El agotamiento del Doble anís, insignia departamental y fuente de ingresos, es producto de la falta de planeación, advirtió la Contraloría.

Solo en establecimientos comerciales para compra directa por unidades, es posible obtener el aguardiente Doble Anís. LA NACIÓN, NEIVA

El agotamiento del Doble anís, insignia departamental y fuente de ingresos, es producto de la falta de planeación, advirtió la Contraloría.

El

Solo en establecimientos comerciales para compra directa por unidades, es posible obtener el aguardiente Doble Anís. Fuentes de entero crédito informaron a LA NACIÓN que el producto se agotó completamente en bodega, como lo había anticipado a comienzos de este mes. Se trata del volumen que se contrató para ser preparado y envasado por la Fábrica de Licores de Antioquia, FLA, en una situación insólita y desconcertante para el Huila, que ha tenido en este aguardiente un producto de imagen de exportación, especialmente durante sus festividades sampedrinas. Además, este inédito hecho tiene al departamento a un paso de un grave detrimento de su patrimonio, por la pérdida de más de siete mil millones de pesos por concepto de impuestos y regalías por venta y consumo de Doble Anís. Como lo informó LA NACIÓN en su momento, el Huila no solo está en riesgo de perder más de siete mil millones de pesos por concepto de impuestos y regalías por venta y consumo de aguardiente. No es posible contratar una producción parcial, debido a la vigencia de la Ley de Garantías Electorales. Además, una licitación implica términos de tiempo mucho más amplios: ni siquiera se alcanzaría de aquí a San Pedro. Oficialmente, no ha habido una respuesta frente a la circunstancia que enfrenta hoy el Huila en esta materia.

Comentarios

comentarios