edith paola centeno

Edith Paola Centeno Polanía salió de la camioneta a ver qué estaba pasando metros más adelante. Edith Paola Centeno Polanía salió de la camioneta a ver qué estaba pasando metros más adelante. “Toda la gente que estaba conmigo quedó atrapada. Una piedra me golpeó la espalda y rodé 80 metros”, dijo la mujer que viajaba con sus dos hijas. RAFAEL RODRÍGUEZ C. LA NACIÓN, Neiva “Dios me tiene para algo muy grande porque de todos mis compañeros del carro solamente sobreviví yo y otra persona. Prácticamente la montaña se nos vino encima”, expresó Edith Paola Centeno Polanía, una de las siete personas que resultaron heridas en el deslizamiento de tierra que sepultó cerca de cinco carros, dejó dos muertos y un número indeterminado de desaparecidos. La mujer, que se recupera del trauma abdominal cerrado que sufrió por los golpes, rodó cerca de 80 metros por un abismo cuando el alud cayó sobre las personas y vehículos que se encontraban parados a la altura de la vereda La Plata en el corregimiento Río Las Ceibas, en la vía que de Neiva conduce al municipio de San Vicente del Caguán (Caquetá). Edith había salido de la camioneta en la que viajaba hacia la casa de su hijo en San Vicente, con la intención de hacer desde su celular un video del derrumbe que tenía taponada la vía y estaba siendo removido por la retroexcavadora. “Iba en una camioneta con el cupo completo, me bajé de ella y me fui a grabar con el celular cuando la tierra se vino”, manifestó la mujer. “Son momentos muy difíciles, es algo muy horrible”, expresó Centeno Polanía, al recordar que el derrumbe comenzó con pequeñas piedras y palos. “Le dije al conductor que nos moviéramos porque la montaña se iba a venir, comenzó a caer palos y piedras y en segundos se vino todo y se volcó la camioneta”. Centeno, de 40 años de edad, había salido desde Bogotá en compañía de dos hijas a visitar un hijo. “Las niñas salieron ilesas gracias a Dios”, manifestó la mujer, quien trabaja en un casino en la capital de la República. Un golpe en la espalda fue la salvación de la mujer para no quedar bajo los 8.000 metros cúbicos de tierra que se desprendieron de la montaña. “Una piedra me golpeó por la espalda, me tumbó y rodé por el abismo. Escuchaba la gente gritar y pedir auxilio”, indicó la mujer en medio del llanto de la felicidad de estar con vida. El alud, según Centeno, sepultó los vehículos que se encontraban en la carretera a la espera que la retroexcavadora abriera paso para continuar el camino. “Todos los carros quedaron atrapados, la chiva, unas camionetas y la retro”. Sostuvo que el conductor de la camioneta en la que ella viajaba murió. “Me imagino que muchísima gente quedó bajo la tierra”. Foto: RRC edith paola centeno Edith Paola Centeno Polanía sobrevivió a la tragedia, luego que una piedra la golpeara en la espalda y la lanzara hacia el abismo.

Comentarios

comentarios