Hoy se cumplen 31 años del magnicidio de Rodrigo Lara Bonilla, un político que dejó muy en alto el nombre del Huila. Lara Bonilla fue un huilense que murió por defender con valentía y convicción nuestras instituciones democráticas que, aunque débiles e incipientes, ya en su época empezaban a ser fuertemente amenazadas por el naciente y creciente fenómeno del narcotráfico.

Nos podemos preguntar ¿qué significado debería tener la figura de Lara Bonilla hoy para los huilenses? Hoy cuando el departamento enfrenta niveles alarmantes de pobreza, desigualdad, rezago educativo y productivo. Hoy cuando el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura señala que, según los resultados de corrupción en la contratación del año pasado, tanto el Huila como Neiva ocuparon el tercer lugar entre los departamentos y municipios más corruptos respectivamente. La corrupción en el Huila aumenta cada vez más ante la mirada conformista, escéptica o pasiva de muchos opitas.

A veces se escucha a huilenses que han adoptado una visión completamente cínica: “Todos los funcionarios públicos son corruptos”, “si uno es honesto lo tratan de tonto”, “uno no dice que no roben, pero que hagan algo”. Se empieza a creer que lo normal es ser deshonesto y que ser honrado es imposible o, por lo menos, inconveniente.
¿Qué clase de desarrollo o de democracia podemos entonces esperar si, como dice William Ospina, “lo más grave es que los miembros de una sociedad terminen por no creer en el honor, en la dignidad, en el valor de la palabra empeñada, en el orgullo de respetar los compromisos, en la compasión ante el dolor de los demás”?

Es allí donde irrumpe con fuerza y claridad el ejemplo valeroso, coherente y digno del ex ministro Lara Bonilla; ejemplo quedebe ser preservado y resaltado de tal forma que se convierta en un referente moral y una fuente de inspiración para las nuevas generaciones en el Huila.

Debemos evitar el camino fácil de la componenda moral y la ambigüedad marrullera. Solo así podremos realmente crear un sentido de lo público, ayudar a arraigar la ley en la conciencia de los ciudadanos en vez de la cultura de la ilegalidad, y favorecer el buen vivir de todos los colombianos sin caer en el viejo error, como alerta Ospina, “de pensar que unos cuantos elegidos se encargarán de transformar el país y salvarnos de la adversidad. Colombia necesita un pueblo entero comprometido en su transformación”.

Luis Carlos Galán, otro hombre recto y pulcro, dijo el día del entierro de Lara Bonilla que él “asumió su misión, consciente de que no vería el final de la batalla, pero seguro, también, de que su actitud tendría que sacudir la conciencia colectiva”. Defender las instituciones democráticas fue para Lara una obsesión y, como decía Gabo, “las obsesiones dominantes prevalecen contra la muerte”.
 
@MateoTrujilloS / www.mateotrujillos.blogspot.com

Comentarios