El canciller venezolano Elías Jaua aseguró este lunes que el gobierno está abierto a que un representante del Vaticano o un grupo de cancilleres de Unasur puedan servir de "testigo de buena fe" para iniciar un diálogo con la oposición.

"Pudiera ser el secretario de estado del Vaticano, quien fue nuncio y conoce bien la realidad venezolana y es un hombre con una visión objetiva de todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo en Venezuela", respondió Jaua al ser entrevistado en el canal de noticias Globovisión cuando se cumplen dos meses de una protesta que dejó 39 muertos.

Luego agregó que el gobierno de Venezuela aceptaría también a "un pequeño grupo de cancilleres de Unasur" (Unión de Naciones Sudamericanas) y cerró precisando que aprobaría también a alguien propuesto por la oposición "siempre que sea para crear mejores condiciones".

El pasado jueves, el presidente Nicolás Maduro ya había aceptado que "un testigo" facilitara los contactos durante una visita de dos días (lunes y martes pasado) de cancilleres de Unasur a Caracas.

Tras reuniones con distintos sectores de la sociedad a pedido del gobierno venezolano (con estudiantes, representantes de los partidos de oposición y del chavismo, miembros de la iglesia venezolana), la comisión de Unasur celebró "la voluntad" de ambas partes por acordar una mediación.

Sin embargo, sectores de oposición critican que mientras el mandatario llama al diálogo, la justicia venezolana sigue deteniendo a estudiantes y dirigentes opositores.

Venezuela vive una oleada de protestas iniciadas por el movimiento estudiantil el 4 de febrero en San Cristóbal, que se extendieron a otras ciudades con el apoyo de los partidos políticos con reclamos contra la inflación, la inseguridad, la escasez de productos básicos y las detenciones de estudiantes y líderes.

En las últimas semanas, las manifestaciones de calle han ido perdiendo intensidad, aunque aún se registran episodios de violencia.

Desde el 12 de febrero, muchas de las manifestaciones han sido dispersadas con gases y otras han derivado en refriegas entre enmascarados y antimotines, con un saldo por ahora de 39 fallecidos, 560 heridos entre civiles y militares, 168 detenidos y 81 investigaciones abiertas por violaciones de los derechos humanos.

Venezuela: jefe militar asegura haber desbloqueado calles de ciudad cuna de protestas

Las principales avenidas que permanecían bloqueadas en San Cristóbal (oeste) por las protestas estudiantiles hace casi dos meses en Venezuela fueron liberadas la noche del domingo en un operativo conjunto entre policías y militares, informó el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, Vladimir Padrino.

"Acabamos toque de queda impuesto por el terrorismo en las avenidas Carabobo, Ferrero Tamayo y España de SC (San Cristóbal) sin víctimas. Adelante PNB (Policía Nacional Bolivariana) y GNB (Guardia Nacional Bolivariana)!", escribió Padrino en su cuenta de Twitter.

En el operativo del domingo participaron unos 250 efectivos militares y policiales, que detuvieron a 11 personas, informó el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez.

Un representante de la ONG Foro Penal y un periodista independiente en San Cristóbal, capital del estado Táchira, confirmaron la información, pero la ONG cifró en 20 los detenidos.

Raquel Sánchez, de Foro Penal en esa ciudad, aseguró a la AFP que las zonas "sí fueron liberadas" luego de horas de un "despliegue desproporcionado" de la fuerza pública, pero estimó que las protestas continuarán. El periodista refirió la misma información.

Este lunes, Génesis García, líder estudiantil de la Universidad Católica del Táchira, dijo a la AFP que a pesar de la "militarización" del estado, "obviamente vamos a seguir manifestando. Estamos evaluando la situación para reactivar las trincheras de la libertad".

San Cristóbal es el epicentro de las protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro, que iniciaron el 4 de febrero contra la inseguridad y que se extendieron a otras ciudades con el apoyo de los partidos políticos con reclamos por la inflación de 57,3% -la más alta de América Latina-, la escasez de productos básicos y la detención de estudiantes y líderes opositores.

Desde hace 56 días, universitarios de San Cristóbal han bloqueado las calles con trincheras hechas con escombros, cauchos y hasta electrodomésticos o vehículos quemados, bautizadas como "puntos de resistencia", donde han ocurrido distintos enfrentamientos con grupos antimotines que intentaron reabrir las vías sin éxito.

En febrero incluso el ministro de Interior, Miguel Rodríguez, ordenó desplazar un batallón de paracaidistas al estado Táchira ante el alerta, dijo, de la presencia de "personal colombiano que viene a cumplir misiones de paramilitares".

Acusado de permitir la violencia y el cierre de calles, el alcalde opositor de San Cristóbal, Daniel Ceballos, fue destituido y el martes fue sentenciado por el Tribunal Supremo de Justicia a un año de prisión en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas.

Desde el 12 de febrero, muchas de las manifestaciones callejeras en Venezuela han sido dispersadas con gases lacrimógenos, chorros de agua y perdigones, y otras han derivado en refriegas entre enmascarados y fuerzas del orden público.

Con las dos últimas muertes por hechos relacionados con las protestas durante el fin de semana en Maracaibo y San Cristóbal, los fallecidos llegan a 39.

Según la Fiscalía General, las protestas en todo el país han dejado unos 560 heridos entre civiles y militares, 168 detenidos y 81 investigaciones abiertas por violaciones de los derechos humanos.

Mujica dijo que Venezuela necesita ser respetada y llama a solución pacífica

El presidente uruguayo, José Mujica, llamó el lunes a respetar a Venezuela y sostuvo que la resolución de sus problemas "no debería ser violenta, y menos, azuzada desde afuera".

"Cuando el mundo entero le pide a Estados Unidos que archive su política de bloqueo económico a Cuba, surgen desde ese gobierno voces amenazando con sanciones a Venezuela. ¿No se aprende nada de la historia? ¿Acaso esa actitud ha servido para resolver algo que no sea imponer privaciones a los débiles en distintas sociedades?", dijo Mujica en declaraciones a la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

"Lo primero que necesita Venezuela y toda América Latina es ser respetada. Haremos nuestra historia, buena o no, pero será nuestra, y cada vez que así no se entienda será para peor", enfatizó.

El presidente uruguayo añadió que en segundo lugar hay que "querer a los venezolanos todos". "Sus contradicciones son también las nuestras y su resolución no debería ser violenta, y menos, azuzada desde afuera", sostuvo.

"Es el camino abierto del voto, en el fiel cumplimiento constitucional, el que debe sustituir a la piedra y a la 'guarimba' como alternativa política. Nuestras Constituciones podrán tener limitaciones, pero su respeto es un camino necesario", agregó el mandatario.

"Paz, tolerancia, respeto y negociación son valores a recordar y cultivar para y por una Venezuela integrada a los pueblos del Sur", concluyó.

Venezuela vive una oleada de protestas iniciadas por el movimiento estudiantil el 4 de febrero en San Cristóbal, que se extendieron a otras ciudades con reclamos contra la inflación, la inseguridad, la escasez de productos básicos y las detenciones de estudiantes y líderes políticos.

En las últimas semanas, las protestas callejas han ido perdiendo intensidad, aunque aún se registran episodios de violencia.

Desde el 12 de febrero, muchas de las manifestaciones han sido dispersadas con gases lacrimógenos y otras han derivado en refriegas entre enmascarados y antimotines, con un saldo por ahora de 39 fallecidos, 560 heridos entre civiles y militares, 168 detenidos y 81 investigaciones abiertas por violaciones de los derechos humanos.

Comentarios

comentarios