Hijos míos, la vida terminó en un segundo, sólo cuento 1.825 días sin ustedes, Dios los ha llamado para estar a su lado, así Él lo quiso… se nos adelantaron porque para allá vamos todos, porque no muere cuando el corazón deja de latir, se muere cuando los recuerdos dejan de existir, vivirán en nuestros corazones por siempre. Sus padres Aldemar Valenzuela y Pilar Galvis, y hermano invitan hoy 31 de diciembre del 2014 a la eucaristía al cumplirse su quinto aniversario en La Catedral a las 6:00 p.m. Agradecemos su asistencia.
 

Comentarios