Todos los neivanos hemos sentido  las elevadas temperaturas con fuertes variaciones durante los últimas semanas que evidencian el cambio climático y que nos recuerda que como sociedad debemos tomarnos en serio las medidas para adaptarnos a este fenómeno incuestionable.
 
En este contexto, es urgente y prioritario que la administración municipal de Neiva en cabeza del alcalde Pedro Suárez sea responsable y asuma la defensa de los humedales del oriente de Neiva –El Curibano, La Barrialosa, Los Colores y el Chaparro –, tal como lo piden reconocidos líderes ambientalistas de la ciudad como lo son la profesora Leyla Rincón y el profesor Aldemar Macías, a quienes he tenido la oportunidad de acompañar en varias reuniones.
 
En una de ellas en el despacho del alcalde, el exgobernador del Huila Julio Enrique Ortiz le dijo al alcalde y al secretario de medio ambiente que parecían más abogados defensores de los intereses de los grandes constructores y terratenientes de la ciudad que protectores del interés general.
 
En efecto, el alcalde no puede seguir aduciendo que el actual Plan de Ordenamiento Territorial (POT) desconoce estos ecosistemas  o que según algunos estudios técnicos algunos de estos no son humedales y que, por tanto, se puede construir sobre ellos o sus zonas aledañas. El POT, como cualquier herramienta de planificación prevista por la ley, es susceptible de modificación y está supeditado a principios superiores como es el derecho a disfrutar de un ambiente sano. De igual forma, los estudios técnicos dependen de supuestos, enfoques y parámetros sujetos a error o a ser refutados por otros más adecuados.
 
Así lo demuestra el reciente informe “Principios y criterios para la delimitación de humedales continentales” realizado por el Instituto Humboldt bajo un enfoque conceptual que considera los humedales como sistemas complejos adaptativos. Brigitte Baptiste, directora del instituto, afirma en la presentación del proyecto que es necesario corregir los errores que se han venido acumulando en la gestión del territorio debido al optimismo tecnocrático y una idea de desarrollo simplista porque ya cruzamos el umbral.
 
De acuerdo al informe, “la delimitación debe reconocer la conectividad ecológica como un elemento fundamental para la naturaleza dinámica del humedal, donde este hace parte de la cuenca que conecta territorios y escenarios de orden ecológico, social y económico […] Los límites del humedal deben ser concebidos como membranas funcionales dentro de una estructura ecológica superior que los integra, que es la cuenca – la cuenca del rio Las Ceibas en el caso de Neiva–. La delimitación se debe basar en límites funcionales (entendidos desde la ecología del paisaje y del ordenamiento territorial), más que en aspectos sociales, económicos o jurídicos”
 
Los humedales son importantes por su capacidad de regulación hídrica y bioclimática, control de inundaciones y por los servicios ambientales que ofrecen, trascendentales para una ciudad tan caliente como Neiva. Adicionalmente, porque están llamados a constituirse en parques y zonas verdes para el disfrute de los neivanos que carecemos de dichas zonas para el esparcimiento y la recreación. ¡No mas “secaderos de café” en la ciudad!
 
Señor alcalde, en sus frecuentes viajes al exterior, ¿no se dio cuenta que las ciudades desarrolladas tienen ahora como prioridad la conservación y promoción de zonas verdes para sus comunidades? ¿No le comentaron que sus gobernantes ya superaron hace rato el delirio de echar cemento por doquier y de medir sus resultados por obras construidas?
 
La ampliación del espacio construible no puede afectar la integridad de esos ecosistemas trascendentales para la cuenca del rio las Ceibas (que provee el agua de la ciudad) y para la prevención del riesgo de desastres. Es indispensable incorporar al POT lineamientos y estrategias específicas para crear un modelo de ciudad resiliente al cambio climático, como lo hizo recientemente Bogotá. La defensa de los humedales se reduce simplemente a voluntad política por eso, señor alcalde, los neivanos le pedimos que no destruya los humedales.
 
www.mateotrujillos.blogspot.com   /   @MateoTrujilloS

Comentarios

comentarios