Sídney festejó con el prometido espectáculo de efectos pirotécnicos el Año Nuevo este martes, en una de las primeras ceremonias con las que el mundo celebrará la llegada de 2014.

Por primera vez desde hace diez años, la ópera de Sídney fue la sede del lanzamiento de toneladas de pólvora como parte de las fiestas del 31 de diciembre.

Estos festejos costaron 6 millones de dólares australianos (3,8 millones de euros), según su alcalde, Clover Moore. Es el precio "de la fiesta de Año Nuevo más bonita del mundo, en el puerto más bonito del mundo", Harbour Bridge, destacó.

Los primeros fuegos artificiales comenzaron a iluminar el cielo de la ciudad tres horas antes de media noche (5:00 a.m. hora colombiana).

Las islas de Tonga en el Pacífico, fueron también de las primeras naciones en dar la bienvenida a 2014, con un festival religioso que culminó con el lanzamiendo al aire de "cañones" de bambú.

Ciudades de todo Asia serán las siguientes en recibir el Año Nuevo.

 

Comentarios

comentarios