Fotos: Suministradas.

Fotos: Suministradas.

La presentadora opita y ex reina Nacional del Bambuco ha vivido momentos de gloria: su infancia, sus reinados, pero también momentos difíciles: un trasplante de riñón, un órgano que le donó su propia madre, a quien ama enormemente. ¿Cómo ocurrió? María del Mar Tovar lo confiesa.

 

No solo es bonita, María del Mar Tovar es astuta, inteligente, sagaz, sus ojos hablan por ella. Su mirada es dulce, en ocasiones coqueta. Su sonrisa es una de sus mayores fortalezas. También sus ojos grandes.

 


Su belleza habla por sí sola. María del Mar Tovar es una de las huilenses más admiradas fisicamente.

 

La ex reina Nacional del Bambuco es actriz en varios programas del Canal Caracol. También fue presentadora del Canal Nación TV, pero su vida no solo han sido triunfos, alegrías y glorias, también ha sobrevivido a momentos difíciles: su trasplante de riñón, órgano que le donó su propia madre, la reconocida y trabajadora locutora huilense María Eugenia Gómez, a quien la joven heredó su voz, su belleza, su destreza verbal y corporal.

María del Mar Tovar se confesó en el programa Punto de Encuentro del Canal Nación TV. Aquí su historia.

 


Con el entonces alcalde de Garzón Álvaro Cuéllar Botello, quien le dio el aval para representar a Garzón en el Reinado Departamental del Bambuco.

 
 

María del Mar empecemos hablando de su mamá, su alma gemela, su amiga…

Después del divorcio de mis papás, la custodia de nosotras la tuvo mi mamá (la locutora María Eugenia Gómez), entonces yo crecí del lado de una mujer maravillosa, trabajadora, luchadora, ella siempre ha sido muy dada a reírse y a vivir los buenos momentos de la vida, no importa qué tan difícil pueda ser la situación, siempre hay que ponerle una bonita cara a la vida; nosotros hemos pasado por diferentes etapas si se puede decir de las emociones. Pasamos por unos momentos muy difíciles en la vida cuando económicamente no era posible tener absolutamente nada y también pasamos por muy buenos momentos: por ejemplo, ahora que tenemos una casa que está pagando mi mamá y que es un motivo de orgullo para ella, haberlo logrado por fin.

 

A la edad de cinco años, María del Mar tuvo que vivir una difícil y compleja situación, el divorcio definitivo de sus padres.

Mi papá consumía mucho licor y eso lo llevaba a convertirse en una persona jarta para vivir en el hogar por decirlo menos,la verdad agradecí a Dios él que se hubieran separado porque habían muchos problemas, discusiones, peleas y algo de parte de mi papá que no era tan agradable, que era muy agresivo a veces y desquitaba su rabia pegándole a sus hijas o hablándoles muy fuerte, es decir con nosotras; como yo era la mayor, tengo más cantidad de recuerdos de estos momentos tan difíciles, pero mi papá ha sido un hombre también maravilloso con nosotras, ha sido una gran persona y un buen papá.

 


El año en que entregó corona como Reina Nacional del Bambuco. 

 

‘El Último Beso’ de Alci Acosta por qué le trae recuerdos tan tristes. ¿Es cierto que le recuerda a Mercedes, su tía?

(Llora)…Ella es una mujer demasiado importante, era como una segunda mamá, de hecho, era la mejor amiga de mi mamá y nosotras crecimos con los hijos de mi tía y eran como hermanos nuestros. Fue muy difícil cuando ella murió. Yo era muy pequeña y fui yo quien recibió la llamada cuando mi tía murió, entonces fue muy, muy difícil, cuando la vimos que estaba en un ataúd y preguntamos qué fue lo que pasó, porque vivíamos tan cerquita de su casa, crecimos con ella, fue una segunda mamá, de hecho, en nuestra Primera Comunión ella pudo estar con nosotras, era una loca súper divertida, era muy escueta para hablar, era la mujer más relajada del mundo, pero una mamacita, ella era divina, era también una luchadora.

 

¿Qué recuerdos tiene de sus hermanas, a quienes llama grandes amigas?

Con ellas crecí porque sin lugar a dudas somos las mayores y tuvimos más tiempo para compartir en esa niñez y en ese proceso de crecimiento, por lo que jugué demasiado con ellas, también tuve peleas muy fuertes, sobre todo con Alejandra, porque ambas somos de genios muy fuertes y teníamos muchos roces porque Alejandra ha sido muy inquieta y yo he sido muy tranquila, un contraste muy fuerte las dos, por eso tuvimos muchas discusiones, sin embargo nos adoramos, entre las tres hicimos unos lazos muy fuertes de amistad y hoy día podemos decir que la una confía en la otra ciegamente, sin ningún problema.

 


Ha sido actriz en 'Padres e Hijos' y Tu Voz Estéreo, programas de la televisión nacional. 

 

 

 

Con trece años de edad y a raíz de una crítica situación económica que vivían en su casa, María del Mar junto a su mamá y sus hermanas se fueron a vivir al municipio de Garzón, al sur del Huila en búsqueda de nuevas oportunidades.

Fue muy difícil porque mi mamá estaba embarazada de María Juliana, no tenía empleo, nos habían sacado de la casa donde vivíamos porque no habíamos podido pagar el arriendo, nos habían cortado todos los servicios, teníamos algunas deudas en las tiendas que mi hermana Alejandra como siempre con su agilidad logró conseguir algo de comida para poder alimentarnos durante esos días, mis tíos nos llevaban cajas con comida porque no teníamos con qué, no fue que duráramos un año así, fueron unos meses muy difíciles; nosotras terminamos el colegio, mi mamá terminó viviendo donde una tía, con todos sus coroticos (el trasteo) y yo terminé viviendo en el apartamento de mi abuelita paterna. Entonces fue muy difícil, tuvimos que irnos a vivir a la casa de mi otra abuelita, la mamá de mi mamá y a sobrevivir como pudiéramos, allá mi mamá afortunadamente es muy querida por los medios de comunicación y le dieron nuevamente trabajo, pero fue muy, muy difícil, tuvimos que acudir a la ayuda de la familia para poder salir adelante.

 

María del Mar cursó sus estudios de bachillerato en el Colegio Departamental de Garzón, ¿cuáles fueron las mejores experiencias de su vida?

Esa fue la mejor etapa de mi vida, yo creo que le agradeceré el resto de mi vida a mi Dios por haberme permitido regresar a Garzón. Nosotros vivimos intervalos de unos tres o cuatro años en Neiva, Garzón, Neiva, Garzón y ya esta última etapa del colegio fue maravillosa. Yo hice noveno en el colegio Luís Calixto Leiva, luego me fui para el Colegio Departamental, conseguí amigos, empecé a ser extrovertida y precisamente cuando llegué allá fue que dejé al lado la idea de ser monja.

 


María del Mar en sus primeros años, cuando incursionó en la danza. 

 

Y Tuvo su primer novio…

El Palomo, sí. De ese noviazgo fue una cosa excelente, es decir, antes de que yo fuera novia de él, yo llegué a él por las danzas, él era mi vecino de toda la vida, al frente de la casa vivía siempre y todavía vive ahí, y lo que yo hacía era que ya me le sabía la rutina, entonces yo escuchaba la moto a dos cuadras de distancia, y llegaba a la casa y yo estaba asomada en la ventana esperándolo porque estaba con esa ilusión de la edad de ese hombre del que me estaba casi enamorando, él estaba en un grupo de danzas y yo dije, la única forma de acercarme a él, es metiéndome en ese grupo de danzas, llegué a las danzas, nos volvimos mucho más amigos.

 

María del Mar comienza sus estudios universitarios en derecho, también continúa su formación en danzas y llega una gran oportunidad, participar en el Concurso Departamental de Belleza del Huila.

Se acerca Fabio Plazas que es una de las personas que más quiero en este mundo y que además ha tenido que ver mucho con mis reinados, y me dice: ‘por qué no participas en el primer reinado de belleza’, yo le respondí: ‘ay por Dios, yo mido uno con nada, qué voy a ir a hacer allá, a servirle de cortina a una reina porque no voy a hacer nada’. Él me insistió tanto, hasta que yo le dije sí. ‘No lo veas como que te vas pa’ Cartagena, míralo como por el otro lado, es que tú siempre has sido folclórica, has bailado y que bueno sería poder ir al Reinado Nacional del Bambuco representando al Huila, para eso necesitas un municipio, por qué no te lanzas para que el Alcalde de Garzón te vea y te apoye al Reinado Nacional del Bambuco’. Yo dije bueno, viéndolo por ese lado ya la cosa cambia porque el Alcalde no sabía nada de mí y por supuesto no me iba a apoyar tan fácilmente. Me gocé el reinado, la verdad yo como iba con la idea de que no iba a ganar y Lina Polanía tenía todas las expectativas del reinado,  no solo porque era una niña de alta sociedad, sino porque es muy linda, era una mujer muy bonita y ahora es muy linda, o sea en esa época era bonita, ahora está muchísimo más linda y yo conocí a Lina toda la vida, porque tenemos una prima en común, entonces compartí con su familia mucho tiempo, la vi como reina y dije participo, así fue.

 


Fiel lectora de LA NACIÓN.

 

Ganó Lina Polanía en ese momento y se va entonces a representar a Garzón en el Reinado Departamental del Bambuco, queda como Señorita Huila y finalmente como Reina Nacional del Bambuco…

La corona como Reina Departamental del Bambuco para mí es mucho más importante porque estaba compitiendo entre iguales, estaba representando al municipio de Garzón, yo no nací en Garzón, pero crecí allí en muchas formas, entonces me siento más garzoneña que neivana con la venia de mi tierrita bella Neiva, y Garzón me ha dado a mi muchas glorias, entre ellas una corona departamental. Estaba luchando, además porque no creían mucho en mí, mi parejo que es James Amézquita decía, es que usted no es juiciosa con los ensayos, es que siempre vemos que San Agustín está siendo muchos más fuerte y en ese momento Diana Sofía Canencio, que era la representante de San Agustín, era demasiado fuerte, entonces nadie daba dos pesos por mí, cuando yo ya llegué al reinado, como no tenía muchas expectativas de la gente, entonces yo dije me lo voy a gozar y tanto me lo gocé que me gané la corona, esa fue la gloria más grande. Cuando yo llegué a ser Reina Nacional del Bambuco fue otro tema distinto porque me sentía de alguna manera en desigualdad, estábamos en pleno centenario, yo tenía la obligación de representar al Huila de la mejor forma, tenía que dejarlo por lo alto y las otras niñas tenían una ventaja, eran de afuera, entonces con ellas iban a ser más benevolentes que conmigo, eso era como un tema difícil. Cuando gané la corona de la Reina Nacional del Bambuco no lo podía creer, además porque yo siempre había tenido la mentalidad, según lo que me había enseñado mi mamá, de: ‘no vayas a llorar porque eso lo hacen todas y no vayas a prepararte para ganar, tú vas es a participar y a gozártelo’, entonces cuando volví a ganar dije, esto es maravilloso, le gané a la de Caquetá que creía que era la reina y quedó además de princesa, entonces yo dije, si ella es la princesa, quién va a ser la reina, fue demasiado lindo, cambió mi vida.

 


María del Mar Tovar con el entonces Gobernador del Huila Rodrigo Villalba Mosquera.

 

Llega uno de los momentos más difíciles en la historia de María del Mar y son algunos problemas de salud, exactamente una enfermedad renal que desafortunadamente fue descubierta muy tarde.

La verdad es que no había muchos síntomas, esta es de las muchas enfermedades que hay en el mundo asintomática, lo único es que yo tenía una anemia muy pronunciada y mi mamá, toda mi familia me decía: ‘hombre ve a hacerte exámenes, no es normal que tengas anemia’, yo respondía: ‘pero que pereza, yo no quiero ir al médico’; tanto me insistieron hasta que un día mi mamá me llamó en la noche y me dijo: ‘tu tía Elsa Piedad acaba de ver un programa de una niña que como tú ha aumentado su peso en corto tiempo y además no sabe cómo bajar de peso y tiene una anemia también muy pronunciada y es un problema de riñones, deberías ir a hacerte exámenes porque yo ya también me preocupé’.

En base a esa información, yo dije voy a sacar una cita médica, me voy a quitar este dolor de cabeza de encima porque me tienen aburrida, cuando saqué la cita yo estaba en el Artistas Fútbol Club Femenino y fui a jugar un partido de fútbol normalito, al día siguiente (año 2004), me fui para la cita médica, eran las cuatro de la tarde y yo no había comido nada porque además en esa época era muy lochuda.

La doctora que me atiende me dice quédate aquí, va y llama al médico familiar de la IPS, el médico me toma la tensión, tocan la parte de mi canilla a ver si regresa, es decir, si uno toca y se demora en regresar, es que está reteniendo líquido, está hinchado el cuerpo, yo estaba hinchada, tenía hipertensión pero exagerada y el médico se alarma y me dice: ¿usted vino sola?, tiene una anemia que se le nota a metros de distancia y además usted tiene una hipertensión muy alta, tiene un problema, está muy enferma.  Yo me había ido a pie desde la casa. Me tomó unos exámenes generales y descubren que estoy enferma de los riñones, el médico se asusta y me lleva a un consultorio aparte, me sienta y me dice: ‘tiene usted una enfermedad renal crónica y es grave’.

La entrada a diálisis fue un golpe muy duro para mí porque yo venía preparándome psicológicamente, yo llegué a Neiva, me hicieron unos exámenes y el Doctor Barragán, que es un Nefrólogo muy bueno del Huila,  me dice: ‘tienes que someterte a diálisis en unos días’. Ese día hicimos un asado en mi casa y resulta que nos vamos a hacer la siesta, era un domingo y me acuesto sobre la cama, empiezo a sentir que me estoy yendo, no podía respirar, me estaba ahogando y cierro los ojos y empiezo a sentir que me estoy yendo, le digo a mi mamá con la lengua casi dormida ‘necesito que nos vayamos para el médico porque estoy mal’, mi mamá de inmediato sale corriendo conmigo para la clínica, yo no puedo sentarme porque si me quedo quieta me voy, entonces empiezo a saltar como una niña chiquita y andar como loca.

No me quieren atender, llega el doctor y  regaña a las enfermeras por no haberme atendido, porque hay niños con dolores de cabeza y haciendo caras, pero yo estoy feliz, entonces la gente dice, pero ella no está enferma, me toman la tensión, me ponen oxígeno, suero y a la sala a canalizarme una de las arterias principales para hacerme hemodiálisis de emergencia; llega la persona encargada, me hacen la diálisis y empieza todo el proceso de manera mucho más rápida, yo apenas me estaba asimilando y entrar en diálisis, tenía que hacerme la fuerte porque mi mamá estaba al lado, pero yo estaba derrumbada por dentro.

 


Aquí presentando uno de sus programas de Nación TV: La Sala. 

 

¿Sintió en algún momento de cerca la muerte?

Yo creo que el único día que me asusté fue cuando entré a diálisis, que sentí que me estaba yendo y fue cuando yo dije, ‘estoy grave, estoy muy mal, estaba muy mal realmente’ y el doctor por eso me sometió a una diálisis de urgencias, ese fue el único día que sentí muy cerca la muerte porque sentí que todo se me dormía, para mí era difícil hablar, me costaba mucho.

 

¿Qué pasaba por su mente?

Yo siempre le he tenido miedo a la muerte, en la vida sé lo que va a pasar, pero después de que me muera yo no sé si me voy a ir al infierno, si voy a estar en el purgatorio mucho tiempo, si Dios me va a perdonar mis culpas en vida y me va a llevar a la gloria eterna, no lo sé, siempre he tenido ese miedo, entonces saber que me iba, no solamente me daba susto, sino que iba a dejar a muchas personas sintiéndose muy mal por mí, mi familia, yo no soy el centro de mi familia, pero soy alguien importante para ellos y el saber que les iba a doler y que había sido además por negligencia propia, porque si yo hubiera tenido 15 años y me hubiera enfermado, así hubieran dicho mis papás, fue un descuido, pero fue un descuido a los 24 años  no haber ido al médico.

 


 María del Mar Tovar y su parejo James Amézquita.
 

 

En todo ese proceso llega un momento difícil también dentro de esa historia, pero importante porque es una lección de amor y es ese reconocimiento de su mamá a esa hija: el trasplante de riñón, órgano que le donó su madre.

Yo tenía mucho miedo y estuve a punto de desertar, algún amigo, un actor, un compañero me dice, ‘yo tengo una iglesia y eso es católico, si quieres vamos y oras un rato conmigo’. A mí se me ocurrió ir con él a su Iglesia, me mintió porque era una iglesia protestante, yo quería salir, pero cerraron las puertas y llega un momento en el que todo el mundo se concentra después de la alabación y yo dije: ‘me quiero ir ya’.  De repente dicen cierren los ojos, yo voltee a mirar hacia un lado y sentí, estando cerrado el sitio, que pasaba una brisa por mi lado y mi conciencia me dijo tranquila, si Dios te puso a tu mamá para que te donara el riñón, es porque ella y tu van a estar bien, es necesario que lo hagas, como si yo misma me estuviera hablando, pero no era yo, eso me tranquilizó mucho y dije: ‘bueno ahora sí me voy a hacer el trasplante’, eso fue un día antes del trasplante. Entonces mi mamá dice es que nosotras no tenemos por qué llevarnos una imagen de pobrecitas, lastimera a la cirugía, lleguemos bonitas, sintámonos bien. Igual ese día nos operaban y como ha avanzado tanto la ciencia, tres horas después nos teníamos que parar de la camilla a caminar, entonces, nosotras nos vamos a arreglar, entra mi mamá al quirófano primero y más o menos una hora después entro yo, lo cual me tenía paniqueada, eso fue todo el proceso.

 

Antes de la anestesia, ¿qué fue lo último que vivió con su mamá, esa oración, esas palabras?

Casi que llorando solamente le dije: ‘Dios te bendiga’, ella también hizo lo mismo y ambas nos dimos las manos como diciéndonos vamos a estar bien y ya; yo creo que unos de los momentos más difíciles ha sido ese, a mi mamá siempre le ha dado muy duro la anestesia, entonces mi mayor temor era que no la soportara, pero le fue muy bien.

 

Ser una gran actriz ha hecho parte de su proyecto de vida, la opita decide radicarse en Bogotá en búsqueda de apoyo y oportunidades, aunque al principio no fue nada fácil.

Llegué a Bogotá a probar suerte en los canales privados, no me fue tan bien, en uno de ellos llego yo a casting y digo: ‘mira estas son mis fotos, yo soy presentadora de un noticiero en Neiva, ¿qué puedo hacer?’. Y él me dice: ‘irse a tomar otras fotos, hágase un curso de actuación (en ese momento no estaba tan de moda el curso de presentación), y después vuelve’. Esto me lo dijo en una hora en la que me hizo sentir como un zapato porque dijo que las pueblerinas siempre creían que tenían la misma oportunidad que las que viven en la capital, eso fue horrible. Sin embargo, dije ‘no me importa, voy a seguir luchando, esta no es la única puerta’ y me metí en un curso de actuación gracias a que un amigo de mi mamá que también era actor le recomendó a Alfonso Ortiz. Entro a estudiar, pero con el objetivo de ser presentadora, casualmente un compañero me dice acompáñeme a Caracol que tengo un casting y luego la dejo en su casa, con tal de ahorrarme lo del bus, yo le dije camine. Estando allá, él me dice no tengo parner, ¿con quién voy a presentar el casting?, ayúdeme por favor, sírvame usted de parner. Tomo el libreto, empiezo a aprenderme la letra, presento el casting con él y me dice el señor del casting: ‘mire usted tiene madera, ¿quién es su manager?’ Yo no tenía ni idea, le pregunto a mi compañero qué hacer y él responde por mí: ‘el mismo mío’. El señor dijo ‘es que ella es muy buena, tiene madera’ y yo con ese alivio respiré profundo, ahí fue como empecé a entrar en la actuación.

 

 

Él me dice mándeme las fotos, sus datos y yo la empiezo a mover, entro en ‘Así es la Vida’ haciendo algo muy pequeñito y muy gracioso, me pareció tan divertido que empecé a querer a la actuación, empecé a ir a casting, después de hacer un ‘Tu Voz Estéreo’, entré a ‘Padres e Hijos’ con un personaje de cinco capítulos, duré un año allí, entré por cinco capítulos y les gustó el personaje a la gente incluso más que a la misma productora colombiana de televisión, así fue como entré como actriz, en lugar de ser presentadora, que fue algo muy gracioso.

 

¿Proyectos, qué más cosas vienen para ti, que nos puedas adelantar?

Voy a entrar a estudiar inglés porque es importantísimo para mí, tengo algunos proyectos en el exterior, quiero llegar hasta allá, pero eso es un proceso de crecimiento, todavía necesito algo de experiencia, quiero presentar a nivel nacional algo o llegar a ser una buena actriz, importante, de reconocimiento por su buena trayectoria y su buen trabajo, entonces me voy a preparar para eso, pero tengo que decidir entre la actuación y la presentación, en lo primero que se me dé porque no puedo elegir entre cuál de las dos, ambas me gustan demasiado, me apasiona demasiado hacerlo, por ahora estaré en radio incursionando en el tema de los deportes, no me vayan a dar tan duro porque apenas estoy aprendiendo y empezando, pero ahí estoy en ese proceso de crecimiento como periodista y como actriz.
 

 
 

Comentarios