Una de las noticias que con gran entusiasmo hemos recibido  quienes conocimos  y estuvimos cerca de Inés García de Durán, fue la que nos trajo  la prensa local hace  tres semanas  sobre la decisión  del   Alcalde  de Neiva, Pedro Hernán Suárez, de construir un monumento para exaltar a esta gran mujer de la política y la cultura huilense.  Inés García de Durán construyó historia y le dejó al Huila y a Colombia un legado imperecedero, imposible de pasar por alto. La decisión del Alcalde, corresponde a un gesto valioso de reconocimiento que estaba en el alma de quienes valoramos su significativo aporte a la construcción de la huilensidad.

El aporte de Inés García de Durán tiene muchas facetas que seguramente algún biógrafo las sabrá poner en evidencia como ejemplo de una mujer que amó su tierra profundamente, al igual que lo hizo su padre, Joaquín García Borrero, un huilense irrepetible en nuestro entorno regional y de quien el historiador Delimiro Moreno se ocupo de su biografía en uno de sus abundantes y valiosos escritos. Una de las más importantes facetas del legado de Inés García de Durán es sin duda el haber creado la coreografía del Sanjuanero en 1960 con fundamento en las tradiciones bambuqueras del Huila en cuyo estudio y ensayos dancísticos participaron activamente Sonia Cerquera y Tony Arbeláez, quienes conservan en su memoria el tenaz esfuerzo de su gestora por alcanzar el propósito de fortalecer nuestra cultura autóctona.  Han transcurrido ya 55 años desde la primera celebración del Festival del Bambuco, y la coreografía del Sanjuanero que bailan las reinas sigue intacta, como una demostración de su calidad interpretativa de los sentimientos y alma de los huilenses.
 
No todos los funcionarios del Estado ejercen sus cargos acompañados de la sensibilidad que permita percibir la importancia de mantener viva la imagen y el legado de quienes le sirvieron a la cultura. Por eso debo resaltar ese gesto del Alcalde Pedro Hernán Suárez, con Inés García de Durán, como antes también lo hice con Héctor Javier Osorio con el Maestro Jorge Villamil Cordovez, cuando en gesto similar creó la Ciudad Villamil, al dotar a esta capital de once monumentos en memoria del compositor. Sobre Inés García hay todavía mucho por escribir, contar y hacer si realmente valoramos lo que ella fue e hizo por el Huila.

Comentarios