Las directivas, comerciantes y viajeros del Terminal de Transportes de Neiva reaccionaron ante la medida de la Superintendencia de Transportes de prohibir la venta y consumo de alcohol, como medida de prevención para evitar accidentes por embriaguez. Para unos esta decisión es buena, entre tanto se cumpla y para otros genera pérdidas económicas por los productos que se dejan de vender.
 
Por considerar que es una situación que atenta contra el principio y seguridad en la prestación del servicio de movilidad, Jorge Andrés Escobar, Superintendente delegado de Puertos y Transportes del país, exigió de manera inmediata la prohibición de la venta y consumo de bebidas alcohólicas en todas las terminales del país.
 
Según la Superintendencia, los gerentes de todos los terminales del país deberán aplicar en sus manuales tal prohibición, ya que esta es un punto de partida para la disminución en los accidentes de tránsito. 
 
Es bien sabido que en Colombia el licor hacer parte de un porcentaje muy alto, de los accidentes automovilísticos donde muchas veces han quedado  víctimas fatales.
 
Ante esta medida LANACIÓN.com.co visitó las instalaciones del Terminal de Transportes de Neiva y habló inicialmente con el Gerente Alejandro Plazas Macías, quien explicó los alcances de esta medida.
 
Son medidas que para el bienestar de la gente son muy positivas, obviamente que aquí los que van a estar en contra o no reciben bien esta medida son los comerciantes, pero afortunadamente aquí dentro del Terminal no existen sitios de distribución de bebidas embriagantes, si lo hacen son los pasajeros o peatones, porque el señor conductor tiene el deber y la obligación de prohibirse tomar bebidas embriagantes por lo menos 24 horas antes del viaje, porque existe la prueba de alcoholemia que le registra positivo, ese sistema es muy preciso”, indicó el funcionario.
 
El tema preocupante en la capital huilense, el cual ya ha sido denunciado y puesto en manos de la justicia, es la proliferación de bares y cantinas a las afueras del Terminal, en las llamadas casetas, donde se vende alcohol sin ningún control por parte de las autoridades.
 
Son actividades económicas que difícilmente uno las puede controlar, aquí en el Terminal hemos acudido a las diferentes instancias de la justicia y no ha sido posible controlar este tema, obviamente cuando el Plan de Desarrollo y el Plan de Ordenamiento Territorial empiecen a operar, podremos tener una herramienta para cambiar esto, que sea una zona netamente institucional, industrial y hotelera. Que se prohíba la venta de licor en el caso de todos estos sitios”, aseguró Plazas Macías.
 

Otras opiniones

Olga Castro, propietaria del local comercial ‘Rancho y Licores Nacho’: “Pues la norma no me parece porque nosotros los comerciantes vivimos de eso, no para que la gente se emborrache y mucho menos conductores, pero sí hay gente que viene a tomarse una cerveza o a llevar de recuerdo media de trago y sin poder vender. A mí me afecta de manera directa porque mí negocio es de eso, las pérdidas serían de más del 50 por ciento, además la norma no sirve, porque quien no se toma el trago acá se lo toma afuera, y ellos allá no pagan nada, ni cámara de comercio y allá si hay peleas y hasta muertos”.
 
Jenny Álvarez, viajera: “Me parece que la medida es buena porque se puede evitar que los conductores se emborrachen y ocasionen muchos accidentes que pueden terminar en tragedias como las que se han vivido”.
 
Jorge Álvarez, funcionario de la Empresa Cootranshuila: “Es una medida excepcional, ya que se evitan gran cantidad de accidentes por la irresponsabilidad de algunos conductores incurren en el consumo de licor cuando no deben”.
 
La agencia de Tránsito y Transporte hizo la invitación para que todos los gerentes de los terminales y alcaldes locales, municipales y distritales adopten las medidas necesarias para darle cumplimiento a la prohibición, en aras de darles a los viajeros un servicio de calidad y seguridad.
 

Comentarios

comentarios