El filósofo del fútbol Jorge Valdano dice que “el fútbol es lo más importante de lo menos importante”. El fútbol se hizo para jugar en conjunto, con otros, contra otros o a pesar de otros. El fútbol se puede jugar solo, pero la soledad es doble porque no hay confrontación. El fútbol sin el balón no tiene razón de ser

La soledad es un estado del alma y cundo no hay con quien jugar, el balón se deja seducir, se deja acariciar, se deja patear, y es la razón del fútbol. La soledad es un balón que ya no está porque el fútbol no está completo si no hay un balón bien jugado o  un gol. Cuando se pierde  un balón se pierde un amigo, por eso hay que recuperarlo, porque el que tiene el balón pone las condiciones. La clave del éxito en el fútbol es sencilla: quitarle el balón al equipo contrario y hacer goles en el arco rival.

Las personas somos competitivas por naturaleza y la pasión se debe sentir en cada actividad que realicemos; si cada quien hace lo que le gusta con decisión, alcanzará cada uno de sus objetivos propuestos. No es solo hacer lo que me gusta, si no que me guste lo que hago. Valdano nos invitó a patear balones para encontrar lo que nos apasiona, a convertirnos en líderes que es lo que necesita nuestra sociedad, con el fin de que ayudemos a los demás a dar lo mejor de sí, y principalmente a  trabajar en equipo y en paz, para sacar adelante a nuestra Colombia.

En cuanto hace referencia al Atlético Huila, hay que hacerle un reconocimiento al Ing. Juan Carlos Patarroyo, que como presidente del club le hizo una reingeniería desde el punto de vista administrativo y deportivo, con resultados positivos. También hay que destacar el trabajo del cuerpo técnico en cabeza del profesor Santa y del plantel de jugadores, por ese sentido de pertenencia, solidaridad, entrega y combatividad, atributos que sirvieron para mantener el rendimiento del equipo y la credibilidad de la afición. Tenemos un equipo que presiona en todos los sectores de la cancha, bien trabajado táctica y físicamente y que no da balón por perdido. Solo falta la presencia del  jugador    No. 12: el hincha. El Atlético Huila tiene presente y futuro, apoyémoslo. Aquí lo importante es que no perdamos el balón… ni la cabeza. 

Comentarios