Jonathan Stick Ortiz Peña se entregó a la Policía tras haberle causado la muerte a Elver Avilés Cuéllar.

A una pena mínima de 17 años y cuatro meses de prisión se enfrenta el joven Jonathan Stick Ortiz Peña, comprometido en la muerte del labriego Elver Avilés Cuéllar cuando caminaba hacia su casa, en zona rural del municipio de Palermo.

El anuncio fue hecho ayer por el fiscal ante el Juez Segundo Penal Municipal de Neiva con Funciones de Garantías en las audiencias preliminares contra el presunto asesino.

El delegado fiscal recordó en la audiencia que Ortiz Peña, conocido como ‘Parche’, agredió “sin mediar palabras” a Avilés Cuéllar cuando se dirigía hacia su casa en compañía de la esposa y un amigo, en el sector de la Carrera Segunda con Calle Octava en el barrio Las Mercedes en la inspección de El Juncal, a las 3:30 de la madrugada del pasado domingo.

“Estuvimos en la discoteca, hubo una riña, un amigo ingresó, Elver se fue a sacarlo y nos fuimos para la casa, cuando en el camino fuimos sorprendidos por ‘Parche’, quien atacó con un arma blanca a mi esposo”, relató el funcionario judicial al recordar el testimonio de la esposa de la víctima fatal.

Ortiz Peña con una navaja de 23 centímetros le propinó la puñalada al campesino a la altura del costado izquierdo del pecho, causándole la muerte en el lugar de los hechos. “Sin ningún motivo lo apuñaló”, manifestó la compañera sentimental de Avilés Cuéllar a las autoridades.

El joven huyó hacia su casa, donde horas más tarde su progenitora llamó a las autoridades. “Se entregó por sugerencia de la mamá, quien llamó a la Policía”, informó el fiscal.
El delegado del ente acusador solicitó la medida de aseguramiento en centro carcelario contra Ortiz Peña al considerarlo “peligroso para la comunidad”, al sostener que “atentó contra el bien jurídico más protegido como es la vida”.

Añadió además que es necesario que aparezca en el proceso, ya que la pena mínima a la que se enfrenta es de 17 años y cuatro meses de prisión por el delito de homicidio simple que le imputó. “No tenemos garantías que vaya a comparecer, fácilmente puede huir”.

La defensa por su parte se opuso a la solicitud de medida carcelaria y pidió que fuera domiciliaria, al señalar que el joven es padre cabeza de familia. “Tiene bajo su custodia a su hijo de 2 años de edad”.

Agregó además que los hechos ocurrieron por una riña, “el fiscal cuenta con una versión parcial de los hechos…”.

El juez decidió acoger los argumentos del fiscal y profirió la medida de aseguramiento en centro carcelario.

Comentarios