Hay razones claras por las cuales se anticipó la posesión del gobernador Carlos Mauricio Iriarte, que inicialmente se había anunciado para mañana lunes. Fuentes que LA NACIÓN y MUY ÍNTIMO consultaron oportunamente habían hablado con seriedad de la posesión del gobernador para este 22 de abril. Arribo tempranero Hay razones claras por las cuales se anticipó la posesión del gobernador Carlos Mauricio Iriarte, que inicialmente se había anunciado para mañana lunes. Fuentes que LA NACIÓN y MUY ÍNTIMO consultaron oportunamente habían hablado con seriedad de la posesión del gobernador para este 22 de abril. La semana pasada, el hoy gobernador acudió, como correspondía, a la instrucción que ordena la Escuela Superior de Administración Pública, Esap. Pero Iriarte decidió regresar a Neiva más pronto que tarde. Razón de “peso” De haber permanecido más tiempo en Bogotá, Iriarte encontraría “todo el presupuesto comprometido”, según dijeron fuentes bien enteradas. Ante el temor de encontrar la olla raspada –una evidente “razón de peso”-, se decidió la posesión lo antes posible, como finalmente ocurrió. Apurado, el mandatario aceleró su curso en la Esap, obtuvo la certificación correspondiente como alumno aventajado y armó maletas hacia Neiva, antes de que “feriaran” todos los recursos del departamento. En la movida El evento de la semana Sin duda alguna, esta que termina fue una semana bastante agitada en materia política en el departamento, y cómo no, si el evento principal fue la posesión como gobernador de Carlos Mauricio Iriarte. Había prometido que el acto sería en la comuna o corregimiento que más votos le diera, y ganó El Caguán, hasta donde se desplazaron decenas de invitados desde Neiva y algunas poblaciones cercanas. El trancón a la entrada de la localidad fue monumental. Quejas del protocolo Del evento mucho se ha dicho. Por ejemplo, algunos de los invitados se quejaron de que faltó organización, pues incluso congresistas como Consuelo González, Carlos Augusto Rojas y Hernán Andrade casi se tienen que aguantar el discurso de pie. Menos mal hubo una que otra alma caritativa que les cedió su silla porque la cosa iba para largo. Saludos tardíos De hecho, no pasó desapercibido que en el momento de los saludos a los asistentes a su posesión, Iriarte olvidó a varias personalidades como los representantes Silvio Vásquez y Carlos Augusto Rojas a quienes nombró casi de últimos. Al parecer, alguien envió un pin al gobernador, recordándole el detallito. El gabinete Y quizá uno de los temas más esperados del evento de posesión de Iriarte fue el anuncio de los miembros de su gabinete, pues se había rumorado que lo haría terminando el discurso, cosa que no ocurrió. Al finalizar, Iriarte dijo que salía para la Gobernación donde revelaría el secreto, pese a que ya se había filtrado uno que otro nombre. Que sí, que no Cuentan las fuentes de MUY ÍNTIMO que primero llegaron los lagartos que el propio Gobernador al Palacio del Mosaico. Eso sí, su entrada fue directo al que será su despacho por los próximos dos años y medio y ahí comenzó el calvario, pues para empezar, todos querían entrar a buscar lo suyo en el gabinete. Dicen que por cuenta de las cuotas que todos los partidos y movimientos políticos pedían, Iriarte habría cambiado como tres veces el bendito gabinete. ¡Ay Dios! ¡De pelea! Pero lo que pocos saben es que por cuenta de las cuotas burocráticas hubo hasta pelea. Cuentan que minutos antes de la posesión de Iriarte, el senador Carlos Ramiro Chávarro y el ex candidato Jorge Fernando Perdomo se engancharon en tremenda discusión. Gritos, palabras de alto calibre iban y venían, sostienen testigos que le revelaron a MUY ÍNTIMO que la cosa estuvo tan fuerte, que por poco termina en golpes. ¿Quién hubiera ganado? ¡Se escuchan apuestas! Vieja disputa Sin embargo, hay quienes afirman que la situación entre los dos, Chávarro y Perdomo, no es nueva, que durante la campaña pasada el ambiente estuvo tenso entre ellos, solo que ahora estuvo peor. Por eso, al evento de posesión Perdomo llegó tarde y sin hacer bulla. Como que estaba bravo, bravo. Más bravo Uno que también por poco se sale de su camisa fue el representante Silvio Vásquez Villanueva, a quien según cuentan, se le vio furioso porque se iba quedando por fuera del gabinete. Y claro, si la idea era dar prelación a los que trabajaron con todo en la campaña. Por eso no faltó quien le recordara a Vásquez Villanueva que para empezar en Santa María, su pueblo, había quedado ‘blanqueado’. Finalmente se quedó con Infihuila. Algo es algo. Muy feliz En cambio, el que sí quedó contento fue el senador Hernán Andrade Serrano, quien se llevó dos buenas secretarías: la de Vías e Infraestructura, con el plateño Camilo Ospina, y Hacienda, con su sobrino Luis Eduardo Serrano Tafur. Pero este sería compartido porque ya el Gobernador había pedido su hoja de vida ya que fueron compañeros de trabajo cuando Iriarte gerenció las Empresas Públicas de Neiva. Para ‘llamarada’ El representante Carlos Augusto Rojas, quien se ha mostrado más bien poco últimamente, también obtuvo participación en el gabinete del gobernador Iriarte. Suya es la Dirección de Tránsito Departamental donde estará Brigitte Olarte. ¿Desintegrados? Por su parte, el movimiento de Integración Conservadora se quedó solo con la Secretaría de Agricultura, con Eladio Vargas Trujillo, y una asesoría en la Secretaría de Educación con Martha Medina, ex directora de Bienestar Familiar. Además, comparte el puesto de la Lotería del Huila con ‘Llamarada’ pues la nueva gerenta es también amiga suya. Sin nada Y por supuesto, el que no obtuvo nada de nada fue el senador Jorge Eduardo Géchem, que ni siquiera estuvo en la posesión del Gobernador. Es que dicen en los mentideros ‘iriartistas’ que por esos lares no lo quieren ver ni en pintura por aquello de que no se comprometió de lleno con la Unidad Regional. ¿Y eso? En espera Si alguien ha sorprendido por no haber sonado ni tronado en el gabinete es Jorge Fernando Perdomo, jefe de debate de la campaña de Iriarte. Pero las malas lenguas dicen que tenía en su lista de candidatos a su amigo Carlos Yepes, hasta hace un tiempo perteneciente a las toldas de los González Villa. Total, se quedó por fuera Yepes, porque a Perdomo, que le dan algo, le dan.

Comentarios

comentarios