Controles en el ingreso y salida de estudiantes, abolición del Icfes como método de ingreso a la Universidad, ampliación de parqueaderos, traslado de algunos salones de la Facultad de Educación al Colegio Nacional Santa Librada (para evitar hacinamiento), son medidas que contempla el rector de la Usco, Pedro Reyes.

Pedro Reyes, Rector de la Universidad Surcolombiana, lleva dos meses en el cargo. Y tiene un diagnóstico claro de lo que encontró, lo que le preocupa de la institución: una Usco sin ningún control de quien sale e ingresa, donde han robado computadores, otros equipos, donde el microtráfico de droga se apodera de pasillos, el consumo de sustancias es descarado y donde los vendedores ambulantes se toman los corredores. Una universidad que quedó angosta, que tiene obras retrasadas, pero que pese a todo, avanza a pasos agigantados académicamente.

Las decisiones para enfrentar las dificultades que tomará el Rector- según lo dijo a LA NACIÓN- serán concertadas. Nada será arbitrario.

¿Cómo encontró la Surcolombiana?
La verdad es que hay avances, sobre todo en la parte de docencia, de formación con la creación de nuevos programas, es muy interesante saber que tenemos nuevas ofertas a nivel de maestría, de la aprobación de los dos doctorados en Educación y en Agroindustria. Tenemos triunfos obtenidos por el programa de medicina a nivel no solo nacional sino Latinoamericano.

Yo creo que en la parte académica esas son nuestras fortalezas y la idea es continuar fortaleciéndola, continuar con la creación de nuevos programas de maestría y de doctorado. Está muy avanzado el doctorado en ciencias de la salud, esperamos en 2015 ofertarlo.

¿Y las debilidades?
Creo que las principales debilidades que tiene la Universidad Surcolombiana son de tipo administrativo, tenemos problemas con la gestión de suministros, con la gestión del mantenimiento, con la administración del personal, la mayoría de nuestros funcionarios y administrativos son vinculados con nombramiento provisional y el resto por contrato de prestación de servicios, es bastante bajo el número de funcionarios en carrera administrativa, además tenemos unos procesos que son lentos, muchos se hacen manuales, hay debilidades con los procesos de planeación, organización, dirección, control, evaluación. Esto va a ser nuestra prioridad para el próximo año. Encontramos dificultades con la vinculación de los docentes, había una convocatoria en trámite cuando asumimos la Rectoría que nos tocó revocarla porque encontramos serias fallas en ese proceso. Estamos tratando de hacer los ajustes correspondientes y estaremos seguramente a comienzos del año entrante iniciando de nuevo esos procesos de la convocatoria, luego de haber ajustado y corregido el componente normativo porque ahí también había una dificultad y es que estábamos pidiendo un nivel de formación muy elevado y de experiencia, sobre todo en investigación para los catedráticos y la verdad es que no tenemos; estábamos exigiéndoles a los catedráticos maestría, publicaciones, experiencias en investigaciones, y la verdad es que no hemos ofertado todavía suficientes programas de maestría, entonces mal haríamos en pedirles este nivel de formación cuando la misma universidad apenas está comenzando esos procesos.

¿Esto no se podría traducir en disminución de la calidad educativa?
No. Vamos a exigir un posgrado en los catedráticos, una especialización, pero que además tengan la experiencia docente. Los docentes de planta sí continuarán con el nivel de exigencia de maestría y que tengan experiencia investigativa, pero para el caso de los catedráticos vamos a tratar de flexibilizar ese requisito.

En obras de infraestructura, ¿qué encontró?
Encontramos dificultades en las obras públicas. En este momento se vienen ejecutando dos obras: Cine Café, que es una remodelación de algo que ya existía, ahí hemos tenido dificultades y algunos incumplimientos sobre todo en tiempo por parte del contratista. La mayor demora que hay es la instalación del ascensor que está contemplado dentro del contrato. El contratista argumenta que es demora del fabricante de estos equipos porque tiene una gran demanda, se ha comprometido que a mediados de diciembre ya nos instala el ascensor y nos entrega completa la obra. La otra es la construcción de la sala de televisión que es para la práctica de los estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, también por demoras en la obra. Entonces el plazo para la ejecución de ese contrato se vence en diciembre y le hemos dado un ultimátum al contratista y es que terminado el plazo, vamos a liquidar ese contrato en la etapa en que se encuentre porque no vamos a prorrogarlo. Si quiere cumplirnos, que trabaje día y noche, pero las obras se tienen que terminar en la fecha en que hemos previsto porque no habrá prórrogas de ningún tipo.

Y la infraestructura física, ¿cómo está?
Tenemos dificultades de aulas para el próximo semestre. Estamos mirando alternativas. Estamos a la expectativa de asumir la utilización de la planta física del Colegio Nacional Santa Librada de Neiva, en eso ya nos hemos reunido con el señor Alcalde en varias ocasiones, buscamos trasladar para allí algunas aulas de la facultad de educación. Sería en la jornada de la tarde y noche de la institución educativa.

Pero la drogadicción al interior de la Usco no se queda atrás…
También es un problema que se ha venido agudizando, es otras de las dificultades que encontramos, ese problema se ha dejado avanzar demasiado, ya hemos estado en conversaciones con algunos de los grupos de los consumidores para tratar de concientizarlos de que ellos están causando serias dificultades a los no consumidores porque están ocupando espacios académicos y administrativos, y hay malestar de los estudiantes, de los docentes, de los administradores. Estamos mirando cómo podemos llegar a acuerdos de tal manera que desalojen esos sitios y podamos tener muy pronto la posibilidad de generar unos ambientes académicos adecuados y una sana convivencia al interior de la universidad. Nos preocupa el problema del microtráfico al interior de nuestra institución y con el grupo de consumidores hemos estado dialogando.

Y su propuesta cuál es: ¿que ni se fume ni se venda droga en la Usco?
Definitivamente todos estamos de acuerdo en que al interior de la universidad no debe existir ningún tipo de tráfico de sustancias psicoactivas, ni se fume, ni se venda, ahora que si voluntariamente lo quieren seguir haciendo, que sea en sitios donde no le causen ningún problema a ninguno de los integrantes de nuestra comunidad universitaria.

¿Cómo está hoy la seguridad de la Usco?
Ese es otro hecho que nos preocupa, la seguridad al interior de la Usco por la pérdida de equipos y elementos que ha venido ocurriendo no ahora, sino de años atrás. Con la empresa de vigilancia de la Universidad hemos estado en conversaciones para mirar cómo podemos mejorar la seguridad.

Pero, ¿tomará medidas?
Sí, somos conscientes que como administración tenemos que tomar algunas medidas como ejercer controles al ingreso de la institución. No pensamos hacerlo de un momento a otro, sino previa etapa educativa, que todo el mundo se entere de que vamos a comenzar a pedir carné para ingresar a la institución como ocurre en las mayorías de universidades públicas y también en las privadas, y al interior garantizar que haya una mayor seguridad, que el personal esté más atento, vamos a ver cómo controlamos también el expendio de productos y servicios al interior de la institución, porque algunas áreas de la sede central se han convertido como otra Carrera Quinta, en donde hay una cantidad de vendedores ambulantes que dificultan el tránsito normal y el desarrollo normal de las actividades, vamos a censar a esas personas, vamos a ver quiénes pertenecen a la universidad, quiénes no. Nos da mucha pena, pero las personas que no tengan ningún vínculo con la universidad, no se les va a permitir que continúen realizando esas actividades al interior. Y a los que son estudiantes nuestros, vamos a ver cómo podemos generarles otro tipo de ingreso a esas personas. Y en últimas, trataremos de adecuar algunos sitios, acondicionar esos espacios para que se haga de manera organizada. Vamos a pedirle al personal de vigilancia que esté mucho más atento del quehacer de las distintas personas que ingresan. Hoy en día no se tiene ningún control, a la universidad ingresa y sale el que quiera sin saber cuál es su propósito, entonces esa es la idea, tener un mayor control.

El problema de la Usco es de espacio, infraestructura…
Sí, estamos pensando en un macroproyecto: la construcción de un nuevo Campus Universitario, inicialmente en el terreno que donó el Departamento en Trapichito, vamos a comenzar con los estudios, para ver si los terrenos son adecuados, mirar los diseños, y si todos esos estudios son favorables, vamos a mirar cómo comenzamos a gestionar recursos para una primera etapa que implicaría la construcción de escenarios deportivos, recreativos, un edificio para laboratorios o lo que hemos considerado como el centro de biotecnología, que es otro proyecto que estamos trabajando, y una planta física para algunas facultades que lo viven requiriendo como la facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, la de Ciencias Naturales, pero también está pidiendo nueva infraestructura la facultad de Educación que ya tiene un proyecto bastante avanzado, y la facultad de ingeniería. Ese macroproyecto que tiene un costo superior a los 200 mil millones de pesos va a ser otra de nuestras prioridades, vamos a aprovechar el cumpleaños número 45 de la universidad el 30 de marzo, para tratar de comprometer a todas las fuerzas vivas del Departamento, la clase política para que nos ayude a conseguir los dineros con el Gobierno Nacional.

¿Vienen nuevas carreras?
Sí, el 9 de diciembre vamos a estar hablando con el Director del Instituto Colombiano de Antropología y de Arqueología , quien nos ha manifestado todo el interés de acompañarnos para la posible creación del programa de Antropología, de pronto con énfasis en Arqueología en el sur del Departamento, específicamente en San Agustín, en donde tenemos muchas potencialidades para crear ese programa que sería prácticamente el segundo a nivel nacional, nos daría la oportunidad de tener estudiantes de todo el país, incluso estudiantes extranjeros, de Perú, Ecuador. Estamos pensando que en las sedes se generen nuevos programas como Administración Turística y Hotelera, Lenguas en Pitalito, enfermería en Garzón y el Valle de Laboyos, queremos pensar en la creación de la facultad de Arquitectura y Artes, entre otros. Ya venimos trabajando en algunos proyectos como Telemedicina, programas académicos virtuales, entre otros.

Por último, ¿es cierto que contempla que se cambie el Icfes como única opción de ingreso a la Usco?
Queremos tener una mayor equidad en el ingreso de los aspirantes de colegios públicos del Huila a cualquiera de nuestras carreras, porque lo que hemos observado es que los que ingresan a Medicina, a Ingeniería, la mayoría son egresados de colegios privados. Queremos también que sean egresados de colegios oficiales, que sea equitativo. Estamos pensando en unos cupos especiales para los mejores egresados de los colegios, que ingresen y hagan un semestre cero de nivelación, sobre todo en las áreas básicas, para que luego de aprobado ese semestre de nivelación o semestre cero, puedan estar al mismo nivel que el resto de estudiantes, y continuar ya con el programa que hayan escogido, en eso ya venimos trabajando.

¿Ingresan sin que el Icfes sea muy bueno?
En Consejo Académico estamos analizando seriamente la posibilidad de modificar el Icfes como único criterio de ingreso por las adulteraciones que hemos conocido que se hace al examen desde hace tiempo en el país y el Huila. Tenemos pensado en suprimir el Icfes como criterio de ingreso, o que sea solamente el 50 por ciento y el otro 50 por ciento un examen propio. Eso lo definiremos el próximo semestre.

Comentarios