En la actualidad en Colombia 16.000 familias que derivan su sustento de este cultivo que se desarrolla en más de 215 municipios en 25 departamentos del país.
El Consejo Nacional Cacaotero promoverá junto con el Ministerio de Agricultura un masivo programa para impulsar la siembra de un millón de hectáreas en ocho años, plan que incluye al departamento del Huila.

Los productores de cacao en el Huila y del país trabajarán de la mano con el Ministerio de Agricultura y la Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao), para promover, en ocho años, la siembra de un millón de hectáreas del grano.

Eduard Baquero López, presidente Ejecutivo de Fedecacao destacó que las regiones productoras, como es el caso del Huila, jugarán un papel fundamental en la estructuración de un proyecto para impulsar, junto con el Gobierno, un proyecto para impulsar la siembra masiva de cacao en donde los cacaocultores, sin importar su tamaño, pueden participar, siempre y cuando el Ministerio de Agricultura consiga los recursos necesarios.

“La Federación ya viene trabajando en aspectos como la búsqueda de nuevos mercados para el cacao colombiano, luego de atender los requerimientos de la industria nacional que es la prioridad del gremio y sus afiliados ya que se espera crecer de la mano para solidificar esa unión y proyectar la cadena cacao-chocolate como una sola en los mercados internacionales”, destacó Baquero López.

Según el dirigente gremial, en ese sentido Fedecacao, en el propósito del gobierno de sembrar un millón de hectáreas de cacao, ofrecerá el material fruto de la investigación de varios años, con recursos del Fondo Nacional del Cacao, que es resistente a las principales plagas y enfermedades pero que además brinda rendimientos de 1.500 kilos por hectárea frente a los 450 actuales.

Además, destacó que la agremiación dispone de la tecnología necesaria para dichas siembras, al igual que para la renovación de los árboles envejecidos para que mejoren sus rendimientos.

Producción departamental
En el Huila hay establecidas alrededor de 10.000 hectáreas de cacao, cultivo del cual dependen un promedio de 3.000 familias, con una producción que supera las 4.000 toneladas anuales.

Según Fedecacao, en los cultivos nuevos y tecnificados la producción por hectárea en el departamento alcanza los 1.200 kilos, mientras que en las plantaciones más antiguas el rendimiento es entre 486 y 700 kilos por hectárea.

En la actualidad en Colombia 16.000 familias que derivan su sustento de este cultivo que se desarrolla en más de 215 municipios en 25 departamentos del país.

Apoyo general
Frente al gran reto de sembrar un millón de hectáreas de cacao, la Federación Nacional de Cacaoteros expresó que es una gran oportunidad para los productores, pues se podría afianzar el ingreso del cacao colombiano a los mercados internacionales.

“Para avanzar en el reconocimiento del cacao colombiano en el mundo se participó en Conferencia Mundial Cacaotera que se realizó en Ámsterdam donde asistieron más de 1.400 empresarios del sector, de 55 países, entre productores, industriales, comercializadores, gremios y gobiernos. Allí la Federación tuvo la oportunidad de realizar importantes contactos y mostrar las bondades del grano colombiano que todavía no es conocido en el mercado, pese a tener características de fino de sabor y aroma que solo posee el cinco por ciento de la producción mundial de cacao”, reiteró Baquero López.

De igual forma, Baquero López destacó el trabajo que viene realizando Proexport en Europa para que los industriales conozcan más nuestro cacao, lo aprecien y lo valoren, para que así mismo lo paguen a un precio por encima del de la bolsa de valores.

En tal sentido, las embajadas como la de los Países Bajos, en cabeza del embajador Eduardo Pizarro Leongómez, contribuyen de manera definitiva en este propósito, lo cual muestra la articulación que se está dando en toda la cadena productiva y el mismo gobierno.

16.000 familias derivan su sustento de este cultivo en el país

10.000 hectáreas de cacao hay cultivadas en el Huila

 

Comentarios

Compartir
Artículo anterior¡Pa’ qué!
Artículo siguientePrimer añito