Está finalizando este 2014 con más pena que gloria para nuestra ciudad capital. El caos desbordado en el comercio informal, la incultura ciudadana que se refleja a diario en motociclistas, taxistas, automovilistas y la inseguridad en aumento deben superarse con decisión y sin descanso por la administración de la capital con el concurso de todos. Por ello, me parece oportuno desear para nuestra querida Neiva “regalos” no de temporada sino permanentes que conduzcan a la capital a un grado de desarrollo que, lamentablemente, no ha alcanzado.

1.-Reducción decidida de la informalidad que es un desempleo disfrazado. Lo que se aprecia en esta navidad es todo lo contrario. La peatonal de la Quinta se ha extendido hoy hasta la calle 7ª. Por el lado oriental del renovado parque Santander. Los peatones, que obligatoriamente debemos transitar por allí, no podemos hacerlo porque invadieron el poco espacio que quedaba. Vallas oficiales pretenden separar al parque y lo que hacen es señalar un sendero comercial tanto al oriente como al norte. Incluso, algunos informales se protegen con carpas con el logo del actual alcalde (frente a la iglesia Colonial). La plaza cívica va camino a ser otro Parque Santander. En toda la esquina de la carrera tercera con calle 7ª. Colocaron un negocio que no tiene nada de ambulante. Lo aceptó el Dr. Suárez?

2.- Que Neiva Construya su PTAR y deje de ser señalada como la primera gran contaminante del Río Magdalena

3.-Que el SITP sea de verdad una solución al tráfico de la ciudad y un servicio de transporte público eficiente y eficaz. Eso se espera de Transfederal.

3.- Que Neiva se convierta en un destino turístico reconocido. El Clúster Neiva Ciudad Región sigue a la espera de acciones concretas. El City tour ha empezado sus correrías con habitantes de la ciudad y no con turistas foráneos.

4.- Que se ejecute por lo menos el 25% del plan estratégico que COMFAMILIAR le regaló a Neiva por sus 400 años.

5.-Por ser año electoral, que el sucesor del Dr. Pedro Suárez salga de un proceso de selección desprovisto de toda politiquería. Finalmente,

6. Que los Neivanos nos comprometamos a ser cívicos, cultos y a ponerle la cara  a la ciudad y no la espalda.
¿Será mucho pedir? ¡Feliz año 2015!

Comentarios