La modelo y presentadora huilense, Natalia Valenzuela Cutiva, quien además fuera princesa de la Belleza nacional, se radicó definitivamente en México.

Natalia se radicó en Ciudad de México Distrito Federal, capital del país azteca desde donde habló con LA NACIÓN. Feliz pero con la nostalgia de que produce estar lejos de su tierra natal, la bella opita reveló que acaba de firmar un contrato de exclusividad con el canal TV Azteca, uno de los mayores productores de telenovelas para Latinoamérica.

Pero también confirmó los rumores según los cuales, sufrió amenazas de muerte hace algunos meses,las cuales la llevaron a vivir momentos de verdadera tristeza y amargura.

Valenzuela afirma que no se arrepiente de haber renunciado al canal RCN donde se trabajó como presentadora. Y aunque algunos han dicho que volvió a pedir cacao a Colombia, ella sostiene todo lo contrario.

¿Cómo vive esta nueva etapa de su vida en México?
Muy contenta!!! Estoy disfrutando de esta nueva y encantadora oportunidad que me ha regalado Dios. Ya llevo más de un año en México y desde aquí construyendo camino, haciendo carrera, estoy tranquila y muy feliz.

¿Y muy enamorada?
Síiii, (risas) Camilo Eduardo Salazar, mi novio, llego cuando menos lo esperaba y cambió mi vida para bien. Es un hombre maravilloso, ha sido un apoyo incondicional en México. Si él no se hubiera venido conmigo, las cosas habrían sido muy diferentes. Realmente es más que mi novio: es mi amigo mi cómplice, mi parner, siempre con su energía positiva, ¿Cómo no amarlo? Es simplemente maravilloso

¿Qué tal la convivencia?
Demasiado bien. Nos entendemos mucho, los dos estamos en esa búsqueda de oportunidades, Él es cantante, hizo parte del grupo Wamba y vio también en México un excelente mercado para proyectar su carrera y su proyecto musical, somos tal para cual.

Hace cuatro años fue la señorita Huila al Concurso Nacional de Belleza, ¿Está experiencia fue un antes y un después en su vida?
Así es. Me cambió radicalmente, yo me pongo a pensar en la Natalia Valenzuela antes de ir a Cartagena y era tal vez, una niña con miedos, muy insegura, obviamente con muchas ganas de comerse el mundo. Pero también muy temerosa de enfrentar una realidad a la cual no pertenecía y que era nueva para mí. Hoy cuatro años después hago un balance y le doy gracias a Dios por haberme dado la fortaleza, madurez, seguridad y motivación de hacer bien las cosas que siempre soñé y que poco a poco se fueron convirtiendo en realidad. El camino no ha sido fácil, para nada, la vida me cambio para bien en todos los aspectos, pero en esencia sigo siendo la misma Natalia, la misma niña del barrio las granjas de Neiva.

En 2011 ingreso al canal RCN, pero dos años después renunció ¿Por qué toma esta decisión?
Fueron dos años increíbles, los cuales viví con pasión, alegría y respeto, fue una gran experiencia, pero en ese momento llegó la oportunidad de venirme a México. Yo ya había tocado las puertas antes, cuando aspiraba al título de señorita Huila pero las cosas no se dieron en ese entonces. Ya en julio del año pasado cuando se da esta opción de venirme y de construir una nueva vida aquí, sin pensarlo acepte. Yo sentía que en RCN estaba viviendo una etapa muy linda, aprendiendo y disfrutando de mi trabajo, pero también sentía que ya era un espacio que había sido suficiente, quería hacer nuevas cosas.

¿Buscó otras oportunidades dentro del canal?
Sí, si lo hice, la verdad quería subir otro escalón y lo busqué de varias maneras, toque muchas puertas y aunque estaba contenta en estilo RCN, quería evolucionar, no me quería convertir en una presentadora más conduciendo el programa de moda y ya. Yo quería crecer y aprender, entonces digamos que sentí que fue un ciclo que había cumplido, se dio lo de México ¿y por qué rechazarlo? Yo me conozco perfectamente y sé que más adelante hubiese dicho, tengo un sinsabor porque se presentó una oportunidad y la rechace porque aquí estaba en mi zona de confort. Porque te confieso que en eso estaba en Colombia, viviendo todo aquello que siempre había querido tener, pero cuando tu dejas de sentir esa chispita en tu vida, porque todo está perfecto y tú quieres algo más, hay que evolucionar y así lo hice.

¿Entonces definitivamente no se arrepiente de esa decisión?
No, para nada, aunque en mis días ‘femeninos’ o de existencialismo digo qué rico sería estar en Colombia, pero no. Qué bendición estar acá y ser una mujer tan afortunada viviendo esta experiencia y sé que Dios me permitió tomar la decisión correcta. Y lo más bonito de todo esto es que estoy viviendo la misma etapa que viví hace algunos años cuando Natalia Valenzuela tomó la decisión de irse de Neiva para Bogotá a luchar por sus sueños, de ser alguien en la vida, a no tener miedo, a ser una guerrera. Siento que son momentos muy parecidos, al principio las cosas no son fáciles, pero luego Dios recompensa todo el esfuerzo.

Empezando una nueva vida en México ¿Recibió amenazas en contra de su vida?
Uy si… en ese momento sentí el precio de la fama, no sé cómo explicarlo, sentí tanto miedo, desesperanza, desilusión y le di gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de irme a otro país, de conocer otras personas y crear un nuevo camino. Desafortunadamente en este mundo existe gente que simplemente obra de manera diferente a uno, fue verdaderamente aterrador.

¿Realmente qué fue lo que paso?
Mira yo llegué a México en agosto del año pasado y regresé a Colombia porque era la imagen de la Carrera de la Mujer 2013, fui invitada a un evento en Barranquilla como la top model internacional y en esos días se corría también la carrera final de la Carrera de la Mujer en dicha ciudad. Estuve una semana y cuando llegué a Bogotá me encuentro con este tipo de cosas, la verdad esa no fue la primera vez, antes de que viajara a Colombia a estos eventos que te cuento, ya estaban las amenazas.

¿Quién la amenazaba?
No era alguien peligroso, era de esas personas que sencillamente son pasionales, que siempre están contigo, que te arreglan y solucionan el problema del vestido, del zapato, de la uña, del pelo y a veces uno no mide esa brecha tan grande entre la amistad de trabajo… una amistad personal y una amistad íntima. Esa persona llevó su admiración y amor a un punto muy alto y no lo supo controlar y sucedieron todas estas cosas. Fue una situación amarga, me daba miedo hasta salir de mi casa.

¿Por qué cree que esto tomó esta trascendencia?
La razón es la siguiente, yo sabía quién era ese personaje porque además era la única persona en la vida con quien había tenido diferencias… y diferencias sencillamente porque yo soy Natalia Valenzuela, la niña de Neiva, que estudió en el Inem, que a sus 24 años está viviendo en México luchando por sus sueños, una niña como tú la quieres llamar. Tú me conoces, sabes quién soy yo, una niña de lavar y planchar, entonces yo no voy a cambiar lo que mis abuelitos duraron educándome, de la noche a la mañana, porque estoy metida en la farándula.

¿Llevo el caso a instancias judiciales, habló con esa persona?
No, jamás hable con él. Fueron varios meses las amenazas, primero en agosto como te cuento. Pero en diciembre fue la gota que rebosó la copa, lo que hice en ese momento fue llamar a la persona que yo creía podía solucionar el problema, me dijo que sí, que iba a intervenir por mí y que estuviera tranquila. Yo le pedí que me asegurara que todo estaría bien, porque yo no quería que el tema llegará a mayores, además no quería decir por las redes sociales su nombre y destrozar la carrera de alguien, porque lo denunciaba en redes sociales o algo así, de corazón no quería eso.

¿Pero si la estaba amenazando, no era lógico llevar el tema a las autoridades?
No quería eso por la sencilla razón que yo no soy quién para juzgar a ese personaje. Arriba tenemos un Dios que todo lo ve y lo escucha, pero lo único que le pedí a la persona que intervino, era que por fin el tema acabara, porque se estaba saliendo de las manos. Preciso el día que iba a empezar el trámite legal dije voy a darle unos días y si el problema continúa paso el oficio y ya, pero en el fondo no quería volver de México a Colombia por temas legales. Yo no soy una mujer de pleitos y si se podía arreglar de buena manera, mejor, y así fue. Hoy en día todo está superado y estoy tranquila.

Estando en México, se dijo que uno de sus viajes a Colombia fue a pedir ‘cacao’ a RCN, porque las cosas no resultaron como pensaba ¿Fue cierto?
Chismes y más chismes, yo aún me cuestiono y lo digo abiertamente, no entiendo el por qué de los programas de chismes. No estoy en contra de estos espacios, porque finalmente la gente los disfruta y no hay problema, lo entiendo, pero ¿por qué hablar mal de una persona? ¿Por qué lo hacen? Esa vez dijeron que fui a Colombia a pedir ‘cacao’ porque esa persona, en cuestión, tuvo algo que ver. Así como también tuvo que ver con un chisme en la Red Caracol donde estaba involucrada mi mamá, todo eso va por el mismo hilo. Yo he sido víctima de muchos chismes en Colombia, disque estuve en RCN rogando, eso fue mentira, ni si quiera fui al canal por temas de tiempo y gracias a Dios no tuve la necesidad de hacerlo porque ahora mi vida está en México. De hecho antes de que salieran los chismes, me llamaron del canal a ofrecerme un nuevo proyecto, muy tentador, pero ya estaba aquí y no tenía planes de regresar a mi país.

¿Qué proyecto le ofrecieron?
Presentar Nuestra Semana Nuestra Tele. Pero finalmente las cosas no se dieron estando en Colombia.

¿Cómo fue comenzar en este país?
El día que pisé suelo mexicano, un sábado 28 de agosto de 2013, estaba haciendo una fila para almorzar y me puse a llorar. Le di un abrazo a mi novio, y le dije, gordo estoy en shock, no asimilo despertante el lunes y no tener que ir a trabajar, ir a la universidad, no asimilo muchas cosas. Y él me dijo: estás enfrentado la determinación que tomaste, así que adelante. Nada ha sido fácil, a veces las personas se equivocan tanto y piensan que porque ya estás en el medio lo tienes todo, pero el día a día es una verdadera lucha, las cosas no fueron tan bonitas.

¿Por qué?
Yo no me vine a México como Natalia Valenzuela, la figura pública que todos conocen en Colombia, aquí fui una más, una simple extranjera con una maleta de sueños. Llegué a trabajar con una agencia de publicidad y empecé hacer casting como una más, hacer fila como una más, tenía 5 o 6 al día, porque acá en México la industria es demasiado grande. Desde que me levantaba eran audiciones, a veces hacía filas enteras de dos o tres horas.

¿Supongo fue difícil separase de sus abuelos?
Ufff mira hablar de ellos me llena el corazón de gratitud, amor, motivación (voz entre cortada), me da mucha tristeza tenerlos lejos. Le agradezco a Dios y a la vida el haberme puesto justo en esa familia, por haberlos disfrutado y seguir contando con ellos.

¿Y de Colombia que extraña?
Todo!!! Aquí la vida y la cultura es diferente, Colombia es Colombia, nuestro país es un paraíso. Extraño mi familia, los trancones en Bogotá, la lluvia, la universidad, mis compañeros, la Cola Cóndor, el asado, las achiras…

¿Cómo le ha ido enfrentándose a esa nueva ciudad?
Soy la mujer más dependiente de la vida. El Distrito Federal es demasiado grande, trato de no salir sola, siempre con mi gordo (novio). Y cuando me toca sola lo hago en taxi y acá es muy costoso, un taxi me puede cobrar $50.000 colombianos, mientras el metro es barato, vale 300 pesos colombianos.

¿Ser actriz fue uno de los proyectos que emprendió en México?
Así es y lo quise hacer de una manera responsable y muy profesional. La actuación es un mundo maravilloso, decidí prepararme y por eso ingresé a Azteca Cefat un centro de formación de actores para televisión. Tengo clases de lunes a viernes de 8:30 de la mañana hasta las 7:00 de la noche, ha sido una sorpresa, todos los días me encuentro con cosas increíbles y soy una apasionada por el arte.

Acaba de firmar contrato de exclusividad con TV Azteca México ¿Cómo recibe esta oportunidad?
Feliz y agradecida con Dios y con la vida. TV Azteca es un gran canal en el cual me han recibido con mucho aprecio. Es un lugar donde tratan muy bien y sobretodo cuidan a su talento, tengo todas las expectativas de poder crecer mucho y adquirir experiencia en el campo de la actuación.

¿Entonces pronto comenzará a actuar en novelas mexicanas?
Sí, así es. Con este contrato me divido entre el estudio de actuación y participación en producciones del canal. La verdad esto hasta hoy lo hago público con ustedes, tienen la primicia. Apenas firmé el contrato hace unos días, soy súper cuidadosa con mis cosas, pero no me negué a darle la noticia a mis opitas a través de LA NACIÓN.

En pocas palabras

Barrio las Granjas: Abuelos
Familia: Carlos y Teresa
Señorita Huila: Corporación de belleza Huila, Señor Jesús Oviedo y señora Omaira Curiel De Parra.

¿Usted los considera sus grandes padrinos?

Síiii, los amo con todo mi corazón, de hecho aprovecho este espacio para enviarle un saludo y abrazo al señor Oviedo… el resto de mis días estaré infinitamente agradecida con él por ser tan espectacular, un padre sensacional, una persona tan 10. Me encanta su buena actitud y además siempre ha creído en el talento y en la gente del Huila, eso es lo más lindo. A Omaira le quiero decir que aunque hace rato no la veo, sabe que la llevo por siempre en mi corazón y en mi mente.
Concurso Nacional de Belleza: Raimundo Ángulo
Miss Internacional: Chengdú
Novio: Mi tortugo
Estilo RCN: Sergio Barbosa – Porque La Moda Pasa y el estilo Permanece
Fama: Estrellato
Verdadero amor: Maripositas en el estómago.

“…Con este contrato me divido entre el estudio de actuación y participación en producciones del canal. La verdad esto hasta hoy lo hago público con ustedes, tienen la primicia. Apenas firmé el contrato hace unos días, soy súper cuidadosa con mis cosas, pero no me negué a darle la noticia a mis opitas a través de LA NACIÓN.

Comentarios

comentarios