Fotos: Mauricio Ardila.

Fotos: Mauricio Ardila.

El cráter está de tres metros de ancho y uno de profundidad está ubicado en la Carrera 15 con Calle Tercera, cerca del Colegio Salesiano en Neiva. Un taxi y una moto, las primeras víctimas.
 
 

Parecía un inofensivo hueco, desde donde brotaba agua. Pero nadie calculó que el peso de una motocicleta terminara por desfondarlo lo suficiente para que la moto quedara enterrada y el conductor terminara levemente herido.
 


Así quedó clavado el taxi en el hueco.  

Los hechos ocurrieron en la Carrera 15 con Calle 3 A, cerca del colegio Salesiano de Neiva. Y el primero en caer en el hueco fue el motociclista sobre las 5:00 a.m. de este jueves.
 


El terreno estaba blando y con el peso del vehículo se hundió del todo. 

Y minutos después, cuando la motocicleta había sido evacuada del hueco, una taxista terminó enterrado quedando herido. Quien conducía el vehículo de placas VZD 473 de Neiva, Marco Pérez Silva, salió ileso del accidente.


El hueco tenía una cinta que ni el motociclista ni el taxista lograron ver. 
 

 
Testigos de los hechos dicen que en el lugar había una pequeña cinta amarilla, pero ni el conductor de la motocicleta, ni el del taxi alcanzaron a divisarla. Por esto, terminaron enterrados.
 


El hueco no era visible por el agua que estaba en la superficie. 

Agentes de Tránsito llegaron hasta el lugar, atendieron el caso, mientras el conductor del taxi decía que en sus 35 años que lleva conduciendo vehículos de servicio público, nunca había caído a un hueco tan grande.

 


Marco Pérez Silva conductor del taxi afectado. 


Unas llantas que estaban en el hueco amortiguaron el golpe. 


El hecho no pasó a mayores porque el conductor iba despacio. 


El taxi tuvo que ser sacado con una retroexcavadora. 


El carro sufrió daños en su parte delantera. 


Esta fue la moto que quedó enterrada a las 5:00 de la mañana. 

 

 

Comentarios

comentarios