba rechazando y condenando, para luego elegirlo como su “nuevo mejor amigo”, imaginémonos cuál será su actitud ahora que ha empezado la incursión de embarcaciones  oficiales nicaragüenses en aguas que por siglos han sido colombianas. Y no solo para hacer alarde de soberanía este otro Daniel el travieso, con provocadora arrogancia, sino para asediar y hasta atropellar a los modestos pescadores nativos del archipiélago, territorio que parece está en sus intenciones reclamarlo. Por suerte Humberto de la Calle Lombana, en su condición de jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos con los comisionados de la subversión en La Habana, es garantía de tranquilidad. Que si bien atenderá las sugerencias y planteamientos trazados por los Santos-No olvidemos que Enrique, el hermano mayor de Juanma, conocido en pretéritos tiempos como el “guerrillerito del Chicó”, es el que lo direcciona en esto-, De la Calle, estamos seguros, no permitirá negociar la paz a base de impunidad. Es una ventaja enorme que tenemos. Porque, perdido el litigio con Nicaragua y cabalgando con los sediciosos como jinetes, sería lo peor que le sucediera a toda nuestra historia Patria, y de contera el presidente se haría aquel otrora llamado “corte de franela”, esta vez político, para su presupuestada reelección. Ya empezó a bajar su popularidad. ¡Se vencieron los términos! Entre ayer y (hoy jueves) se vencían los términos para que el procurador General Alejandro Ordoñez Maldonado, respondiera los Derechos de Petición que le presentamos separadamente tres periodistas para que informara acerca del estado en que se halla el caso TIG-SA que afronta la gobernadora del Huila. Si desacata este derecho consignado en la Constitución Nacional, ¿en quién se podrá creer?

Comentarios

comentarios