megacolegio

Según la Contraloría Departamental, durante el Gobierno anterior no se cumplieron con las metas propuestas en el Plan de Desarrollo Según la Contraloría Departamental, durante el Gobierno anterior no se cumplieron con las metas propuestas en el Plan de Desarrollo, pues éste sólo se ejecutó en un 84,7 por ciento. Educación, deporte, salud, planificación y desarrollo, los sectores con menores resultados. LA NACIÓN, NEIVA La administración del ex gobernador Luis Jorge Sánchez García no cumplió con las metas de inversión financiera en varias dimensiones del Plan de Desarrollo, originando que muchos de los proyectos presentados en su plan de gobierno quedaron en el papel y nunca se llevaron a cabo. Así lo estableció la Contraloría Departamental en su Informe Presupuestal, Financiero y de Gestión, en el cual analizó la gestión de la Gobernación del Huila durante el periodo 2008-2011, evaluación que arrojó ‘flojos’ resultados de la pasada administración, especialmente en el tema educativo, en la construcción de distritos de riego y en la adecuación de la red hospitalaria. Según el documento, firmado por la contralora Indira Burbano Montenegro, la pasada administración no cumplió con las metas de inversión financiera en varias de las dimensiones del Plan de Desarrollo, por tal motivo se quedaron en papel muchos de los proyectos determinados. ‘Rajados’ los megacolegios En el tema de educación, la Contraloría Departamental indicó que para la vigencia final del periodo de gobierno pasado, dicho sector tuvo una ejecución promedio en sus metas del 88,1 por ciento, es decir, la gestión se quedó corta con respecto a los objetivos planteados. Por ejemplo, en la meta propuesta de construir cinco megacolegios en el Huila, la Contraloría encontró que en el caso de la Institución Educativa Luis Calixto Leyva en Garzón, obra cuyo costo asciende a 7.000 millones de pesos, dicha construcción se encuentra inconclusa y no se adelantan trabajos desde hace seis meses. De igual forma el informe destaca que dicho mecagolegio no está en funcionamiento, incumpliendo con el objetivo del proyecto, el cual debió entregarse desde hace ya varios meses. En el caso del megacolegio de Baraya, construcción que tuvo una inversión de 3.147 millones de pesos, la Contraloría advirtió que dicha obra igualmente está inconclusa y no se encuentra en funcionamiento. En cuanto a la construcción de la sede de la Institución Educativa La Asunción en el municipio de Tello, obra que cuyo costo asciende a 3.300 millones de pesos, la Contraloría encontró que dicha edificación no está cumpliendo con la meta establecida en el proyecto por no encontrarse en funcionamiento, pues aún faltan por adecuar pasillos y las aulas de clase. “Puede observarse que de los cinco proyectos (megacolegios), a la fecha de este informe sólo se habían construido dos completamente; por consiguiente la meta no se pudo haber cumplido satisfactoriamente. Asimismo, el concepto literal de ‘megacolegio’ es una construcción de grandes proporciones, dotada con tecnología y herramientas educativas de punta, cuyo objetivo es satisfacer las necesidades educativas de un sector geográfico determinado. En consecuencia, confrontado lo anterior con las construcciones realizadas por la administración central, se determina que no hay término de comparación”, advirtió la Contraloría. En cuanto a la cobertura educativa, la Contraloría Departamental destaca que la anterior administración se había propuesto aumentarla por lo menos en cinco por ciento para la educación preescolar Grado Transición; dos por ciento en primaria; cinco por ciento en básica secundaria y cinco por ciento en la educación media. Sin embargo, teniendo en cuenta lo reportado por la Secretaría de Educación Departamental, esta no se alcanzó. “En consecuencia, se puede determinar en forma clara que la administración no pudo dar cumplimiento con la meta establecida”, precisa el informe. Sector salud En el sector salud, la Contraloría Departamental advierte algunas irregularidades en la construcción y adecuación de varios hospitales municipales. Por ejemplo, el informe indica que en el caso del Hospital San Juan de Dios de El Pital, convenio interadministrativo que se suscribió por más de 800 millones de pesos, se conoció que dicha infraestructura no cumple con las especificaciones técnicas que exige el Ministerio de la Protección Social para la habilitación de los servicios. Hay habitaciones donde no cabe una silla de ruedas por las puertas, las paredes se encuentran en mal estado y con grietas, con el agravante que la obra aún se encuentra sin recibir. La mayoría de los pisos se encuentran con declive, donde hay saltos que ponen en riesgo la circulación de pacientes, tanto a pie como en camillas o en sillas de ruedas. Igual situación se evidenció en el Hospital San Antonio del municipio de Tarqui, obra cuyo valor asciende a 1.445 millones de pesos y aún faltan por adecuar varios espacios. “La meta de producto no tuvo cumplimiento total debido a las demoras y retrasos dados fundamentalmente por procesos administrativos y legales que se deben cumplir”, precisa la Contraloría. Distritos de riego En el caso de la construcción del distrito de riego de pequeña escala Satias en el municipio de Algeciras, la Contraloría advirtió un posible detrimento patrimonial, pues pese a que se invirtieron por parte del Departamento 1.014 millones de pesos, dicha infraestructura en la actualidad no está en servicio, generando millonarias pérdidas a la comunidad del sector que tuvo que aportar más de 600 millones de pesos para cofinanciar el proyecto. “El Departamento no se ha preocupado por realizar seguimiento al funcionamiento del distrito, lo que podría generar detrimento patrimonial al Estado, por cuanto la obra no está cumpliendo el objeto para la cual fue construida”, indica la Contraloría. Igual situación ocurre en el distrito de riego de pequeña escala de Altamira, obra en la que el Departamento invirtió 844 millones de pesos y no está en funcionamiento, “esta situación puede generar detrimento fiscal, por cuanto la obra no está generando ningún beneficio ni a la comunidad ni a la región”, puntualiza la Contraloría. La Contraloría concluyó que de los siete distritos de riego que se inspeccionaron, incluyendo el de Tesalia-Paicol,  sólo se encuentran operando tres, que equivalen al 42,9 por ciento; otro porcentaje igual se encuentran fuera de servicio por falta de mantenimiento o posibles fallas de construcción y el restante 14,3 por ciento no se han terminado, evidenciando el no cumplimiento de dicha meta en el pasado gobierno. Agua potable Al confrontar el resultado de la cobertura de este servicio con lo establecido por el Gobierno, se puede determinar que la meta de resultado no se pudo cumplir, debido a que el promedio general de acueducto rural a nivel departamental sólo alcanza el 58,2 por ciento. En este aspecto, el único municipio que alcanza y supera esta meta es Elías, cuyo porcentaje alcanza el 91,2 por ciento. megacolegio Foto megacolegio En el caso de la Institución Educativa La Asunción en el municipio de Tello, la obra no está cumpliendo con la meta establecida en el proyecto por no encontrarse en funcionamiento, pues aún faltan por adecuar pasillos y las aulas de clase.

Comentarios