El concejal en diálogo con la abogada Paola Guillermo y otros cabildantes.
Un juez de garantías ordenó la libertad condicional del concejal Nelson Javier Rojas al no hallar mérito para cobijarlo con medida de aseguramiento, pero continúa vinculado a un proceso judicial.

Luego del fuerte escándalo que originó el enfrentamiento del concejal Nelson Javier Rojas Lima contra un auxiliar bachiller de Policía, adscrito a la Estación de Garzón, al que le propinó un golpe en el rostro, el Fiscal Local 27 de El Pital de turno durante el fin de semana, al servicio de la URI, determinó la libertad del cabildante al no encontrar el mérito legal para mantenerlo privado de la libertad, dentro del proceso preliminar que le fue abierto.

El dirigente político del Partido de Integración Nacional (PIN) negó los señalamientos que le hicieron a través de videos que fueron tomados durante el acontecimiento el pasado domingo hacia las cinco de la tarde, en la Calle Séptima entre carreras 11 y 10, frente a un restaurante, cuando unidades de la Policía llamaron la atención a un hermano del edil, que se movilizaba en una motocicleta en estado de embriaguez y en el que intervino Rojas Lima con la desafortunada salida contra el uniformado.

Sin audiencia pública

Inicialmente al Concejal se le detuvo bajo los cargos de porte ilegal de armas de fuego al no llevar los documentos del arma de dotación, del que fue descartado porque el registro del mismo estaba en diligencia y así lo demostró según el propio dirigente del PIN.

El fiscal del caso, Francisco Solano, solicitó la libertad ayer después de un análisis detenido del proceso que comenzó hacia las nueve de la mañana, tras no encontrar el mérito para dictar cargos y la medida de aseguramiento, obedeciendo sólo a un procedimiento en el despacho de la Fiscalía sin audiencia pública.

Aunque el Fiscal se negó a dar claridad frente al procedimiento, únicamente se limitó a manifestar que “he solicitado la libertad y ya él está libre. El delito por el que sigue vinculado es por lesiones personales”, sin embargo, algunos expertos en el tema judicial manifestaron que queda de por medio también el supuesto delito de agresión a funcionario público, al haberle propinado un golpe en el rostro al uniformado.

Escándalo

Este hecho causó revuelo ayer en el municipio de Garzón, por tratarse de un caso que ha dejado ya antecedentes como el ocurrido recientemente con el senador Merlano, en la Costa atlántica, que también afectó la integridad de agentes de la Policía, por lo que algunos sectores alcanzaron a pedir severas sanciones para que los concejales no originen este tipo de incidentes, por el puro hecho de la autoridad competente exigir el cumplimiento de las reglas, en este caso de movilidad y de respeto por las normas de conducción.

Rojas Lima salió directo a su residencia una vez el propio Fiscal en privado en su despacho leyó la decisión; mientras que del auxiliar de la Policía no se ha conocido su estado de salud y su pronunciamiento, debido a que el Tercer Distrito de Policía desde el momento que conoció el caso guardó silencio absoluto ante los medios de comunicación locales, cumpliendo sólo con la detención del político que hasta pasadas las cinco de la tarde de ayer permaneció bajo custodia en la Estación de Policía de Garzón.


Nelson Javier Rojas Lima, concejal de Garzón.

Comentarios