Fotos: Karol Pérez - Óscar Roldán.

Fotos: Karol Pérez - Óscar Roldán.

Conozca cuál es el drama de las familias y los pequeños que buscan en una cirugía una nueva esperanza de vida.
 

 
“Mi hija tiene 6 añitos y siempre hemos estado pendientes de su salud, de que pueda librarse de lo que presenta desde que nació”, estas son las palabras de Otoniel Pizo Volveras quien junto con su esposa ha tenido que hacer hasta lo imposible porque su pequeña hija presente mejorías y deje de ser la distracción para el resto del mundo.

Otoniel es oriundo de una Vereda llamada Dos Aguas ubicada en el municipio de La Plata, Huila y desde hace ocho años conoce de la Jornada ‘Healing The Children’ que se realiza cada año en distinto lugares del país. En esta ocasión viajó hasta la capital del Huila para que los médicos valoren a su hija quien cursa primero de primaria, buscando que le den un diagnóstico acertado del estado de ella y de igual forma realizar todas las terapias que desde ayer se le vienen haciendo.

 

La discapacidad de Lida

Lida Yuliana Pizo presenta labio leporino y paladar hendido desde que llegó al mundo, sus papás piensan que lo padecido por su hija es cuestión de genética, pues no sólo ella cuenta con ese factor en su familia sino que otras tres primas también padecen de lo mismo.

Sin embargo los médicos le dicen que el hecho de que la pequeña cuente con ese factor es debido a la constante fumigación de frijol y lulo que donde ellos viven siempre se genera para prevenir plagas.

 

 


Otoniel Pizo con su pequeña hija Lida Yuliana Pizo.
 

Otoniel viene de una familia humilde, trabaja en el campo y lo que gana es para el sustento diario de su esposa y sus dos pequeñas niñas una de 5 y Lida de 6 años.

Pese a su situación económica, labora día y noche sin descanso para conseguir dinero que le permita viajar cada año hasta el lugar donde se lleve a cabo la jornada donde examinan a su hija y la ayudan con terapias de lenguaje.

Desde su tierra Otoniel se gastó cinco horas para llegar a La Plata y de allí tuvo  que pagar un nuevo tiquete terrestre para que lo trajera hasta Neiva su destino final.

En total le tomó ocho horas de camino y 30.000 pesos sólo la llegada para poder asistir a la jornada. Como si fuera poco, desde ayer que llegó ha tenido que hacer una larga espera con el turno en sus manos que le indica el puesto correspondiente para ser atendido, pero para él nada es insoportable ni ningún impedimento para que valoren a su hija porque sabe que es lo mejor para ella, “yo sé que ella se va a mejorar y además los médicos que la ven son muy buenos”, dice sonriente Otoniel.

El preocupado padre al igual que las otras personas que llegan hasta la jornada buscando un mejor bienestar para sus hijos, recibe el apoyo de las Fuerzas Militares de la ciudad quienes durante los cinco días de lo que dura la jornada, le brindan alojamiento en el Batallón de la Novena Brigada y las tres comidas diarias junto con refrigerios.

 

Cirugías practicadas

Pese a que Lida ha recibido un total de dos cirugías, su padre aún espera que le sean practicadas dos más, que sólo a la edad de los 8 años se le podrán realizar, por ahora seguirán asistiendo anualmente a la jornada para que la valiente y hermosa niña vaya mejorando su lenguaje con las terapias recibidas por sus médicos.

 

Historia de Lina Saraí

Herminda Usa es tía de Yuliana y al igual que su cuñado viene con Lina Saraí Martínez su hija de 7 años que también presenta labio leporino y paladar hendido.

Con tan sólo cuatro meses de edad, su pequeña niña recibió su primera cirugía gracias a la jornada ‘Healing The Children’ que para ese tiempo se desarrolló en Villavicencio, Meta, pero como a cualquier persona le pudo haber pasado, a Lina se le soltaron los puntos y tuvo que ser remitida de inmediato hasta la ciudad de Bogotá para ser internada en una clínica particular y le reconstruyeran el labio. 

“La operación le quedó bien, pero en la parte donde se le soltaron los puntos le quedó safado, me tocó esperar a los 11 meses para poder otra vez hacerle una cirugía”, dijo a LA NACIÓN.COM la humilde señora.

 


Lina Saraí Martínez presenta labio leporino y paladar hendido. Ha recibido dos cirugías.

Desde las 8:00 de la mañana Herminda espera  al interior del Hospital Universitario de Neiva a que por fin un médico revise a su hija y le diga si es necesario otra cirugía o no.

Ella es nativa del municipio de La Plata, pero desde hace 10 años se encuentra residiendo en Villavicencio, departamento del Meta, junto con su esposo y donde dio a luz a Lina, aquella niña tan especial para ella y por la cual hace lo necesario para que todos los años sea valorada por los “excelentes médicos de la jornada ‘Healing The Children’”, como ella los considera.

 

Trayecto hasta Neiva

Herminda junto con su pequeña soportó un trayecto de 13 horas: 7 de Villavicencio hasta Bogotá y 6 horas desde la capital hasta Neiva, “es un viaje muy aburridor, porque además tuvimos que esperar bastante tiempo en el terminal del sur para que el bus se llenara de pasajeros y ahí si salir hasta acá”, comentó la mujer, quien se le ve un poco cansada quizá por el largo viaje y preocupada por la situación de su hija.

Pese a eso, Herminada debió gastar 80 mil pesos para llegar hasta su lugar de destino: Neiva, “eso es sólo la venida, falta lo de la devuelta que es el mismo valor”, agrega la madre de Lina.

Herminda sólo espera que los médicos le ayuden con su pequeña hija y le encuentren mejoría total para su defecto como para su encía que desde la primera operación dejó de ser igual a la de las demás personas.

Mientras tanto seguirá bajando todos los años hasta el pueblo más cercano de su casa para conocer los lugares donde anualmente se llevarán a cabo las jornadas, “en el pueblo seguiré preguntando, averiguando sobre la jornada, porque hasta que sea necesario que mi hija asista a ellas, lo haré para que los médicos la miren”, termina diciendo Herminda con una gran sonrisa dibujada en su rosto.  

 


Muchas fueron las personas que llegaron con sus hijos hasta la jornada 'Healing The Children'.


Los padres llevaron a sus hijos para ser evaluados por los especialistas más calificados.


Los médicos revisaron a los niños quienes cuentan con diferentes discapacidades.

Comentarios

comentarios