Según el Ministerio de Educación Nacional, nuestra querida ciudad tiene un poco más de 98.000 niños entre las edades de 5 a 17 años, lo que se conoce como edad escolar. En este mismo análisis vemos que en edad universitaria, es decir, entre los 18 a los 23 años hay algo más de 44.000 jóvenes. Estas cifras permiten tener varias lecturas, una de ellas sería que a pesar de tener más de 400 años de historia seguimos siendo una ciudad joven, pues alrededor del 40% de los habitantes de la ciudad están entre los 5 y los 23 años. Es absolutamente pertinente el desarrollo de políticas públicas serias, estructuradas y responsables, encaminadas a satisfacer necesidades de esta población: Una de estas necesidades es transporte.

Analizando el presupuesto 2015 del municipio, veo con preocupación que quedaron “pendientes por asegurar” partidas para el transporte escolar. Y es aquí donde encuentro una falta mayor en el diseño y la proyección de ciudad. En el mundo contemporáneo, se ha venido demostrando que la bicicleta es no solo es un medio de transporte amigable con el medio ambiente, incluyente socialmente, enormemente benéfico con la salud y responsable con la economía familiar; sino que además es fuente de empleabilidad y desarrollo. En Neiva se han hecho pequeños tramos inconexos de vías para ciclistas, que solo dejaron satisfecha la contratación pública amañada, pues no tienen propósito más allá de gastar erario sin planeación.

Tengo la convicción de que la topografía de Neiva y los beneficios atrás mencionados, soportan nuestra propuesta de creación de un sistema mallado de Bicisendas o Ciclorutas que tengan como propósito el transporte de los estudiantes de colegios y universidades de la ciudad. La arteria principal de este sistema nacería al norte en el barrio la Riviera en la segunda con 67, vendría hacia el sur por toda la segunda paralela a la pista del aeropuerto (próximo parque público), y termina en El Oasis en la comuna 6. Estos primeros 11 kilómetros de Bicisenda pasarán por los siguientes centros educativos o muy cerca de ellos: Claretiano, San Miguel Arcángel, INEM, la USCO, la CorHuila de la Tenerife, Santa Librada, La U Antonio Nariño, el colegio Maria Auxiliadora, Salesiano San Medardo, Montessori, Rodrigo Lara Bonilla, el Oliverio Lara y los Scouts José Martí, entre otros. Esta vía arborizada debe servir de conector de dos circuitos (Oriental y Occidental), que se construirán en segunda etapa y que tendrán intercomunicación con el sistema estratégico de transporte público, y el transporte fluvial de pasajeros del Magdalena. Con esta arteria de 11 kilómetros de Bicisenda, Neiva no solo promueve la solución de movilidad de la población joven de la ciudad, sino que invita a un cambio de cultura ciudadana en los próximos adultos.

El programa de Bicicleta con un Propósito Joven, será además un generador de empleo y desarrollo económico que nos pondrá a tono con el mundo.

Por mi trabajo en Sony Ericsson, tuve la fortuna de visitar anualmente Malmö, la tercera ciudad sueca, que es del tamaño de Neiva. Esta ciudad en la frontera con Dinamarca ha sido transformada de centro industrial de capa caída hace sólo unas décadas, a referente mundial de recuperación urbanística sostenible. La séptima ciudad del mundo más amigable con la bicicleta, y para que nos pongamos en contexto, tiene hoy 430 kilómetros de Ciclorutas, 180 de los cuales fueron construidos en los últimos 10 años. En Europa, la industria de las bicicletas ha generado más de 650mil empleos, siendo más importante que la minería y la industria del acero. Neiva tendrá con estos 11 kilómetros la decima parte de un plan a 10 años, que transformará la manera en la cual un estudiante se moviliza, generando progreso, salud y sostenibilidad. Un compromiso con la juventud neivana.
 

Comentarios