Cada día del año es una bendición. Cada luz del día recibido, cada enseñanza de vida, cada esperanza llevada, cada amor entregado y recibido es una bendición. Cada error cometido y tropiezo en el camino da la oportunidad al reparo y la esperanza de seguir. Por eso te deseamos que cumplas muchos años más son los deseos de tus padres Jorge Cuéllar, Oliva Bonilla y todos tus hermanos y sobrinos. Dios te guarde

Comentarios

comentarios