Los pacientes de la unidad renal quieren ser escuchados.
Alrededor de 96 pacientes con tratamientos de diálisis en el municipio de Neiva se encuentran en una difícil situación.

Desde el año 2010, y luego de varios trámites, protestas y derechos de petición a las EPS Saludcoop-Cafesalud, vienen luchando para que se les suministre el mejor de los servicios. Y no es para menos, pues el trastorno agudo de la función renal o enfermedad renal crónica, va extinguiendo de manera paulatina sus vidas y, a su vez, la de sus familias, debido a la zozobra e incertidumbre que junto a ellos viven.

Luego de muchos esfuerzos, fueron aceptadas sus peticiones, accediendo para tratar su enfermedad en el Servicio de Terapia Renal de la Cruz Roja Colombiana (CRC) en Neiva. Desde ese momento, los usuarios visibilizaron con orgullo una luz al final del túnel.

No obstante, no todo es color de rosa. La realidad que hoy envuelve sus vidas es otra.

De nuevo, y sin ningún argumento válido, su EPS les niega el derecho a una salud digna, pues quieren trasladarlos de la Unidad Renal de la CRC, donde, según ellos, les han brindado la mayor atención y cuidado que se merecen, a la clínica Medilaser. Según los usuarios, Medilaser no cumple con las medidas básicas, como el no tener un fácil acceso, no contar con los medicamentos, toma de exámenes a tiempo y en un mismo lugar, además de los turnos con horarios flexibles y no a altas horas de la noche, lo que generaría que el desplazamiento de los pacientes se hiciera más peligroso.

“La situación ha creado un nuevo escenario, en una contienda contrarreloj que lo único que evidencia es un verdadero paseo de la muerte”, explicó una usuaria.

Sin embargo, los pacientes todavía mantienen la esperanza de que el gobierno analice el panorama presentado.

Mientras esto sucede, los pacientes siguen asistiendo a la Unidad Renal que hasta ahora no les ha faltado. Claro está, ya les han indicado que a partir del próximo lunes tendrán que acatar lo ordenado.

A través de la Asociación Huilense de Pacientes con Enfermedades Renales se ha hecho eco de cada una de las inconformidades presentadas para ver si esa decisión se reversa, así lo manifestó su presidenta María Eugenia Ardila. Hasta el momento no se ha recibido respuesta de la EPS ni del Gobierno.

Por tal razón, fue necesario empezar una nueva acción judicial. Muchos de los casos y de manera individual, ya están siendo tratados mediante tutelas, esto con el objeto de salvaguardar la salud de los pacientes, pues de no hacerlo y dejar la decisión a la deriva, consideran que se perdería lo poco que han conseguido.

“Las condiciones parecen simples, volver a empezar, pero aquí no se trata de eso, de perder el tiempo mientras miles de seres humanos no la jugamos por salvar nuestras vidas”, indicó Maria Eugenia Ardila.

Finalmente, los usuarios manifiestan que para que el problema de salud se mejore, se tiene que ver la historia de un paciente no como un acto comercial sino como un acto humanitario, entendido como aquel donde se presta el auxilio al que lo necesita.

Comentarios