Fotos: Soho - Suministradas.

Fotos: Soho - Suministradas.

La ex presentadora opita del Canal RCN habló en NACIÓN TV. Contó de su pasado, su entonces relación sentimental con el hoy representante Jaime Felipe Lozada, de cómo se enteró de su secuestro y cómo se comunicaba con él durante su plagio.  Tuvo una nueva relación durante el cautiverio de Lozada, pero después, a su regreso, despidió a su pareja, y retornó con el joven político. Tenía menos de 20 años.
 

 
Lina Polanía Ibagón vive en Estados Unidos. Está enamorada, pero en su paso por el Huila habló con el programa periodístico Punto de Encuentro de Nación TV. Entregó detalles de cómo fue su primera relación sentimental con el hoy parlamentario Jaime Felipe Lozada, cómo se sostuvo durante su secuestro, cómo se comunicaba con él y cómo consiguió a un nuevo novio que despidió cuando el político retornó a la libertad.

Polanía, nacida el 29 de abril de 1986, también entregó detalles de cómo ingresó a RCN  y por qué renunció.

 
¿Cómo fue su infancia?

Mi papá es un hombre que trabaja en la finca, agricultor, ganadero, entonces se me van a esos recuerdos de mi infancia a la finca, me acuerdo de mi hermana y yo bañándonos en la sequía de la finca con las muñecas, esos aguaceros que caían y sonaban delicioso en el techo. Teníamos finca en Teruel, en Yaguará, recuerdo a mis primos jugando en el patio de la casa de la tía Clara, todos los Polanía que somos hartos, mi papá es arrocero y nos encantaba a mi hermana y a mí subirnos al tractor, a la zorra, e ir acompañarlos a recoger bultos de arroz. Mi papá no nos dejaba porque decía que era peligroso, pero nos íbamos escapadas de mi papá con la alcahuetería de mi mamá.

 


Esta es Lina Polanía cuando era niña. 

 
¿Y qué recuerdos tiene de su abuelo paterno Gustavo Polanía, enseñanzas?

Mi abuelo Gustavo y mi papá eran uña y mugre, él se murió hace unos añitos. Mi abuelo solo se iba con mi papá para la finca, era regañón, nos regañaba a todos los nietos, tenía unos ojos claros divinos, le gustaba comerse el pescado de barbitas sudado,  era adorado por mucha gente, era queridísimo, recuerdos de la finca, siempre eran con mi abuelo. Nunca faltó para nada.
 

¿En el estudio cómo se destacó usted?

Era juiciosa, una nena común y corriente, no era rebelde, ni me gustaba escaparme o rumbear, ni nada, no era la mejor, tampoco la peor del salón, me gustaba mucho español, me iba pésimo en química, física, pensé que me iba a tirar la vida por esas dos materias, no me entraba. Yo era deportista: estaba en el equipo de baloncesto, voleibol, hacía gimnasia artística, atletismo, tenis…
 

¿Y fue Reina Departamental de los Colegios?

Sí. Eran 27 candidatas, era uno de los reinados más difíciles porque todas las niñas en el Huila bailamos Sanjuanero, desde chiquitas empezamos a bailarlo. Esa elección es bien difícil. Me acuerdo del desfile de carrozas, era divina, me la hizo Luis, el peluquero que falleció. La carroza la parquearon desde temprano en el colegio donde empezaba el desfile. Mi papá muy pendiente. Todas mis amigas iban en camionetas con publicidad del colegio La Presentación, la pasamos delicioso. Luego, la coronación: estaba llenísimo, el color de mi falda era único, un color que no existía, un morado en leche. Cuando gané todo el mundo se me vino encima, genial.
 


Desde muy niña siempre se destacó por su belleza y alegría. 

Usted tuvo un momento difícil a sus 15 años, secuestraron a su novio. ¿Recuerda?

Celebré mis 15 años en abril y a mi novio Jaime Felipe Lozada  (hoy Representante a la Cámara) lo secuestraron en julio. Me acuerdo como si fuera ayer. Nosotros veníamos peleando no me acuerdo por qué. El día anterior, estábamos en la casa de él, y él me leyó algo que le mandaron, decía: “hay que aprovechar la vida como si fuera el último día”. Yo tengo una memoria pésima y me acuerdo, yo todas las veces me acordada de eso y decía por qué no aproveché, si él hubiera estado conmigo no lo hubieran secuestrado, porque al otro día estábamos celebrando los 15 años de una amiga en el conjunto Versalles que es al frente del edificio Miraflores y claro, como estábamos agarrados, entonces yo me fui para mi casa, estaba todo mundo, mi familia, la de él, mucha gente, entonces me fui para mi casa con mi hermana, con mi prima Margarita y una amiga, nos fuimos a dormir porque vivíamos en el mismo edificio, entonces cuando de un momento a otro empezamos a oír la balacera, yo vivo cerca, eso fue en Miraflores yo vivo a unas siete cuadras y se escuchaba todo. Como dispararon supuestamente por toda la ciudad y no sé qué, entonces, cuando salimos, mi hermana y yo estábamos todavía en el apartamento de mi prima porque íbamos a dormir ahí porque estábamos solas mientras llegaban mis papás que se quedaron en la fiesta, entonces, ¡Dios mío!, ¿qué paso?, una balacera, no sabíamos que eran balas solamente, pero como si  pasaran por ahí por la calle, ta ta ta ta , así, y mi mamá me llama enseguida, yo no sé si yo tenía celular, no tengo ni idea, o al teléfono fijo, no tengo ni idea, pero ella me pudo llamar, ¡Lina, Lina, se llevaron a los Losada! Y yo cómo así, entonces yo enseguida bajé al apartamento de él, en ese momento se estaba quedando una tía de él que el esposo es tío mío, entonces yo le contesto a ella, yo la vi toda atacaday le preguntó ¿Nelly qué pasó?, no Lina se llevaron los niños y se llevaron a Gloria, y yo, ¿pa’ donde, quién?, no la guerrilla, la guerrilla, los secuestraron, hasta ahí supe yo.  No, yo no dormí esa noche, yo lloraba todo el tiempo, yo me pegué una adelgazada impresionante, yo dejé unos días de ir al colegio, uy yo todos los días le mandaba mensajes por radio, todos los días, yo le escribía, mi mamá también le mandaba muchos mensajes.

 
Fueron tres años muy difíciles para Lina, momentos de soledad y llanto

Yo no me acordaba de eso, pero es algo  que uno no se lo desea a nadie, porque eso le marca a uno como la vida, yo no sé, como  que son cosas que uno dice ¿por qué pueden pasar? Y después terminé yo, me gradué, me fui a Inglaterra, estudié inglés,  empecé la universidad y nada que uno olvida, ósea pasaron mil cosas en mi vida y a él no le pasó nada, ósea yo estaba encerrada en cierto lugar, pero uy no, recuerdo perfectos momentos que te acabo de describir como si fueran ayer.

 


En una época de su infancia tuvo el cabello corto. 

 
Pero llega el momento de felicidad, la liberación de Jaime Felipe Lozada, ¿cuéntenos cómo transcurrió ese capítulo de su historia en donde Lina había decidido comenzar una nueva relación?

Gran recibimiento, era en Miraflores, él ya sabía que yo tenía novio, ¿por qué?, no sé, él me dice que porque yo le cambié el tono de voz a los mensajes que yo le mandaba por radio, cuando ya después hablamos, él me dijo – es que yo sabía que tú tenías alguien porque hubo un mensaje que a mí me marcó y desde ese mensaje dije chao Lina-. Entonces, bueno llegó, me acuerdo que casi que ni me saludó y obviamente yo estuve todo el tiempo ahí porque pues la novia era yo, yo a mi novio le dije que chao (risas). Nosotros (con Jaime Felipe) volvimos, duramos como dos años más, no me acuerdo y siempre él llegó cambiado: más maduro, mucho, mucho más maduro, con otro pensamiento, pensaba como un señor, pues no fue nada malo ni nada, pero yo decía: ‘Dios mío tanto tiempo perdido’, pero ya después pasó el tiempo y todo volvió a la normalidad.

 
Otros de los momentos complejos en la vida de Lina, fue la muerte de su tío, Carlos Polanía.

Nosotros la familia vivíamos en el mismo edificio, entonces mi tío era como el centro de todo, organizaba todo, mi tío nos llevaba para algún lado, él organizaba una cosa, él tenía otra cosa, todo era con él y mis primas, las hijas de mi tío somos casi hermanas, nos criaron como hermanas, seguimos siendo hermanas, entonces, uy ese abrazo con ellas fue impresionante, mi primito en ese entonces tenía como ocho años, ver a mi papá llorar, mi mamá nunca, nunca lo ve llorar porque mi papá es súper fuerte, eso es algo que uno nunca se espera, pero que en algún momento tiene que llegar y uno como que no está preparado para eso.

 


Recuerdos de cuando estudió en el Colegio La Presentación de Neiva. 

 

 
Lina representó al Departamento del Huila en el Concurso Nacional de Belleza 2005, una gran experiencia que cambió radicalmente su vida, aunque cuando recibió la propuesta, dudó en aceptar.

A mí me quedó sonando, entonces empezaban mis tías, no sé qué, la prima, la sobrina, mi mamá, (risas), bueno me inscribí y fue el reinado, yo ahí estaba con Pipe Losada, Jaime Losada, me hacía barra, todo me acuerdo, era divino y lo gané, me fui para el reinado de Cartagena, yo me lo gocé de P a Pa, yo era la más, la que bailaba en la tarima, me ponían de favorita todo el tiempo, la pasaba buenísimo, yo me iba a gozar el reinado, yo no iba en la cabeza pensando en ser Señorita Colombia, no sé, como que nunca me entusiasmo tener el título, yo dije a mí me gusta gozarme hasta mejor dicho. Yo me enrumbo donde sea, yo hago el ambiente y bueno yo me lo gocé, yo me hice amigas, todavía tengo amigas reinas y cuando fue la elección me nombraron entre las diez finalistas, y ya como que, yo dije ya, capítulo cerrado en la vida y a seguir estudiando (risas).
 

Lina estudió Comunicación Social y Periodismo y antes de terminar su carrera, ingresó al canal RCN como presentadora, todo fue a través de un concurso en el cual su hermana la inscribió, allí nuestra protagonista, comenzó una etapa de arduo trabajo, pero también de fama y reconocimiento.

 
Yo me acuerdo que estábamos en Valledupar, la primera vez que yo fui a Valledupar un diciembre, y eso que uno ve por RCN que decían, bueno se busca la presentadora con más estilo, inscríbanse en la página no sé cuál, monten sus fotos y toda la vuelta, y yo no le paré bolas, entonces mi mamá  me dijo: ‘Lina inscríbase’. Yyo,  ‘no ma, eso es rosca’,  cuando llego yo a Bogotá me dice mi hermana: yo la inscribí, y yo ¿qué? Ella subió fotos mías, ella respondió todo el cuestionario. ¿Cuál es su trago o coctel favorito?, preguntaban y ella puso Wiski (jaja).

Yo estaba en la universidad La Sabana en séptimo semestre y conmigo estudiaba Siad Char que ahora es presentadora de Caracol, Siad llevaba no sé, un mes inscrita y yo calladita, yo no había dicho nada. Siad decía que había clasificado en las 16, y yo calladita. Cuando yo me enteré ya habían elegido a ocho presentadoras de estilo, que eran las ocho que quedaban para entrar digamos al concurso real, real, yo dije no ya no quedé, ya me olvido de ese tema.
 


Tiempo en el que fue Reina Departamental del Bambuco de los Colegios. 
 

Lo que pasó es que mi hermana me inscribió tardísimo, entonces a las últimas ya no las vieron, una cosa así, entonces me llamaron un día cualquiera del canal y me dijeron – hola Lina, te habla no sé quién de RCN, es que vimos tus fotos y una de las niñas, de las ocho finalistas que estaban ya preelegidas para el concurso de estilo renunció- . No sé nunca ni quién fue, ni por qué renunció, entonces me dijo – te estamos llamando a ti para hacerte una prueba y a ver si quedas en el grupo de las ocho-, y yo ¡obvio!, listo, ahí si me emocioné, llamé a Valerie Domínguez que era amiga mía, que es amiga mía porque habíamos participado juntas en Miss Colombia, y yo ‘Vale necesito un favor préstame un vestidito, alguna cosa pa ponerme mañana porque no tengo, ósea, no sé, no tengo nada qué ponerme’, pues Valerie ya era Señorita Colombia, ya tenía otro proceso, ya sabía más cosas, entonces me puse un vestidito negro súper lindo.  Me fui al casting, me acuerdo que fue muy sencillo, me pusieron a caminar en la pasarela de Estilo, como a decir mi nombre, como a leer el telepronter y ya, éramos tres niñas, las tres hicimos el casting y luego nos cogen a las tres, nos dicen: ‘listo niñas muchísimas gracias por acompañarnos, pero Lina tú has sido la elegida’, así a secas y yo gracias, entonces yo entré a las finalistas, yo me hice muy, muy amiga de Milena López, ella entró conmigo a Estilo, entonces me hice amiga de Mile y como que en los eventos nos ponían a grabar cositas, iban a la casa a entrevistarnos, era un proceso de votación, era por mensajes de texto que se eligió supuestamente a la ganadora y ya, pues el día de la elección, yo dije ‘que sea lo que Dios quiera’. Yo estaba segura que se lo ganaba otra persona, creía que no me podía ganar eso, y ese día nos pusieron a entrevistar a un personaje que no sabíamos quién era, lo sentaron al lado, creo que me tocó al Gato Pérez, no me acuerdo, me tocó entrevistar a alguien, ahí frente a un público, en un barrio de Bogotá y todo fue ahí, cuando no, la ganadora Lina Polanía y yo, no, la felicidad más grande de la vida, yo no lo podía creer porque yo siempre soñé con trabajar en RCN, ¿con quién?, no sé, desde chiquita yo decía que quería ser presentadora de RCN, por eso estudié Comunicación Social y Periodismo, y me gané eso.

 
¿Cuántos años en RCN?

Estuve en RCN 7 años.
 

¿Cuál fue el momento más difícil en RCN?

Yo como que no me meto mucho en el cuento, yo vivo mi vida común y corriente, yo salgo al centro comercial común y corriente, yo hago todo común y corriente, ósea yo voy a San Andresito, lo que hace la gente normal hago yo, lo único malo fue una vez una llamada que recibí de un supuesto amigo, me dice ‘oye Lina, ¿cómo estás?’, yo bien mi vida tu qué, no bien, bien, bla, bla, bla. ‘Oye tu cuánto cobras?’  Y yo  ¿pero por qué, cómo es el evento, qué hay que hacer?, me dijo ‘no no no, no es de eso’ y yo, cómo así. ‘Cuánto cobras, pa estar con un man’, me preguntó. Y  yo le dije la palabra que todos en la juventud decimos: ‘cómo se te ocurre, tu sabes con quién estás hablando?, yo no necesito de eso pa ser feliz ni para tener mi vida’. Yo no lo podía creer.
 
 


En su faceta de modelo también fue muy reconocida. 

¿Por qué se fue a Estados Unidos?

Mi novio vive allá en Estados Unidos, yo creo que esa es mi verdad y ya, tomamos la decisión, yo le dije, me voy para Estados Unidos, el colmo si yo no encuentro algo en qué ponerme a trabajar, cualquier cosa para hacer allá, obviamente estoy buscando en algo que es en televisión que es lo que me gusta a mí y lo que sé hacer, llevo harto tiempo haciéndole, y lo que tengo practico para hacer, por eso me fui desde diciembre y estoy feliz.

 
¿No se ha arrepentido de irse de Colombia?

Nunca lo he pensado, estoy feliz, estoy muy bien acompañada con mi novio Javier Mota, huilense. Y cuando uno tiene el corazón completamente rojito de felicidad, no hay nada que lo achicopale a uno. Tengo cositas que hacer, estoy haciendo casting, pruebas para cosas importantes, estoy relajada, como en un tiempo sabático.
 


Aquí posando para la Revista Soho. 
 

 

Comentarios